La última batalla


Tora Bora, buscando a Bin Laden (I)
12 mayo 2009, 10:36
Filed under: Programas | Etiquetas: , , ,

Durante la búsqueda de Bin Laden en Tora Bora se tocaron todos los palos, en primer lugar las fuerzas americanas basaron el rastreo en localizar las cuevas y complejos de túneles. Se observaron siete puntos.

1) Las cuevas y sistemas de túneles se encontraban en lo alto de las montañas, y el primer paso de los militares americanos fue buscar pruebas que indicaran vínculos de transporte, es decir, signos de caminos y sendas usados para el tránsito de hombres o animales de carga como caballos y mulas.

2) Las entradas a las cuevas era también una importante pista a seguir, se buscaron orificios naturales, elementos metálicos de cerramiento y estructuras artificiales de camuflaje que podían ser usadas para ocultar potenciales entradas.

3) Un tercer punto que se basa en la observación del terreno consiste en las evidencias de presencia humana que representa un numeroso contingente de hombres.
Aunque se intenten ocultar pistas siempre se deja un rastro: vehículos abandonados, armamento, residuos…etc.
Las Fuerzas Especiales de todo el mundo son adiestradas en técnicas consistentes en identificar a los enemigos según lo que dejan a su paso.

4) Otro elemento a tener en cuenta fue la ventilación. Todo sistema subterráneo necesita aire, y a veces calefacción. Se usaron sensores térmicos para encontrar el aire caliente que pudiera salir a la atmósfera por los conductos de ventilación.

5) Si se daban por buenos los informes de Washington, se conocía que Bin Laden viajaba con una gran guardia personal. Por tanto su base tenía que estar muy bien protegida, y el emplazamiento de lugares fortificados que pudieran ocultar un amplio contingente de fuerzas y armamento podía ser indicio de su presencia.

6) Un elemento que no pasó por alto fue el movimiento de dinero. Alguien que permanece durante largo tiempo en una base oculta necesita combustible y alimentos. Se siguieron por tanto los movimientos de dinero que pudieran tener origen o destino esas montañas.

7) Durante la ocupación soviética, los Mujahideen usaron un sistema de cultivo llamado Karez, en el que se aprovechaban las aguas subterráneas.
Los americanos pidieron consejo a un experto de la Universidad de Nebrasca, el cual afirmaba que la entrada a los túneles podía localizarse buscando inusuales cantidades de vegetación en zonas secas.

Mientras esto acontecía, los satélites espías seguían “escaneando” Tora Bora.
Las capacidades de estas máquinas no son de dominio público, pero se cree que son capaces de identificar objetos de hasta 10 cm, y desplegando su sistema avanzado de rádar, son capaces de obtener imágenes de una calidad similar a la de las fotografías en cualquier condición climatológica.

La guerra en Afganistán fue testigo de la aparición del “Global Hawk”, un nuevo avión no tripulado de vigilancia aérea diseñado para volar a una altura de hasta 60000 pies durante 24 horas seguidas. Este fantástico avión recoge información con tres herramientas:

– Equipo óptico/fotográfico
– Equipo de infrarrojos
– Radar de Abertura Sintético: Produce unas imágenes tan nítidas que parecen fotografías y que unidas a las infrarrojas puede proporcionar información sumamente detallada sobre el objetivo.

Otra parte fundamental fue el trabajo de campo, ya que si bien los satélites y aviones espías pueden identificar áreas, la información y sospechas hay que confirmarlas en el terreno. Para esto también se echó mano de los avances tecnológicos:

-Sensores de infrarrojos: Son fundamentales en el ejército, convierten la noche en día y detectan la más mínima diferencia en la retención de calor que emiten o reflejan los objetos. Los mejores equipos de infrarrojos son de un tamaño similar a una cámara digital y fueron muy útiles en detectar paredes y túneles en el interior de las montañas.
-Sensores espectroscópicos: Este es un fenómeno que avanza a medida en que lo hace la informática. Cuando la luz se refleja en un objeto, su longitud de onda de luz cambia ligeramente por la composición del mismo. El ojo humano detecta algunos de estos pequeños cambios, como lo son los colores, pero sin embargo estos sensores detectan otras logitudes de onda que no pueden ser percibidas por el ojo humano. Para nosotros, una entrada camuflada a una cueva puede pasarnos desapercibida, pero este instrumento identifica los metales de la puerta y los minerales de la roca.
-Detectores de lidar (Light Detection and Ranging): Este es uno de los más sofisticados sensores de imágenes, y es básicamente una versión de láser.
Lidar transmite una señal hacia un área punto de la atmósfera, parte de esta señal se recibe de nuevo con una longitud de onda ligeramente diferente tras golpear don los elementos de la atmósfera. El receptor puede “averiguar” lo que son esos elementos mediante la comparación de ambas longitudes de onda.
Los científicos usan esta técnica para supervisar la calidad de aire e investigar las propiedades de emisiones volcánicas. Respecto a su uso militar, Lidar puede ayudar a identificar rastro de gases provenientes de la combustión de vehículos, generadores y se podría potenciar hasta el límite de localizar el aliento exhalado por un soldado emboscado.

No todos los sensores militares están diseñados para su uso a larga distancia, y por eso se investigó sobre como utilizar otra gama de técnicas para proporcionar una imagen del subsuelo.

-Estudio Magnético: Se buscan fluctuaciones en el campo magnético terrestre o la presencia de otros campos creados por objetos como tuberías, cables o metales.
Este elemento se usa también para la búsqueda de bombas y minas sin detonar.
-Rádar de penetración del suelo (GPR): Con él se puede localizar cualquier objeto subterráneo mediante la creación de una sección transversal de la zona a estudiar. Esta es una técnica ideal para la identificación de cuevas, túneles o pozos antiguos, ya que la alta frecuencia del radar proporciona una imagen detallada de lo que hay debajo de la superficie, por ejemplo, tuberías enterradas o estructuras artificiales.
En el ámbito civil suelen ser usados también por los arqueólogos.
-Estudio de la Gravedad: En todo el mundo hay variaciones diminutas en la fuerza de la gravedad. Estas son causadas por variaciones en la densidad de rocas y objetos en la tierra. Una estancia en el subsuelo crea un cambio casi imperceptible en la gravedad que puede ser identificada por este sensor especial.
Estos instrumentos no son nada sencillos de utilizar y requieren experiencia y paciencia para proporcionar datos exactos.

Una vez que un objetivo potencial ha sido identificado, los militares pueden usar un dispositivo conocido como sensor de tierra, destinado a vigilar y esperar a que algo pase por su zona de acción. Estos elementos pueden alertar sobre la presencia de fuerzas militares hostiles mediante:

-Vibraciones causadas por personas o vehículos
-Movimientos de noche recogidos por infrarrojos, así como la velocidad y dirección del movimiento.
Los sensores retransmiten la información a un centro de mando donde un ordenador portátil puede ser suficiente para analizar los datos y proporcionar la información necesaria.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Sic Semper Tyrannis

Selección de Artículos de la Guerra de Secesión Americana

Al otro lado de ese Derecho

Si todos estamos de acuerdo... algo no funciona. A estas alturas ya debemos saber que, en cuestiones jurídicas, todos llevamos un seleccionador dentro.

La última batalla

Historia, personajes y material de guerra

My Vietnam Experience

The Vietnam War, through my eyes.

A %d blogueros les gusta esto: