La última batalla


El secuestro del USS Pueblo
7 abril 2009, 23:22
Filed under: Operaciones Bélicas | Etiquetas: ,

El 23 de Enero de 1968, una semana antes de la Ofensiva del Tet, lanchas patrulleras de Corea del Norte capturaron al barco de inteligencia estadounidense USS Pueblo (AGER-2), que en ese momento se encontraba en aguas internacionales y que contaba con una tripulación de 83 hombres.

Como respuesta a este incidente, el presidente americano Lyndon Johnson movilizó a 15.000 reservistas, situación que no se producía desde la Crisis de los Misiles con Cuba.
Lamentablemente, la revuelta que se desarrollaba en Vietnam eclipsó esta gravísima situación, que en otras circunstancias hubiera copado las portadas de toda la prensa norteamericana durante meses.

El USS Pueblo era un viejo buque de carga transformado en 1967 por la Marina de los EEUU en una nave capaz de captar señales de inteligencia. En Noviembre de 1967 y después de realizar un entrenamiento en la costa oeste de los EEUU, el buque se trasladó a la costa de Japón con objetivo de captar señales de las naves rusas que viajaban por el estrecho de Tsushima e interceptar trasmisiones electrónicas provenientes de los puertos de Corea del Norte.

En la denominada Operación Clickbeetle la idea era no utilizar ni submarinos ni buques grandes, sino optar por naves de segunda mano y con armamento ligero que resultaran poco amenazadoras y a las que se prestara escasa atención.
El USS Pueblo dejó atrás el puerto japonés de Sasabo el 11 de Enero de 1968 y partió hacía su destino.Sus órdenes señalaban de manera clara que no se debía crear ningún incidente internacional y la prohibición de adentrarse en aguas territoriales norcoreanas.

Sin embargo la situación en la zona era tremendamente tensa. El 21 de Enero se produjo la infiltración de 31 comandos norcoreanos a través de la zona desmilitarizada con objeto de asesinar al presidente surcoreano Park Chung Hee. Los comandos sin embargo, fueron interceptados a las afueras de la residencia presidencial y tras una dura batalla fueron eliminados por soldados surcoreanos en la operación conocida como “The Blue House Raid”


Park Chumg Hee (1917-1979)

Mientras esto sucedía, el USS Pueblo se desplazaba interceptando señales y grabando inteligencia proveniente de los puertos de Chongjin, Songjin, Mayang Do y Wonsan, operando durante el día a entre 14 y 18 millas de la costa y alejándose a 20-25 durante la noche.

El 22 de Enero envió un informe a su base en Japón donde se daba cuenta de la presencia durante dos días en sus inmediaciones de un cazasubmarino y de dos pesqueros de arrastre.
A pesar de la creciente tensión, el mando de la Marina no consideró la necesidad de informar al USS Pueblo del intento de asesinato del presidente Chung ni de aumentar su seguridad, ya que el nivel de amenaza se consideraba mínimo.

La tarde del día 23, tres patrulleras fueron localizadas cuando se aproximaban al buque americano. Los norcoreanos requirieron su identificación, y el Capitán de la nave, Lloyd Bucher, ordenó que se izara la bandera norteamericana. Después de esto se produjo, los norcoreanos les ordenaron dirigirse al puerto de Wonsan.


Capitán Bucher

Butcher se negó y manifestó que se encontraban en aguas internacionales, pero los norcoreanos insistieron. Se ordenó entonces una rápida maniobra de fuga, pero las ametralladoras de 57mm con las que contaban las lanchas, dos MIG 21 y un patrullero soviético modificado SO1 lo evitaron. Ante la imposibilidad de huir, se procedió a intentar destruir toda la información secreta, informar al mando de Japón e inutilizar los equipos.
Desde Japón se informó de la preparación de un equipo de rescate.

El USS Pueblo fue finalmente escoltado hacia las costas de Corea del Norte. Bucher navegaba a 1/3 de la velocidad que podía haberlo hecho, ya que pretendía dar mas tiempo al equipo de rescate que se le prometió. Sin embargo nadie llegaría, la guerra en Vietnam se recrudecía por momentos y abrir un nuevo frente podría originar unas consecuencias desastrosas para los EEUU. El mando de la Armada de Japón tenía que esperar la aprobación del Presidente antes de iniciar ninguna operación.

Cuando Johnson fue informado, el USS Pueblo ya estaba a buen recaudo ya que a consecuencia del retraso deliberado, un nuevo ametrallamiento mató a un marinero, el barco fue definitivamente abordado, la tripulación maniatada y golpeada, poniéndose rumbo hacia el puerto de Wonsan.


El Presidente Johnson en su despacho de la Casa Blanca

En Wonsan los 82 miembros de la tripulación fueron arrastrados fuera del buque y golpeados brutalmente tanto por sus captores como por los civiles que los esperaban de forma furiosa. El recibimiento fue entre multitudes, ya que aún permanecía en el recuerdo la última vez que los americanos habían estado allí. Fue en 1950, cuando fueron expulsados por los aliados chinos durante la Guerra de Corea, y cuando sus acorazados destruyeron la ciudad antes de su retirada.
Wonsan era por entonces con total seguridad uno de los peores destinos para cualquier norteamericano.

Los prisioneros fueron montados en un tren y enviados a Pyongyang.

Mientras esto sucedía, fuerzas americanas se concentraban en la península Coreana. Para rebajar la presión, el mando norcoreano necesitaba de forma rápida las confesiones de la tripulación del Pueblo, y una vez en la capital fueron golpeados con severidad y amenazados con ser ejecutados si no confesaban que se encontraban en aguas territoriales de Corea del Norte cuando fueron capturados.

Cuando un miembro de la tripulación mencionó los derechos que le asistían por la Convención de Ginebra, fue golpeado duramente e informado de que además de ser considerados espías, Corea del Norte no había firmado la Convención de Ginebra.
A Bucher se le presentó un documento y le dijeron que ni él ni los 18 heridos recibirían tratamiento hasta que él lo firmara, después le dieron varias palizas hasta dejarle semiinconsciente, y como seguía sin firmar, le dijeron que le matarían allí mismo. Finalmente firmó, y a su regreso a los EEUU se pudo conocer que durante ese periodo había sufrido un infarto.

A pesar de las torturas, amenazas y simulacros de ejecución, los marineros no confesaron, pero su resistencia se agotaba y acordaron realizar una conferencia de prensa donde admitirían sus “crímenes”.
Efectivamente la confesión se produjo pero manteniendo el dedo corazón de sus manos hacía arriba. Los norcoreanos ignoraban el significado de ese gesto y por tanto el efecto propagandístico de la confesión quedó en nada.

La reacción cuando el engaño fue descubierto se tornó brutal, ya que después de ello el valor propagandístico de los prisioneros se había tornado nulo, y en la cultura oriental una humillación era casi mas grave que la propia muerte.
Así pues, los norcoreanos intentaron abrir negociaciones con los EEUU por las cuales liberarían a toda la tripulación a cambio de una carta firmada por el Gobierno americano en la que se pediría perdón por el incidente.

Finalmente se llegó a un acuerdo, el General de Ejército de EEUU Gilbert Woodward que se hallaba en representación del grupo enviado por la ONU, firmó un documento en el que se confesaba el espionaje. No fue hasta entonces cuando tanto los 82 miembros del USS Pueblo como el cuerpo de Duane Hodges fueron devueltos a los EEUU a través del llamado “Puente del no retorno” situado en el Área de Seguridad Conjunta. Era el 23 de Diciembre de 1968 y habían pasado 11 meses desde la fecha de su captura.


Puente de no retorno en la actualidad

Una vez repatriados a suelo norteamericano, todos negaron las manifestaciones y apología que pudieran haber realizado durante su cautiverio. También se abrió una investigación donde se recomendó la comparecencia del Capitán Bucher ante un Consejo de Guerra. Se le criticaba por no ofrecer resistencia en su captura al no usar para defenderse las ametralladoras de calibre 50 con las que contaba y de no tener un plan efectivo para destruir toda la información secreta (se incautaron 2 Tn de información clasificada, manuales, equipos…etc)


Llegada de los cautivos a un campamento de la ONU en la DMZ

El Secretario de la Marina sin embargo rechazó esa posibilidad y permitió al Capitán continuar su carrera militar hasta su retiro en 1973. Se pretendía tomar a Burcher como la cabeza de turco por todo el incidente, aún cuando lo normal era que las responsabilidades cayeran sobre el mando naval sito en Japón.
Los hombres de Bucher en cambio, opinaban que su actitud les salvó la vida y que su liderazgo les mantuvo unidos durante el cautiverio.

Parece claro que Corea del Norte provocó este incidente comprobar el compromiso norteamericano con Corea del Sur en esos delicados momentos en los que se desarrollaba la Guerra en Vietnam. Para ellos estaba presente que la superviviencia de sus vecinos del Sur sólo estaba garantizada por la intervención y presencia militar de los EEUU y el que pudieran mantener un segundo frente era dudoso en esos momentos.
Sin embargo, la reacción americana con una amenaza nuclear si los tripulantes eran ejecutado o si se producía una invasión terrestre, demostró a los norcoreanos que el compromiso se mantenía, aún cuando el incidente el USS Pueblo fue el comienzo de una serie de provocaciones que duraron hasta 1970 y que buscaban minar dicha relación.
El segundo motivo era doméstico, se buscaba un rápido efecto propagandístico entre su propia gente.

También se especuló que los rusos querían que los norcoreanos capturaran el USS Pueblo para obtener los códigos del transmisor de última generación KW-7, supuestamente indescifrable, pero es de suponer que lo que desencadenó la captura fueron solamente motivos estratégicos e internos.

La amenaza de guerra nuclear fue probablemente lo que mantuvo a estos soldados vivos y previno otra guerra.

A día de hoy y a pesar de las negociaciones mantenidas, el USS Pueblo se encuentra fondeado en el río Taedong en la capital norcoreana. A menudo grupos de viajeros suben a él y le observan a modo de trofeo y atracción turística.

La última respuesta de los norcoreanos al requerimiento del retorno del USS Pueblo, es que será devuelto solamente si un alto funcionario estadounidense como el Secretario de Estado visita Corea del Norte.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Sic Semper Tyrannis

Selección de Artículos de la Guerra de Secesión Americana

Al otro lado de ese Derecho

Si todos estamos de acuerdo... algo no funciona. A estas alturas ya debemos saber que, en cuestiones jurídicas, todos llevamos un seleccionador dentro.

La última batalla

Historia, personajes y material de guerra

My Vietnam Experience

The Vietnam War, through my eyes.

A %d blogueros les gusta esto: