La última batalla


Hans Erlt
10 abril 2009, 10:56
Filed under: Personajes | Etiquetas: ,

Hans Ertl nació en 1908 en Munich, fue un destacado camarógrafo que se hizo famoso en Alemania por su colaboración con el régimen nazi en su papel como director de fotografía de la película “Olympia”, trabajo encargado por Joseph Goebbels con motivo de los Juegos Olímpicos celebrados en Berlín 1936, y dirigida por la célebre directora Leni Riefenstahl, en las que se usaron novedosas técnicas como colocar cámaras en esquís, remos, y tomas a cámara lenta.

“Olympia” resultó una de las películas deportivas más impresionantes de todos los tiempos, y la piedra angular del ministro de propaganda nazi en sus esfuerzos por mostrar el esplendor del nuevo Reich alemán.
Ertl siempre rechazó el apodo de “el fotógrafo de Hitler”, ya que aunque evidentemente tuvo trato estrecho con él, su verdadera admiración y sus trabajos se centraron en la figura de su ídolo, el Mariscal Erwin Rommel, cubriendo como fotógrafo oficial de la Wehrmacht su campaña en el norte de Africa.

Fruto de este trabajo, Rommel condecoró a Ertl con la Cruz de Hierro por su ingenio e imaginación al inventar cámaras sumergibles y capaces de tomar fotos desde el aire.

A pesar de esta colaboración con la Alemania nazi, Ertl siempre mantuvo que su relación con el partido fue únicamente por motivos laborales, y que fue reclutado a la fuerza. Entre sus anécdotas de guerra contó como evitó la muerte en dos ocasiones, una cuando a un soldado americano se le encasquilló su pistola, y otra cuando hubo de saltar por un acantilado para evitar ser capturado por tropas soviéticas.

Tras finalizar la Segunda Guerra Mundial fue arrestado brevemente por los aliados, y poco después ante la prohibición del gobierno de trabajar en dos años, decidió abandonar Alemania.
Siguiendo en paso de otros nazis, emigró junto junto con su mujer y sus tres hijas a Chile, marchando después a Brasil y en 1950 a Bolivia. Hay testimonios de personas que le recuerdan sentado tranquilamente tomando café en locales de La Paz rodeado de guardaespaldas.

Con motivo de un viaje se encontró en la provincia de Concepción, y allí decidió comprar una estancia en mitad de la selva llamada La Dolorida, un espacio de 2.500 hectáreas por un precio de 300 dólares.

En Bolivia fue también donde desarrolló sus últimos trabajos fotografiando pueblos indígenas y diversas misiones de Jesuitas de la zona. Acometió varias expediciones a los Andes y a la Amazonía, realizando filmes como el “Paititi” e “Hito Hito”.

No obstante, un día de principios de los 60´ sufrió un accidente, cayendo por un puente el tractor donde transportaba la película “Surazo”. El trabajo se perdió, y una productora alemana “Baviera Films” que le había contratado le demandó. Después de esto, y a causa de la mala experiencia nunca volvió a coger una cámara, convirtiendo su vida en la de un ermitaño pasando el resto de sus días dedicándose a la ganadería y al culto por la naturaleza, siendo conocido por los indígenas como “Juan, el viejo barbudo de la Dolorida, el gringo raro, el loco, el escritor…”.

Una de sus hijas llamada Monika se unió a la guerrilla del ELN, asesinando a quemarropa en 1971 a “Toto” Quintanilla, cónsul boliviano en Hamburgo, que fue uno de los responsables de cortar las manos y torturar a Ernesto “Che” Guevara.
Monika se convirtió entonces en la mujer mas buscada de América del Sur, siendo abatida pocos años después por el ejército boliviano en las calles de La Paz.

A pesar de conservar ese aspecto de asceta o vagabundo, mantuvo la claridad mental hasta sus últimos días y su vida fue de aventura: explorador, escritor, inventor, agricultor, converso ideológico, cineasta, antropólogo…etc

Ertl murió el 23 de Octubre del 2000 en su granja, que ahora es un Museo, a los 92 años de edad, siendo enterrado allí mismo y vistiendo el viejo uniforme militar alemán que llevaba puesto los últimos días de su vida.

La vida de Ertl fue la de un auténtico trotamundos, y a pesar de su famoso apodo, es conocido en el mundo del arte mas por su cinematografía que por sus fotografías, muchas de las cuales son tesoros inéditos que están en poder de su hija Beatriz, en la capital boliviana.
Con motivo de un viaje, la Reina Sofia le regaló a principio de los 90´una cámara fotográfica, pero para entonces ya se dedicaba por completo a la ganadería y también pasó a manos de su hija.

Aunque nunca quiso volver a Alemania, días antes de morir pidió a su hija, Heidi que le enviara una bolsa con tierra alemana para esparcirla sobre su tumba

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Sic Semper Tyrannis

Selección de Artículos de la Guerra de Secesión Americana

Al otro lado de ese Derecho

Si todos estamos de acuerdo... algo no funciona. A estas alturas ya debemos saber que, en cuestiones jurídicas, todos llevamos un seleccionador dentro.

La última batalla

Historia, personajes y material de guerra

My Vietnam Experience

The Vietnam War, through my eyes.

A %d blogueros les gusta esto: