La última batalla


Ron Kovic
7 abril 2009, 8:41
Filed under: Guerra de Vietnam, Personajes | Etiquetas: , ,

El nombre de este veterano de Vietnam siempre quedará asociado en nuestra memoria a la figura del actor Tom Cruise en su papel interpretado en la película “Nacido el cuatro de Julio”, dirigida por el también veterano, Oliver Stone.


Año 1988, en una rueda de prensa celebrada en Dallas, Cruise anuncia que interpretará a Kovic (junto a él)

Y es que Cruise en su magnífica actuación nos hace ver de manera clara y rotunda la desesperación y la lucha llevada a cabo por este antiguo Sargento de los Marines, el cual tras dos periodos de servicio en Vietnam, y llegando postrado de por vida en una silla de ruedas, plasmó su historia y sus pensamientos en un libro del mismo título.

Fue una vez ya en los EEUU cuando Kovic recordó las palabras del sacerdote que habló con él en el Hospital vietnamita de Da Nang: “Tu verdadera lucha acaba de comenzar ahora”.
No se equivocaba:

Ronald L. Kovic nació el 4 de Julio de 1946 en Ladysmith, Wisconsin, creciendo en Massapequa, Nueva York. Era el mayor de seis hermanos de una familia humilde, donde su padre trabajaba como empleado de un supermercado.
Desde muy joven Ron no estuvo muy atraído por los estudios y por eso cuando acabó el segundo grado comenzó a trabajar junto a su padre. Esa vida monótona y mediocre no era de su agrado, así que pensó que lo ideal sería unirse al ejército. Tenía por entonces 17 años y anhelaba ser un héroe.

El 2 de Septiembre de 1964 ingresó en los Marines y pronto fue enviado a Vietnam.

Tras un año y cuando regresó a casa se encontró un país diferente al que había dejado, totalmente dividido. Se quemaban banderas americanas en las manifestaciones y eso le indignaba. Decidió entonces dar un ejemplo de patriotismo e ir durante otro año a Vietnam, dispuesto a dar la vida por su país si era necesario.

Allí pasó una de sus peores experiencias cuando disparó por error a un Cabo de 19 años que se dirigía corriendo hacía él en medio del fragor de un combate. Avergonzado, quiso confesarlo ante sus superiores, pero estos no le escucharon.
Otro momento duro fue cuando ordenaron a su unidad arrasar un pueblo donde se suponía se encontraban miembros del Vietcong. Cuando él y un compañero fueron asignados a contar los muertos, comprobaron horrorizados que entre ellos había mujeres, niños y ancianos. Además de esto constataron que no había nadie armado en todo el poblado.

En otro combate ocurrido el 20 de enero de 1968 en una aldea al norte del río Cua Viet (cerca de la zona desmilitarizada) fue alcanzado por una bala en el talón del pie derecho, pero la herida mas grave vino a consecuencia de otro disparo que entró por su hombro, afectando a un pulmón y produciéndole una lesión en la médula espinal que le dejó paralizado de cintura para abajo. El primer marine que trató de salvarle fue alcanzado mortalmente y tuvo que acudir un segundo para llevarle a zona segura. Antes de ser trasladado a los EEUU, pasó una semana en una unidad de cuidados intensivos de Da Nang.

Una vez llegó a los EEUU empezó su recuperación en un horrible hospital de Queens, allí se rompió una pierna haciendo ejercicios de rehabilitación y fue enviado a otro Hospital aún peor situado en el Bronx. Fue entonces cuando se comenzó a preguntar si había ido a la guerra para nada. Se sentía traicionado.

En su libro relata que dado su estado necesitaba ayuda para realizar sus ejercicios. Todos los días requería la atención de alguien, pero nadie se acercaba. Un día empezó a gritar como un loco y arrojó con toda su fuerza una jarra de agua contra la puerta. Cuando un camillero finalmente se aproximó, Kovic le dijo, “Soy un veterano de Vietnam. Luché en Vietnam, y tengo derecho a ser tratado con decencia”. El camillero se rió y contestó, “Vietnam, Vietnam significa nada para mí, y toda esta gente tampoco. Usted puede coger su Vietnam y metérselo por el culo”

Esta experiencia y otras parecidas fueron las que condujeron a Ron Kovic a convertirse de un patriótico soldado anticomunista a un activista contra la guerra, lo que le llevó a ser golpeado y detenido en 12 ocasiones, pasando muchas noches en la cárcel con su silla de ruedas y siendo acusado de ser un comunista traidor solamente por intentar decir la verdad.
Su primer acto de protesta aconteció en New York en 1970, y su primera detención data de la primavera de 1971 dentro de una oficina de reclutamiento de California.


Manifestación en Miami Beach.1972. Ron Kovic es el primero de la derecha

En 1974 Kovic comandó a un grupo de veteranos parapléjicos al interior de la oficina del senador Alan Cranston en Los Angeles donde convocaron una huelga de hambre. Protestaban por el pobre trato dado en los Hospitales de Veteranos de Guerra, exigían una investigación completa, un seguimiento de las instalaciones y una reunión con Donald E. Jonhson, jefe de la Administración de Veteranos de Guerra durante el mandato del Presidente Nixon.
La huelga de hambre duró 17 días y varios meses mas tarde Johnson dimitió.

En 1976 participó en la Convención del Partido Demócrata, apoyando el nombramiento como vicepresidente de los EEUU de Fritz Efaw.

Con la nueva guerra iniciada en Irak, Ron vio con horror la imagen de otro Vietnam. Las similitudes encontradas le recordaban la guerra que hace 30 años le dejaron en silla de ruedas.

En sus manifestaciones contra la guerra afirmaba que el gobierno seguía aplicando la política del engaño, la manipulación y la negación, haciendo todo lo posible por ocultar al pueblo las verdaderas intenciones del programa iniciado en Irak.
Veía que también los ataúdes llegaban escondidos a la vista de los ciudadanos, y que las bajas iraquíes ni si quiera se consideraban un valor a contar, que los parapléjicos, amputados, víctimas de quemaduras, ciegos, mutilados, y hombres con trastornos psicológicos volvían a llenar ahora los hospitales de veteranos, y que algunos de estos últimos, afectados por el síndrome del estrés postraumático sufririan la agonía, las noches sin dormir, los ataques de ansiedad, y de insomnio durante décadas o quizás durante toda su vida.

En Noviembre de 2003, se unió a las protestas celebradas en Londres contra la visita de George W. Bush y la guerra en Irak. Fue el invitado de honor en una recepción celebrada por el alcalde Ken Livingstone y al día siguiente, lideró una marcha de varios centenares de miles de manifestantes en Trafalgar Square.

Entre otros galardones, “Nacido el 4 de Julio” obtuvo en 1990 tres Globos de Oro, mejor actor (Cruise), mejor Guión (Kovic) y mejor Director (Stone). El último día de rodaje, Cruise apareció con la Estrella de Bronce de Kovic colgada del pecho. Emotivo regalo como muestra de su agradecimiento.

Kovic vive actualmente en Redondo Beach, California, allí escribe, pinta y toca el piano. Nunca se casó y ahora planea escribir la segunda parte de su libro.
El pasado 20 de enero se cumplieron 40 años de su grave lesión ocurrida en Vietnam.

Al igual que muchos americanos que sirvieron en Vietnam, los que actualmente prestan servicios en Iraq, y un sinnúmero de otros seres humanos a lo largo de la historia, yo había estado dispuesto a dar la vida por mi país con poco conocimiento o conciencia de lo que eso realmente significa.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Sic Semper Tyrannis

Selección de Artículos de la Guerra de Secesión Americana

Al otro lado de ese Derecho

Si todos estamos de acuerdo... algo no funciona. A estas alturas ya debemos saber que, en cuestiones jurídicas, todos llevamos un seleccionador dentro.

La última batalla

Historia, personajes y material de guerra

My Vietnam Experience

The Vietnam War, through my eyes.

A %d blogueros les gusta esto: