La última batalla


Infierno en Vukovar
9 abril 2009, 13:24
Filed under: Operaciones Bélicas | Etiquetas:

El 27 de agosto de 1991, el Ejército Popular Yugoslavo (JNA), con el apoyo de diversas fuerzas paramilitares serbias lanza un ataque contra la ciudad croata de Vukovar.
Cortadas las comunicaciones con el resto del país, los defensores soportarán el asedio y el cañoneo constante durante 86 días. Tres meses que concluyen con la derrota de la Guardia Nacional Croata, la casi total destrucción de la ciudad y el asesinato o expulsión de la mayoría de la población local.
Aunque la batalla supuso una importante pérdida para Croacia (no logró recuperar su control hasta 1998) fue también una victoria muy costosa para el JNA. Fue asimismo un punto de inflexión crucial en el curso de la guerra y ayudó a obtener el apoyo internacional para que Croacia lograra la independencia.

Vukovar es un importante centro regional en la frontera entre Croacia y Serbia, situado en la orilla derecha del Danubio y con un importante puerto fluvial.
La población de toda la región era étnicamente mixta. En 1991 el censo registró un total de 84189 personas, de las cuales 45000 vivían en la capital. Los croatas eran un 52,98%, los serbios constituían un 36,28% y el resto era de otras nacionalidades. La mayoría de los croatas vivían en el centro de la ciudad, mientras que la mayor parte de los serbios lo hacían en los suburbios.

La secuencia de los acontecimiento en torno a Vukovar y todo lo que representó en el conjunto de la guerra, fue la siguiente:

25 de junio de 1991: Croacia y Eslovenia proclaman su independencia de Yugoslavia. En Croacia la minoría serbia apoyada por su líder Slobodan Milošević y por el JNA se levanta en armas contra el Gobierno croata.

19 de Julio: Ataque por parte de fuerzas irregulares serbias en Vinkovci y Vukovar.

Julio-Agosto: El Gobierno croata pierde progresivamente el control de Eslavonia Oriental. Fuerzas paramilitares y milicias serbias locales, a menudo apoyadas por unidades del JNA estacionadas en la zona, expulsan a los funcionarios del gobierno, levantan barricadas y siembran campos de minas.

Agosto: Aunque en Julio hay esporádicos ataques con morteros, la artillería de largo alcance empieza a atacar la ciudad.

25 de Agosto: Vukovar está bajo constante fuego de artillería y bombardeos por la Fuerza Aérea Yugoslava. La guerra se ha extendido por toda Croacia y a comienzos de Septiembre las fuerzas serbias han tomado el control de 1/3 del país.

El 14 de Septiembre el Gobierno Croata lanza un ataque a los Cuarteles y depósitos de armas controlados por el JNA. Además del objetivo de eliminar la amenaza para su retaguardia que suponían esas guarniciones, se buscaba poner remedio a la carencia de armamento pesado. El resultado de la ofensiva conocida como “La Batalla de los Cuarteles” fue mixto, pero permitió que las fuerzas croatas obtuvieran gran número de armas, debilitando así las fuerzas del JNA.

Al comienzo de la guerra, el JNA disponía de una fuerza poderosa, contaba con 2.000 tanques y 300 aviones de combate (todos ellos de fabricación nacional o soviética). Sin embargo, el equipamiento tenía más de 30 años, ya que los modelos más numerosos, el carro T-54/55 y el caza MiG-21, constituían el 60% y el 40% de las fuerzas blindadas y aéreas respectivamente. Por el contrario, los misiles antitanque (el AT-5) y antiaéreos (los SA-14) eran más numerosos y modernos.
Por su parte, el Ejército Croata se encontraba en mucho peor estado. En la primera fase de la guerra, la falta de tropas supuso que la policía croata tuviera que hacerse cargo de la mayor parte del esfuerzo bélico. Finalmente, estos cuerpos policiales terminarían por formar el núcleo de la fuerza militar en gestación, denominada en un principio “Zbor Narodne Garde” (ZNG), y más tarde “Hrvatska Vojska” (HV).
El armamento croata era muy escaso, y muchas unidades fueron formadas incluso desarmadas o provistas de rifles de la WWII. El Ejército croata disponía tan sólo de unos cuantos carros T-34 y su fuerza aérea consistía en unos pocos y viejos biplanos Antonov An-2 que fueron reconvertidos en bombarderos. A pesar de todo ello, las tropas estaban muy motivadas, y cada unidad de combate local debería defender su propia tierra, lo cual los hacía muy efectivos.
Como venganza por “La Batalla de los Cuarteles”, los paramilitares serbios lanzaron un ataque al suroeste de Vukovar y 2.000 croatas tuvieron que huir, informando de asesinatos masivos contra civiles.

El JNA activa un nuevo plan ofensivo estratégico que tiene como objetivo la Eslavonia Occidental hasta llegar a Zagreb vía Vinkovci, Osijek y por supuesto Vukovar.

El 19 de Septiembre una enorme columna del JNA sale de Belgrado, los periodistas extranjeros informan que se extiende durante casi 10 km y se incluyen como mínimo cien blindados T-55, M-84, medios varios de transporte y piezas de artillería. La fuerza cruza la frontera croata al día siguiente, a la que se la suma como apoyo el 12º Cuerpo de Novi Sad.

El avance es implacable y los no serbios son expulsados de las poblaciones mixtas encontradas por el camino. Bolsas de defensores van retrocediendo a Vukovar. La 1 ª División mecanizada del JNA llega rápidamente a la ciudad y procede a rodearla. Todas las carreteras son bloqueadas

Las fuerzas croatas que defienden Vukovar (1.800 defensores procedentes de las milicias locales, la 204a Brigada de la Guardia Nacional Croata (CNC) y fuerzas del Ministerio del Interior) estaban pobremente armadas, pero a pesar de esto y a su bajo número, su motivación era enorme, en muchos casos sus familias se encontraban en la ciudad y contaban con la ventaja que ofrecían las defensas propias del terreno urbano.

Durante el período del 14 al 20 de Septiembre, el JNA puso en marcha unas de las mayores operaciones conjuntas de infantería junto con unidades pesadas. Cuando el 18 de Septiembre los primeros blindados de la 51ª Brigada Mecanizada penetraron en las líneas croatas, la columna principal cayó en una emboscada y sufrieron una lluvia de fuego proveniente de armas ligeras y cohetes antitanque desde tejados y edificios en ruinas, haciendo que las calles se convirtieran en un infierno para los soldados serbios. La estrechez de las calles propició que destruyendo el primer y el último blindado de la columna, aniquilar el resto fuera sencillo. Como resultado de ello, la zona donde se produjeron los combates fue llamada “El Cementerio de Tanques” ya que unos cien blindados fueron destruidos allí, 15 de los cuales en el haber del Coronel Marko Babic.

El 1 de Octubre y con la toma del la carretera Vinkovci-Marinci-Vukovar la ciudad es completamente sitiada. Los habitantes no disponen de electricidad, medicamentos, agua y alimentos.

El 13 de Octubre las fuerzas croatas intentan romper el asedio y reconquistan el cercano poblado de Marinci. Sin embargo, la contraofensiva es suspendida por orden del presidente croata Franjo Tuđman, aparentemente a instancias de los negociadores de la Comunidad Europea que intentaban obtener un alto el fuego. La pausa permite a la 252ª Brigada Blindada del JNA reconquistar Marinci al día siguiente y consolidar el territorio capturado.
A partir de este momento no hay escapatoria posible para los 14000 civiles, que deben refugiarse en los grandes búnqueres nucleares construidos durante la Guerra Fría para protegerse de un eventual ataque de la URSS.

Se establece un comité de crisis, que opera desde el Hospital Municipal, allí organizan el suministro de víveres y medicamentos, organizan la vigilancia de las calles y la asignación del personal médico. El Hospital también se mantiene operativo y son tratados cientos de heridos, la mayoría civiles. Pese a que el edificio estaba marcado con un símbolo de la Cruz Roja es bombardeado en una ocasión por la Fuerza Aérea Yugoslava.
Los días pasan y pese a la superioridad en número y potencia de las fuerzas atacantes, los intentos del JNA de asaltar la ciudad son rechazados. Gran parte de los reclutas tenía poca formación para combate urbano y poco deseo de meterse en aquella ratonera. Además, el armamento pesado no se ajustaba a este tipo de combate. Por este motivo, se recurría a intensivos bombardeos de artillería de largo alcance, además de contar con el apoyo de ataques aéreos ocasionales.

A finales de Octubre, gran parte de Vukovar estaba reducido a ruinas. Irónicamente, eso daba ventaja a los defensores, ya que tal como había sucedido al Ejército Rojo en Stalingrado cincuenta años antes, una ciudad destruida ofrecía muchas mas posiciones defensivas que una que se encontrara intacta.

La pobre actuación del JNA había supuesto una nefasta sorpresa para el alto mando de Belgrado. Tanto el General Života Panic como el Jefe del Estado Mayor Blagoje Adžić (ambos al mando de las operaciones en Vukovar) se mostraron tristemente sorprendidos ante el caos que estaban viendo día a día.
Panic rápidamente hizo unos cambios que resultaron definitivos. Integró a las fuerzas paramilitares en la estructura militar del JNA implantando una cadena de mando única bajo su mando. Los reclutas poco motivados fueron reemplazados por estos voluntarios ultranacionalistas y se organizaron más partidas que fueron enviadas desde Serbia a la zona de combates. Su poco entrenamiento era compensado por su gran motivación y por el terror que imponían.

Panic identificó el motivo de los continuos rechazos por parte de los defensores. El JNA era incapaz de efectuar un ataque organizado, en varios sectores y con una motivación y coordinación suficiente.

El 30 de Octubre, el JNA lanzaba a su infantería contra las defensas croatas a un ataque definitivo. Las fuerzas paramilitares estaban acostumbradas a este tipo de asaltos y las fuerzas estaban divididas en dos sectores atacando varios puntos simultaneamente. Esta vez los defensores fueron incapaces de rechazar el ataque.
El 3 de Noviembre las tropas de JNA llevaban a cabo un ataque anfibio a través del Danubio para encontrarse con los “Tigres”, dirigidos por el Arkan. Esto suponía dividir Vukovar por la mitad aislando el suburbio de Borovo Naselje donde los defensores resistieron hasta el 16 de ese mismo mes (la mayoría fueron posteriormente asesinados).

Una colina clave que permitía una visión clara de la ciudad fue tomada el 9 de Noviembre. Las fuerzas paramilitares junto con el apoyo de la artillería lo hicieron posible.

Antes de que pasara la mitad del mes las defensas estaban compuestas por bolsas aisladas que finalmente se rindieron el día 18 de Noviembre.
Cuando las fuerzas serbias tomaron el control de Vukovar el 19 de noviembre de 1991, varios centenares de personas se refugiaron en el Hospital de la ciudad con la esperanza de que serían evacuados en la presencia de observadores neutrales (un acuerdo había sido alcanzado a este respecto entre el Gobierno Croata y el JNA). Pero en lugar de la esperada para la evacuación, alrededor de 400 personas (incluidos los pacientes heridos, soldados, personal del hospital y activistas croatas) fueron sacados de allí por los asaltantes.

Según la acusación original del Tribunal de La Haya dictada en 1995, tres oficiales del ejército yugoslavo, el Coronel Mile Mrksic, el Teniente Coronel Veselin Sljivancanin y el Capitán Miroslav Radic, supervisaron el traslado de unos 300 hombres a la granja de Ovcara, a cuatro kilómetros de Vukovar.

Los detenidos fueron golpeados, algunos murieron por sus heridas y unos 260 fueron cobardemente ejecutados y enterrados en una fosa común.
Gracias a los testigos supervivientes pronto comenzaron a conocerse detalles de esta masacre.
Posteriormente, el Tribunal también dictó una acusación contra el alcande de Vukovar, el serbio Slavko Dokmanovic, contra el mando del grupo de paramilitares Željko Ražnatović (Arkan), y contra el líder de los chetniks Vojislav Šešelj.

A lo largo del sitio y la batalla, la comunidad internacional intentó con poco éxito que la lucha acabara. Las negociaciones encaminadas a un cese del fuego no fueron respetadas por ninguna de las partes. En Septiembre, algunos países de la Comunidad Europea pidieron una intervención militar de la Unión Europea, pero no hubo acuerdo. Ese mismo mes, la ONU impuso un embargo de armas a todas las repúblicas yugoslavas, pero aparte de esto y alguna declaración pidiendo el fin de los combates y condenando la escalada de ataques contra las ciudades croatas por el JNA y fuerzas serbias, no se hizo gran cosa.

Los medios de comunicación internacionales no tuvieron presencia en Vukovar, así que la cobertura informativa fue bastante pobre y se centró en la simultánea batalla de Dubrovnik. Los periodistas que visitaron la ciudad inmediatamente tras la caída, informaron haber visto las calles sembradas de cuerpos de civiles e incluso un equipo de la BBC grabó los cantos macabros de los paramilitares serbios haciendo referencia a ello. En todos los medios se presentó a los serbios como los malos de la película.

Tras acabar los combates las reacciones fueron múltiples. En Croacia, Vukovar representaba la resistencia y la supervivencia de la nación, en muchas ocasiones ha sido comparada con Stalingrado debido a su devastación. Se sabia de la dificultad de su defensa, estaba prácticamente rodeada de asentamientos serbios y su caída para muchos era inevitable. Pero entre los croatas se desató una importante controversia sobre la aparente falta de determinación del Gobierno para hacer frente a la batalla. Apenas se lanzaron dos tibias operaciones de socorro que no dieron frutos, los generales Dedaković y Borković hablaron públicamente contra las acciones del gobierno y fueron misteriosamente detenidos por la policía militar croata a fin de silenciarlos. Algunos defensores afirmaron que la ciudad podría haber evitado la captura si el presidente nacionalista Franjo Tudjman hubiera estado dispuesto a enviar refuerzos. Tudjman fue acusado de sacrificar deliberadamente Vukovar a fin de reforzar la imagen de una Croacia víctima de la agresión serbia.

Lo cierto es que el asalto a Vukovar alivió la presión sobre los otros frentes, y ese periodo de tres meses en los que el Ejército Popular Yugoslavo se concentraba en derrotar a los croatas permitió una gran movilización de tropas en el resto de Croacia. Se estima que cuando comenzó la batalla el Ejército croata tenía menos de 20 Brigadas de Infantería, y 60 cuando terminó.

Entre los serbios el descontento era grande, las bajas sufridas eran muchas, hubo deserciones, los jóvenes no deseaban alistarse, hubo motines en unidades de reservistas y se recuerdan manifestaciones masivas contra la guerra en ciudades como Valjevo, Čačak y Kragujevac. Muchos serbios no se identificaban con esta guerra y no estaban dispuestos a ver sacrificadas sus vidas o las de sus hijos en Vukovar. Es famoso un incidente en el que como protesta por la guerra un conductor de tanque llamado Vladimir Zivkovic llevó su blindado desde la primera línea de combate hasta el Parlamento Federal en Belgrado.

Después de la batalla hubo terminado, Vukovar fue dejado en gran medida en manos de los paramilitares y la mayor parte de las tropas del Ejército se trasladaron al próximo objetivo estratégico que era la ciudad de Osijek. Sin embargo Osijek era un objetivo mucho mas duro, la ciudad era mucho mas grande, la población triplicaba la de Vukovar y las líneas de comunicación con el resto de Croacia eran fluidas. Además hay que tener en cuenta que las fuerzas croatas estaban ahora mejor equipadas que en el inicio de la ofensiva, gracias a la captura de suministros del JNA y de los antiguos depósitos federales.

Soldados, reservistas y voluntarios serbios en autobuses, llegaron desde Serbia para celebrar la victoria. El Teniente Coronel del JNA Veselin Sljivancanin, cuyas tropas entraron victoriosas entre los escombros de Vukovar, apareció en un podio junto al presidente del Partido Radical Serbio Vojislav Šešelj. Sus mensajes al pueblo fueron parecidos. “Esto es Yugoslavia, Serbia y Montenegro”

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Sic Semper Tyrannis

Selección de Artículos de la Guerra de Secesión Americana

Al otro lado de ese Derecho

Si todos estamos de acuerdo... algo no funciona. A estas alturas ya debemos saber que, en cuestiones jurídicas, todos llevamos un seleccionador dentro.

La última batalla

Historia, personajes y material de guerra

My Vietnam Experience

The Vietnam War, through my eyes.

A %d blogueros les gusta esto: