La última batalla


Carlos Hathcock
7 abril 2009, 8:19
Filed under: Guerra de Vietnam, Personajes | Etiquetas: , ,

El Sargento de los USMC Carlos Hathcock es uno de los francotiradores mas respetados y admirados de la historia. En la Guerra de Vietnam contó con un registro de 93 bajas confirmadas, y se comenta que si se suman las no confirmadas, el número llegaría a mas de 400 (durante la guerra de Vietnam las bajas tenían que ser confirmada por tres personas, hecho factible en campo abierto, pero los francotiradores, que por lo general trabajan en parejas no tenían normalmente a un tercero que lo confirmase).

Este registro y los impresionantes detalles de las misiones que realizó le convirtieron en una leyenda entre el Cuerpo de Marines
Su ganada fama y dedicación al tiro de larga distancia le llevó a convertirse en un importante desarrollador de los cursos de Snipers del Cuerpo de Marines.
Tiene también el honor de contar con un fusil que lleva su nombre, una variante del M21, llamado Springfield M25 White Feather.

Carlos nació en Arkansas el 20 de Mayo de 1942. Tras la pronta separación de sus padres se crió en las zonas rurales de ese estado con su abuela.
El tiro y la caza fueron aficiones tempranas, en gran parte por necesidad de ayudar a alimentar a su familia.
Aquellos años era normal ver al joven Carlos ir al bosque con su perro y con el rifle que había traído su padre de Europa tras la WWII en busca de alguna pieza o bien a jugar a la guerra.

Su sueño de ingresar en los Marines se cumplió el 20 de Mayo de 1959, era el día que cumplía 17 años.
Los instructores de la Base de los Marines en Pendleton (Carolina del Sur) reconocieron pronto su habilidad como tirador. Pronto participó en diversas competiciones deportivas, marcando records en Campeonatos de tiro de precisión y ganando varias competiciones entre las que destacan el Campeonato de Tiro de la División del Pacífico y en 1965 la codiciada Copa Wimbledon ante 3000 competidores.

Estos logros dieron lugar a que en 1966 fuera llamado para acudir a Vietnam y formar parte de un recién creado programa de francotiradores. Después de que completar su formación, Carlos comenzó su nueva misión.

Destinado al Campamento base llamado Colina 55 (Hill 55) al suroeste de Da Nang pronto se dejó sentir la renovada táctica que había nacido en las islas del Pacífico durante la WWII.

Carlos fue requerido dos veces para eliminar objetivos clave. Uno de ellos era un francés que trabajaba para Vietnam del Norte como interrogador, este hombre era el encargado de torturar a los pilotos americanos derribados. Un disparo del Winchester M70 modificado de Carlos puso fin a su vida.

En la otra ocasión se le dijo claramente que sus probabilidades de sobrevivir serían escasas. No se le informó de los detalles de la misión hasta que estaba en camino a bordo de un helicóptero, el objetivo en este caso era un General Norvietnamita.
Cuando aterrizó en el corazón de la selva sólo sabía que se encontraba en algún lugar de Laos, Camboya o Vietnam del Norte. Disponía de 84 cartuchos, un cuchillo y unas pocas latas de comida y galletas.
La Residencia del General era un antiguo edificio de ladrillo del estilo colonial francés, desde el aire era practicamente invisible. Había muchos puestos de vigilancia con ametralladoras, y no era sencillo ocultarse ya que no había árboles y los arbustos habían sido cortados a la mitad. Por lo tanto Carlos tuvo que rastrear más kilómetros que los inicialmente previstos.
Esos días tuvo que arrastrarse muy despacio y detenerse a escuchar cada minuto, eran constantes las patrullas que recorrian la selva y hubo ocasiones en que su perfecto camuflaje le salvó de ser descubierto. Un día se encontró de frente con una serpiente de bambú, cuya picadura mata a unos pocos minutos.
Esa noche, llegó a 700 metros de su objetivo, aquel era un buen lugar, y aunque ya no le quedaban alimentos, aun podía beber algo de agua.
Al amanecer del tercer día Carlos se preparó y cuando el General salía de casa acompañado por su ayudante un disparo alcanzó su pecho.
Carlos regreso a Hill 55 ileso.

Su fama y el temor que infundaba en el enemigo era enorme y se ofreció 50.000 dólares por su cabeza (normalmente las recompensas por abatir a un francotirador eran de 8 Dólares). Fue en esa época cuando se le empezó a conocer por “Pluma Blanca”, debido a una pequeña pluma de color blanco que siempre tenía en su sombrero de camuflaje.

Un pelotón de francotiradores vietnamitas fueron enviados a cazar “Pluma Blanca” y muchos Marines se pusieron ese distintivo para engañarles, a pesar de arriesgar así su vida, sabían las duras repercusiones que tendría la muerte de Hathcock .
Uno de los logros mas famosos de Carlos (y repetido varias veces en películas bélicas) fue eliminar a un francotirador enemigo al penetrar el proyectil por su propia mira telescópica (a una distancia de casi 500 m). Este francotirador había matado a varios marines, y se cree que había sido enviado específicamente para eliminar a Hathcock. El rifle enemigo se recuperó y el incidente está documentado por una fotografía.
La popularidad de Carlos va unida de forma irremediable a su record mundial de distancia. Fue en la localidad de Duc Pho (Vietnam del Sur), cuando en 1967 consiguió una baja con un disparo que voló durante 2.286 metros. El arma utilizada para lograrlo fue la ametralladora Browning M2 del calibre .50 modificada por el propio Carlos.

El récord se mantuvo hasta el año 2002 (35 años). Ese año durante la “Operación Anaconda” que tuvo lugar en Afganistán, un equipo formado por tres snipers canadienses consiguió superarlo. El tirador del equipo, el cabo Rob Furlong, utilizando el rifle estadounidense McMillan Tac-50 alcanzó a un enemigo que se encontraba a una distancia de 2.430 metros.

Después de la dura misión de matar al general Norvietnamita, Carlos regresó a los Estados Unidos en 1967, una vez allí los Marines le reclamaron de nuevo y regresó a Vietnam en 1969, entonces asumió el mando de un pelotón de francotiradores.

En 1969 y cerca de la base que tenían los Marines en Khe Sanh (Vietnam del Sur), el vehículo anfibio en el que viajaba con otros Marines pisó una mina antitanque. Como consecuencia de las llamas, Carlos acabó con la mitad de su cuerpo quemado, aún así no dejó de luchar por salvar a los siete compañeros heridos, a los cuales consiguió sacar de aquel infierno. Por esa acción se le recomendó para recibir la Estrella de Plata, el tercer premio más prestigioso para los militares de EE.UU.

Después de regresar al servicio activo, Hathcock colaboró con la Escuela de francotiradores de la base de la Marina en Quantico (Virginia). Debido a las graves lesiones sufridas en Vietnam, y de vivir constantemente con dolor siguió dedicándose a la enseñanza.

En 1975 su salud comenzó a deteriorarse y le fue diagnosticado esclerosis múltiple. A pesar de esta noticia siguió con los Marines hasta que su salud le obligó a retirarse cuando sólo faltaban 55 días para cumplir los 20 años de servicio y recibir la paga de jubilación completa. Una vez jubilado por baja médica recibió el 100% del importe por discapacidad.


La Estrella de Plata le fue concedida en 1996

Todas estas desgracias le hicieron caer en una fuerte depresión, su esposa estuvo también a punto de abandonarle y como válvula de escape empezó a practicar la pesca de tiburones. También frecuentaba a menudo la base de Quantico donde siempre era recibido con entusiasmo tanto por alumnos como por instructores.
Falleció el 23 de Febrero de 1999, en Virginia.

Los Marines como homenaje conceden anualmente el Premio Carlos Hathcock en sus competiciones de tiro.


Día de la presentación del Trofeo. El Marine que está junto a él es su hijo, Carlos Hathcock III

Su vida se vio reflejada en cuatro libros:
“One Shot, One Kil”l de Charles W. Sasser y Craig Roberts
“White Feather: Carlos Hathcock, USMC Scout Sniper” por Roy F.y Norman A. Chandler.
“Silent Warrior” por Charles W. Henderson.
“Marine Sniper: 93 Confirmed Kills” por Charles W. Henderson


2 comentarios so far
Deja un comentario

SOY CABO SEGUNDO. CUARAN BENAVIDES SUBOFICIAL DEL EJERCITO COLOMBIANO ONDE LA GUERRA SE VIVE DIA A DIA Y MI OPINION ES QUE ESE SI ERA UN VERDADERO COMBATIENTE ESA ACTITUD COMBATIVA ES INCOMPARABLE……SIN PALABRAS

Comentario por LUIS FERNANDO CUARAN




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Sic Semper Tyrannis

Selección de Artículos de la Guerra de Secesión Americana

Al otro lado de ese Derecho

Si todos estamos de acuerdo... algo no funciona. A estas alturas ya debemos saber que, en cuestiones jurídicas, todos llevamos un seleccionador dentro.

La última batalla

Historia, personajes y material de guerra

My Vietnam Experience

The Vietnam War, through my eyes.

A %d blogueros les gusta esto: