La última batalla


Sobibor, la historia

Sobibor junto con Belzec y Treblinka fue el segundo de los tres campos de concentración creados como parte de la “Aktion Reinhard” (Operación Reinhard). Su ubicación era un pequeño pueblo llamado Sobibor, en el distrito de Lublin, Polonia Oriental, lugar escogido tanto por su aislamiento como por su proximidad a la Estación de Ferrocarril.

Su construcción se inició en Marzo de 1942, siendo supervisada inicialmente por el SS Obersturmführer Richard Thomalla.
En Abril de ese mismo año, cuando el campo ya estaba operativo pasó a manos del SS Obersturmführer Franz Stangl, un veterano nazi, precursor del programa de eutanasia, y que a mediados de ese mes probó por primera vez la eficacia de las cámaras de gas con 250 prisioneros judíos provenientes del campo de trabajo de Krychow . En Agosto Stangl fue trasladado al campo de Treblinka, cediendo el mando al SS Obersturmführer Franz Reichleitner.

El campo era un rectángulo de 400x600m, rodeado por una doble alambrada de espinos de 3m y parcialmente entrelazada con ramas de pino para impedir la observación desde el exterior. En la zona anexa se establecieron desde el verano de 1943 varios campos de minas, cuyo fin además de servir para disuadir posibles intentos de fuga era que los habitantes locales no entraran en contacto con los prisioneros.

Su interior estaba compuesto por tres áreas principales: administración, recepción, y exterminio. Se dividía en 5 zonas cercadas entre sí, y con torres de vigilancia en sus esquinas:

-Zona Garrison (Vorlager): Allí se encontraban la plataforma del ferrocarril, las casas de los 20 SS y 100 guardias ucranianos procedentes del campo de entrenamiento de las SS de Trawniki y que custodiaban el campo, además constaba de la armería, las cocinas y la panadería.
-Campo I: Barracones de los prisioneros y talleres.
-Campo II:Lugar donde los recién llegados eran desprovistos de su equipaje y ropas, y donde todo era procesado.
-Campo III: Cámaras de gas, piras donde eran quemados los cadáveres y casas de los prisioneros que trabajaban allí.
-Campo IV: Construido en verano de 1943, servía de almacén para albergar munición capturada al enemigo.

Los prisioneros llegaban constantemente a Sobibor, unos en camión, otros a pie, pero la mayoría llegaban en tren. Cuando los vagones estaban llenos, la locomotora abandonaba la Estación y ponía rumbo al campo.


Frente a la Estación

El tratamiento de los prisioneros era diferente si provenían del Este o el Oeste. Si los judíos eran europeos Occidentales, llegaban en trenes de pasajeros, y generalmente bien vestidos, ya que los nazis les habían dicho que el viaje tenía como fin reestablecerles en el Este. Para continuar con el engaño, las víctimas eran ayudadas a bajar su equipaje por presos del campamento, vestidos con uniformes azules.
Si los judíos eran europeos Orientales, descendían de vagones de ganado y en medio de gritos, chillidos y fuertes golpes.

Una vez dejado el equipaje en la rampa se producía uno de los momentos mas traumáticos, la separación. Se formaban dos filas, una con hombres y jóvenes y otra con las mujeres, niños y ancianos. A los incapacitados se les ordenaba separarse para (según les decían) llevarles a un Hospital, cuando en realidad eran fusilados casi de inmediato.

Si el campamento necesitaba abastecerse de nuevos trabajadores, un guardia gritaba entre las líneas para obtener sastres, costureras, herreros, carpinteros…etc. De los miles, con suerte sólo unos pocos serían los elegidos.


Prisioneros realizando diversos trabajos.

Los seleccionados para trabajar pasaban al Campo I, donde eran registrados y distribuidos por los talleres. La mayoría no sabía que estaban en un campo de exterminio, y preguntaban a los veteranos que cuando podrían ver a sus familias. Cuando eran conscientes de que el extraño olor provenía de cuerpos amontonados y que las piras que veían a lo lejos provenía de su incineración, muchos se suicidaban.

Aproximadamente 600 reclusos trabajaban en la zona de Vorlager, Campo I, y Campo II. Algunos desarrollaban labores específicamente para la SS , haciendo abalorios de oro, calzado, ropa, limpiando coches, o cuidando de los caballos, aunque también podían clasificar la ropa de los prisioneros, descargar y limpiar los trenes, cortar la madera para las hogueras, quemar los objetos personales no útiles, cortar el pelo…etc
Estos presos vivían aterrorizados y en constante peligro de muerte, las palizas y humillaciones eran constantes, siendo en muchas ocasiones el propio aburrimiento de los SS la causa de su muerte a consecuencia de macabros “juegos” habituales para pasar el rato.
A pesar de este infierno, los presos de Sobibor socializaron, y muchas de las aproximadamente 150 mujeres que formaban parte de este colectivo, establecieron relaciones con otros prisioneros.

El grupo de trabajadores del Campo III estaba formado por 200 personas, pero ambos grupos no tenían relación, ya que vivían y trabajaban por separado. El trabajo de estos hombres consistía en sacar los cuerpos de las cámaras de gas, buscar entre ellos los objetos de valor y enterrar los cadáveres (de Abril a finales de 1942) o quemarlos (de finales de 1942 a Octubre de 1943).
Ningún preso del Campo III sobrevivió.

El resto de prisioneros encabezada por la fila de mujeres y niños y seguida de la de hombres avanzaba su camino a pie por el campo. En el trayecto podían ver casas con jardines de flores donde se leían carteles como “La pulga feliz” o “El nido de la golondrina”, además de otras indicaciones que apuntaban a las “Duchas” o la “Cantina”. Todo esto ayudaba a engañar a las incautas víctimas, para las que Sobibor les parecía demasiado tranquilo para ser un campo de exterminio.


Incluso había una pequeña capilla

Antes de llegar al Campo II se les mandaba dejar sus bolsos y pertenencias personales en otro edificio cercano, tras lo cual eran conducidos a la plaza central donde normalmente un Oberscharführer con bata blanca para simular que era médico les daba un corto discurso. Se les decía que les llevarían a trabajar a Ucrania, pero que antes había que desparasitarlos para evitar epidemias, debían quitarse la ropa, dejarla bien doblada y recordar el lugar donde la habían dejado.
Una vez desnudos y habiendo doblado su ropa, las víctimas entraban en un pasadizo construido con alambre de espino entrelazado con ramas de árboles , llamado por los nazis “Himmlestrasse” o “Camino al Cielo”.

Antes de entrar al Campo III, las mujeres con pelo largo pasaban por una sala donde se lo cortaban.
Al final del túnel había un gran edificio de ladrillo con tres puertas separadas. En cada una de esas habitaciones similares a grandes duchas había espacio para aproximadamente unas 160-180 personas. Una vez dentro, las puertas se cerraban y en el exterior un oficial de las SS o un guardia ucraniano arrancaba un motor de 200cv y 8 cilindros para que el monoxido de carbono discurriera por unos tubos instalados a este fin y penetrara en las habitaciones.
Tras una breve ventilación los cuerpos eran sacados en carritos por los trabajadores del Campo III.

De este modo de 450 a 500 personas podrían ser asesinadas a la vez, pero este ritmo era insuficiente para los nazis, y en el otoño de 1942 se crearon otras tres cámaras adicionales. Se estima que unas 250.000 personas murieron de este modo en Sobibor.

Todo el proceso desde la llegada del tren hasta el entierro o quema duraba solamente dos a tres horas. Durante ese tiempo otros prisioneros eran obligados a limpiar los vagones (había espacio para unos 20 en Sobibor) para que ese tren partiera y llegara otro.
Sin embargo desde el verano de 1943, los trenes llegaban con menos frecuencia, y los trabajadores del campo, que sabían que se les permitía vivir sólo para mantener el proceso de muerte, comenzaron a preguntarse si esta ralentización era debida a si los alemanes habían concluido su objetivo de aniquilar a todos los judios de Europa. Empezaron entonces a correr rumores de que el campo iba a ser liquidado.

Leon Feldhendler decidió que ese era el momento de planear una fuga. A pesar de no llegar a los 40 años Feldhendler había sido el representante del Jundenrat del Ghetto de Zolkiewka, y por tanto era respetado por el resto de los presos.


Leon Feldhendler

Durante el año que llevaba en Sorbibor había presenciado varias fugas individuales que se habían saldado con severas venganzas contra el resto de los presos, motivo por el cual decidió que el plan de fuga debía incluir a todo el campamento. Este ambicioso plan necesitaba a una persona con experiencia militar y que ejerciera el papel de líder y en esos momentos en Sobibor nadie cumplía ambas condiciones.

En el 23 de Septiembre de 1943, un tren que partió de Minsk llegó a Sobibor. A diferencia de la mayoría de las llegadas, 80 hombres fueron seleccionados para trabajar, ya que las SS estaban preparando un edificio del Campo IV y hacía falta hombres fuertes para su construcción. Entre esos escogidos figuraba el Teniente Alexander “Sasha” Pechersky junto con algunos de sus hombres.


Alexander “Sasha” Pechersky

Sasha era un prisionero de guerra soviético, había sido enviado al frente en Octubre 1941 pero fue capturado cerca de Viazma. Después de haber pasado por varios campos, los nazis descubrieron durante un registro que Sasha había sido circuncidado, y por tanto al ser judio fue enviado a Sobibor.

Tres días después de llegar, Sasha y otros prisioneros salieron a cortar madera. Al estar agotados y hambrientos levantaban las hachas y la dejaban caer sobre los tocones. El Oberscharführer Karl Frenzel vigilaba al grupo y castigaba regularmente a los presos con 25 latigazos. En una de estas ocasiones Frenzel notó que Sasha había dejado de trabajar para ver el castigo, y le dijo: “soldado ruso, ¿acaso no le gusta mi forma de castigar a este idiota? Le doy exactamente cinco minutos para cortar este tocón. Si lo hace obtendrá un paquete de cigarrillos, pero si se pasa de ese tiempo, aunque sólo sea por un segundo, se le castigará con 25 latigazos”.
Parecía una tarea imposible, pero Sasha atacó el tocón con toda su fuerza y con verdadero odio, acabando la tarea en cuatro minutos y medio. Frenzel entonces cumplió su promesa y le entregó el preciado paquete de cigarrillos, pero Sasha se negó a cogerle diciendo: “Muchas gracias, pero no fumo”, volviendo de inmediato al trabajo.
Frenzel se alejó unos minutos y volvió con pan y margarina, entregándoselo de nuevo a Sasha, éste al verlo lo negó de nuevo: “Gracias, pero las raciones que nos dan me satisfacen plenamente”. Frenzel enfureció, pero en vez de azotar a Sasha, se giró y marchó bruscamente.

Este incidente se extendió rápidamente por el campo, era la primera persona que había tenido el valor de desafiar a un SS y había tenido éxito.
Tanto Sasha como su amigo Shlomo Leitman se encontraron días después con Feldhendler y en ese encuentro ambos manifestaron que si deseaban huir no debían esperar ayuda exterior, deberían tomar la iniciativa. Tanto era así que algunos de los hombres de Sasha que ya tenían en mente la fuga tuvieron que ser convencidos por parte de Feldhendler para que el acto fuera masivo.

Pronto decidieron trabajar todos juntos y para no llamar la atención se pasarían la información sobre la rutina del campamento, su disposición, guardias…etc por un intermediario llamado Shlomo Leitman. Con esos datos Sasha empezó a trazar el complicado plan.

En un primer momento se planeó cavar un túnel desde el taller de carpintería y que además de librar el cerco perimetral debía terminar mas allá del campo de minas. El trabajo comenzó a primeros de Octubre, pero pronto surgieron las dudas ya que con sus dimensiones no habría tiempo para evacuar a todo el campo y podían surgir disputas por entrar en él antes que el resto. No obstante nada de esto se llegó a comprobar ya que las fuertes lluvias del 8 y 9 de Octubre arruinaron el plan.

La siguiente idea no fue un escape masivo, sino una revolución. Sasha ordenó a los trabajadores de los talleres la preparación de arcaicas armas manufacturadas como cuchillos y hachas.

Por entonces Franz Reichleitner, Comandante del Campo estaba de vacaciones y el día 12 de Octubre el cruel, desconfiado e inteligente Oberscharführer de las SS Gustav Wagner preparaba las maletas para disfrutar de las suyas.
Esta circunstancia supuso el empuje definitivo para iniciar el levantamiento, y la noche del 11 al 12 de Octubre se concretaron los planes: los soldados soviéticos se repartirían por los diferentes talleres y tras atraer individualmente a los SS a su interior, ya fuera para recoger productos que habían ordenado fabricar o bien con alguna que otra excusa que atrajera su codicia. Una vez dentro de los talleres, los SS debían ser eliminados de forma silenciosa para que con sus gritos no alertaran a los guardias o al resto de los soldados de lo que estaba sucediendo.
Una vez que los SS fueran eliminados los prisioneros cortarían las líneas telefónicas para ganar tiempo antes de que llegaran refuerzos y aprovechando el amparo de la oscuridad huirían en masa. Suponían que los guardas ucranianos que contaban un pequeño suministro de municiones no presentaran resistencia y consintieran la fuga.

El plan sólo era conocido por un pequeño grupo de presos para evitar que los SS advirtieran algo fuera de lo normal en el comportamiento de los reclusos y se desataran las sospechas de que algo se estaba preparando.
Se decidió que el día siguiente, 13 de Octubre fuera el día de la rebelión.

El día llegó, y el temor entre los presos era parejo a su esperanza y tensión. Casualmente esa mañana llegó un grupo de soldados de las SS proveniente del campo de trabajo de Ossowa. Con esos refuerzos sería imposible llevar adelante el plan, y por tanto todo fue reprogramado para el día siguiente.
Al amanecer del 14 de Octubre el entusiasmo entre los prisioneros era enorme y a mediodia las escasas y arcaicas armas elaboradas en los talleres fueron repartidas entre los equipos formados por dos hombres que serían los encargados de participar activamente en la rebelión.

Las alarmas saltaron cuando el Oberscharführer Karl Frenzel entró en la carpintería y al ver a un prisionero con su mejor ropa le preguntó si iba a ir a una boda, además otros muchos llevaban puesta mas ropa de lo normal.
Poco después el SS Unterscharführer Walter Ryba entró con una ametralladora al Campo I y se llevó con él a cuatro prisioneros. El uso de ese armamento no era habitual y las sospechas de que el plan ha sido descubierto aumentaron.
Sasha por fortuna descubrió que el motivo de portar esa arma era únicamente por motivo de seguridad ya que el soldado alemán en esa ocasión no contaba con el apoyo de ningún guardia ucraniano.


Guardias ucranianos

Los asesinatos comenzaron por la tarde. En el “Vorlager” Leon Feldhendler organizó los movimientos y allí fueron eliminados los siguientes SS (hay discrepancias respecto a las ubicaciones y nombres):
José Wulf (Unterscharführer): Su muerte ocurrió en el almacén, y con el pretexto de ponerle una capa nueva entre dos hombres le propinaron un hachazo en la cabeza. Su cuerpo fue ocultado entre otras ropas, su sangre cubierta con arena y su armamento arrebatado.
Thomas Steffel (Scharführer) : También fue engañado y eliminado en el almacén.
Josef Vallester (Scharführer): No se conocen las circunstancias de su muerte.
Kurt Beckman (Scharführer): Fue reclamado también en el almacén, pero cuando se dirigía allí volvió de forma precipitada a su oficina. Allí fue sorprendido por tres reclusos que le apuñalaron. Ante la imposibilidad de ocultar el cuerpo lo dejaron detrás del escritorio.
Gualterio Ryba (Unterscharführer): Asesinado en el garaje. Este caso preocupó a Sasha ya que su cuerpo estaba muy cerca de los dormitorios de los SS y de los guardas ucranianos, siendo alta la posibilidad de ser descubierto.

Sasha organizó todo lo relativo del Campo I:
Johann Niemann (Unterscharführer): El Comandante eventual del campo fue eliminado en el taller del sastre cuando acudió a probarse un nuevo uniforme.
Goettinger (Oberscharführer): El jefe del Campo III fue asesinado en el taller del zapatero cuando se le llamó para que se probara unas botas nuevas.
Siegfried Greischutz (Scharführer): El jefe de la guardia ucraniana murió en el taller del sastre cuando se probaba su nuevo abrigo de invierno.
Klat: El guardia ucraniano que entró en el taller del sastre para buscar a su jefe encontró allí su muerte.
Friedrich Gaulstich (Scharführer): Murió en el taller de carpintería.


Funerales por los SS muertos

A las 17:10 h, veinte minutos antes de la hora acordada los presos se reunieron con Sasha. Éste les informó que la mayoría de los alemanes estaban muertos, que su día había llegado y que debían huir. Los que lo consiguieran informarían al mundo de lo sucedido allí.

Mientras, el cuerpo de Kurt Beckman fue descubierto y el toque de alarma precipitó la sublevación. Los prisioneros, que empezaron a cortar las alambradas con hachas, cuchillos y tijeras empezaron a oir los primeros disparos. Las explosiones de las minas se unieron al tumulto reinante y mientras el suelo se llenaba de muertos algunos hombres llegaron a la armería produciéndose un intercambio de fuego con los centinelas apostados en las torres de vigilancia.


Escena de la película “Escape de Sobibor”

Aproximadamente 300 personas lograron cruzar los campos de minas y llegar a los bosques cercanos. Allí se intentaron agrupar las familias y se formaron pequeños grupos que trataron de buscar alimento y algún lugar para ocultarse.
Sasha lideraba un grupo de 50 presos y el día 17 de Octubre eligió a los hombres armados y recolectó todo el dinero con el fin de comprar alimentos y hacer un reconocimiento. El resto protestó, pero Sasha prometió volver.
Nunca lo hizo, después de mucho tiempo esperando y sintiéndose traicionados, el grupo se dividió en otros mas pequeños y se dirigió en direcciones diferentes..

Durante los cuatro días que siguieron a la fuga 100 de los 300 fugados fueron capturados y fusilados, el resto siguió huyendo y ocultándose, aunque la mayoría también fueron ejecutados con posterioridad por las autoridades polacas. Sólo sobrevivieron a la guerra entre 50 y 70 de ellos, un número muy elevado teniendo en cuenta que si no se hubiesen revelado hubieran muerto todos con total seguridad.

Sasha fue uno de los que sobrevivió, y manifestó que su acto de en las afueras de Sobibor era indispensable, ya que el grupo era muy numeroso y las posibilidades de sobrevivir en grupos pequeños era mas grande.

Después de la fuga y con ayuda de un campesino cruzó a la URSS (noche del 19 al 20 de Octubre), incorporándose a una unidad de partisanos soviéticos y llevando a cabo ataques y sabotajes contra las tropas e infraestructuras nazis organizados en pequeños grupos de guerrilleros.
En 1944 estando herido de gravedad en una pierna, regresó a la vida civil con la intención de volver a ejercer como profesor de música, pero fue pronto arrestado por la NKVD acusado de dejarse capturar (delito de traición en tiempos de Stalin) y siendo condenado en un campo de trabajo soviético.
Fue puesto en libertad en medio de un clamor internacional por su vital papel en la fuga de Sobibor.

Declaró en los Juicios de Nuremberg y murió el 19 de Enero de 1990 en Rostov-on-Don (Rusia)

A consecuencia de la fuga de Sobibor, la mas grande de la Segunda Guerra Mundial, Heinrich Himmler ordenó cerrar el campo. Se destruyeron los edificios y se plantaron árboles.

En el verano de 1944, la zona de Sobibor fue liberada por el Ejército Rojo y por las fuerzas polacas

En 1965 se realizó en Hagen (Alemania Occidental) un juicio a 11 de los miembros de las SS que habían estado destinados en el campo de Sobibor. Uno de ellos fue condenado a cadena perpetua, cinco recibieron penas de entre tres y ocho años de prisión, cuatro fueron absueltos y uno se suicidó.
La zona es hoy en día Santuario Nacional de Polonia donde grupos de niños van a visitar el Mausoleo y el Memorial allí levantados en grupos organizado por sus escuelas.


21 comentarios so far
Deja un comentario

La verdad es una de las peliculas la cual me llena de mucha tristesa por lo que tuvieron que pasar esa pobre gente siento mucho door por ellos

Comentario por nataly velas quez

Gracias… me ayudo de mucho este pequeño tema… en un trabajo de investigación… muchas felicitaciones… y exitos al autor… 🙂

Comentario por cristian

soy de guayaquil ecuador donde puedo encontrar el video escape de sobibor

Comentario por damian

Escape De sobibor es una pelicula un tanto vieja, muy buena, muy cruda; te recomiendo amigo tambien ver “El pianista” y “ultimo tren a Auswitch”. terrible testimonio de lo que hicieron los Nazis mal paridos.

Comentario por Omar Velez

esta pelicula me hizo buscar informacion sobre todo lo ocurrido en el holocausto; es terrorifico lo que encontre, como las potencias dejaron que eso pase??? sabian que ocurria. lo sabian.

Comentario por Omar Velez

Encuentro una muy bella historia, muy real y dolorosa. No he podido verla, no se como bajarla

Comentario por josé urbina

UNA SUPER PELICULA,SIEMPRE ME GUSTO SABER DE ESTO QUE PASO EN EL TIEMPO DESASTROZO DE HITLER UN SER REPUDIANTE, QUISIERA SABER MAS DE LO QUE PASO CON LOS SOBREVIENTES POR EJEMPLO QUE PASO CON LUCA QUIEN SIRVIO COMO PAREJA DE SASHA EN FIN..SALUDOS DE PERU – LIMA

Comentario por DIANA

es una magnifica pelicula me encantó y quisiera que los periodistas hagan una investigacion sobre la biografia de ana fran una niña judia que escribió a los 13 años su diario ,,, asi aganme ese favor ok ,,, me encantó la mejor pelicula de la decada del 80 ,,,,,,,,,

Comentario por joao cortez valentin

Me gustaria muchisimo poder conseguir la pelicula si alguien me podria decir como se lo agradeceré

Comentario por susana peretta

Hola Susana.

Copia este enlace y la podrás ver online:

http://www.megavideo.com/?s=dospuntocerovision&v=SVBSP72R&confirmed=1

Comentario por jesuspdlr

leí el rsumen en la revista selecciones de septiembre y como algo recordaba,investigué en esta página.me sorprende mal la maldad de los nazis siempre y las historias devida son innumerables.es increible la fortaleza de los sobrevivientes.

Comentario por nancy

La historia es cruenta,pero a la vez muestra la resistencia de un pueblo con una gran entereza

Comentario por susana peretta

Soy nieta de sobrevivientes de esta gran matanza industrial de personas, para quienes aun no pueden creer hasta donde llega la maldad del hombre recomiendo ésta película pero a la vez le recomiendo que además del filme, investigue, lea, escuche testimonios de sobrevivientes, hasta el punto que no puedas más con lo que lees, tal vez solo así podamos concientizarnos y de alguna manera evitar que algo así vuelva a ocurrir.

Comentario por Rita Kaufman

atroz lo hiceron con el pueblo judío pese a que algunos manifiestam que es una exageración

Comentario por león

la neta yo ley el libro de sobibor es una historia bastante chidota pero para mi es una historia comprendida yo la comprendo

Comentario por jose

Recomiendo que la vean es buena, vi la pelicula en dos oportunidades, no se imaginan la cruedad y barbarie de los mal…. nazis, con todos los que sufrieron en esta historia

Comentario por NELCY SANCHEZ

es una pelicula q recomiendo ver es muy buena culturalmente y nos deja una gran enseñanza pero tu debes verla detalladamente para descubrirla, hubieron escenas que nunca olvidare pero me produce muxa tristesa recordarlas.

Comentario por debora valentina jerez quezada

ola soy de chepen _peru _la libertad me encanto esta pelicula x cierto es muy linda y dolorosa a la vez q pena besos bay

Comentario por yeraldine machuca medina

triste ver la pelicula e imaginarme lo que tuvieron que sufrir en realidad todas estas personas en esa epoca tan inhumana y de exterminio racial e ideologico, y ver hasta donde la maldad enfria el corazon de gente sin alma sin escrupulos, DIOS vendra´por todos aquellos que anhelamos justicia por la sangre inocente derramada y que lamentablemente se sigue derramando en la actualidad.

Comentario por FRANKLIN

No me cansaría de ver esta película ,es muy dolorosa ,pero es la realidad, no puedo entender hasta donde puede llegar la maldad del ser humano…

Comentario por Karina Huaranga

la pelicula en si nuestra la realidad qe vivieron muchisima gente no me imagino haber presenciado ese momento tan horrible cuando manda asi como si nada a la gente a las duchas qe en realidad eran para matarlos no me imagino como hay gente tan mala y sin corazon por los niños, por las mujeres y ancianos de matarlos asi como si nada qe atros yoo no tenia idea de que esto habia pasado pero mi profesor de historia me hizo ver la pelicula a la fuerza y saber la realidad qe habia pasado la gente en el periodo entre guerras muy triste no se que mas decir…..

Comentario por Nicole




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Sic Semper Tyrannis

Selección de Artículos de la Guerra de Secesión Americana

Al otro lado de ese Derecho

Si todos estamos de acuerdo... algo no funciona. A estas alturas ya debemos saber que, en cuestiones jurídicas, todos llevamos un seleccionador dentro.

La última batalla

Historia, personajes y material de guerra

My Vietnam Experience

The Vietnam War, through my eyes.

A %d blogueros les gusta esto: