La última batalla


Operación Flyswatter

Pese a la amplia experiencia acumulada tanto en la Segunda Guerra Mundial como en la de Corea respecto al tratamiento de las enfermedades transmitidas por los mosquitos y que afectaban a la capacidad de combate de los soldados, en 1965 el Ejército de los Estados Unidos no estaba preparado para hacer frente al mosquito Anopheles, insecto habitual en las Tierras Altas Centrales de Vietnam del Sur, y causante de multitud de bajas por producir con su picadura el contagio de la malaria.

Es conveniente recordar que durante la campaña en el Pacífico, la malaria ocasionó en las fuerzas aliadas mas bajas que las ocasionadas durante las acciones bélicas en dicho escenario.

Aunque las tropas seguían las medidas profilácticas recomendadas (pastillas de choloroquine-primaquine) , del 5 al 50% de los soldados americanos inicialmente involucrados en operaciones de combate en las regiones densamente forestadas de Vietnam del Sur desarrollaron dicha enfermedad (hablamos de mas de 10.000 hombres).
Así las cosas, no fue hasta casi dos años después, cuando el Departamento de Defensa dentro de su programa de Medicina Preventiva y con el fin de reducir el número de días/hombre afectados por la enfermedad, autorizó el estudio de un amplio programa de fumigación aérea con malatión, un insecticida organofosforado que no existe naturalmente y que había sido fabricado específicamente para el control de insectos.

A partir de los informes técnicos que manifestaban el impacto de la malaria entre el personal civil y militar, en Octubre de 1966 y hasta Diciembre de 1971 el Comando de Asistencia Militar de Vietnam (MACV) aprobó dentro del programa de defoliación “Ranch Hand”, la Operación Flyswatter.

Para acabar con el Anopheles en primer lugar tanto el Ejército como la Armada experimentaron con helicópteros UH-34 de los Marines que se denominaron “Helicopter Insecticide Dispersal Appara-
tus, Liquid” (HIDAL) y con modelos Bell UH-1D modificados.
Los resultados de los test realizados en Tailandia fueron satisfactorios, pero se estimó que los helicópteros resultarían muy vulnerables frente al posible fuego enemigo (los vuelos se realizarían a 45m) y muy baja su capacidad de transporte.
Debido al peligro que suponía para los observadores el pasar la noche en la selva vietnamita contando los mosquitos, nuevos ensayos se realizaron en la isla Con Son, un lugar seguro fuera de la isla del delta del Mekong. Los resultados fueron muy satisfactorios.

Finalmente y gracias a la experiencia de la USAF y de su unidad de fumigación conocida como “Special Aerial Spray Flight”(SASF), se recomendó utilizar aviones de transporte UC-123 modificados.
El 12º Escuadrón Aéreo comenzó con el trabajo de limpieza y modificación de uno de sus 18 UC-123. Aparte de los lógicos cambios técnicos como ventilaciones, puertas…etc, se quitó la pintura de camuflaje y se recubrió de un material que no se viera afectado por los componentes corrosivos del insecticida. Con ello también se esperaba que el enemigo los identificara por su llamativo color metalizado y que al estar desarmado no fuera derribado.

Aunque los conocimientos y experiencia de la SASF eran contrastados, su única misión en este caso fue la de proporcionar entrenamiento a las tripulaciones seleccionadas en su Base de Langley (Virginia).

El malatión se encontraba en las Bases de Bien Hoa, Cam Ranh Bay y Da Nang bajo la responsabilidad en cada una de ellas respectivamente de la 20ª Unidad de Medicina Preventiva del Ejército, el 105º Destacamento Médico del Ejército y de la Unidad de Medicina Preventiva de la Armada (sustituida posteriormente por la 172ª Unidad de Medicina Preventiva del Ejército).


UC-123 “Silver Bug Bird” en la Base de Bien Hoa (1968)

Todo ello era controlado por el MACV a través de 67º Grupo Médico del Ejército y la 44ª Brigada Médica.

Para lograr mas efectividad, lo ideal era fumigar 1 ½ hora después de amanecer y 1 ½ hora antes del atardecer, ya que en ese periodo es cuando los mosquitos estaban mas activos, y el insecticida era mas eficaz contra con insectos en vuelo que contra las larvas.

El malatión se aplicaba en una concentración del 57% y en una cantidad de 0,59 l por hectárea. Para que la unidad de fumigación partiera, el viento no podía superar los 10 nudos y la temperatura no debía ser mayor de 30ºC. Las misiones tampocose podían iniciar con lluvia o si ésta se había producido durante la hora anterior.

La “guerra contra el mosquito” contabilizó unas 1.300 misiones y se arrojó alrededor de 1,76 millones de litros de malatión concentrado sobre las 14 principales Bases Americanas y sus ciudades adyacentes. El tiempo de vuelo de cada misión era de aproximadamente dos horas, y siempre que el tiempo lo permitiera, se repetían cada nueve días.

A diferencia de las misiones con herbicidas, que al realizarse en zona hostil, requerían escolta, el MACV estimó que en Flyswatter el único UC-123 que partiría en cada vuelo, no debía contar con apoyo aéreo alguno.

Sí que se contó sin embargo con el apoyo del Departamento de Operaciones Psicológicas, que mediante el lanzamiento de panfletos instaba a no hacer fuego contra los aviones plateados ya que su misión era también beneficiosa para la comunidad y el producto rociado no era peligroso ni para cultivos, animales o población. Como refuerzo, una avioneta U-10 Helio-Courier con altavoces y perteneciente al 5º o al 9º Escuadrón Aéreo acompañaba al aparato anunciando sus intenciones.
Durante los cuatro años de Flyswatter sólo se recibió fuego desde tierra en muy raras ocasiones, como cuando se probaba cerca de zonas de combate.
En 1969 se unió a las operaciones otro UC-123.

A pesar del notable aumento de tropas americanas, la malaria se redujo entre el Ejército Americano en un 10%. El programa fue considerado un éxito, ya que el número de hombres/día perdidos se redujo de 228.000 en 1965 a 168.000 en 1970.

Finalmente el problema no quedó en Vietnam. Desde 1965 a 1969, dos de cada tres ingresos hospitalarios de miembros del Ejército de EEUU en el país asiático fueron a consecuencia de la malaria, y en muchos casos la rápida repatriación de los veteranos ocasionó la introducción de dicho parásito en sus respectivas naciones de origen, siendo éste el mayor problema médico importado a los EEUU por los soldados.


Hospitales hinchables americanos

Aunque Flyswatter fue ampliamente divulgado a través de canales civiles y militares, muchos veteranos de la Guerra de Vietnam confundieron la exposición a este insecticida con las misiones de defoliación del tristemente famoso Agente Naranja.

Actualmente existen estudios que relacionan la exposición a insecticidas como el malatión con el desarrollo del Parkinson


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Sic Semper Tyrannis

Selección de Artículos de la Guerra de Secesión Americana

Al otro lado de ese Derecho

Si todos estamos de acuerdo... algo no funciona. A estas alturas ya debemos saber que, en cuestiones jurídicas, todos llevamos un seleccionador dentro.

La última batalla

Historia, personajes y material de guerra

My Vietnam Experience

The Vietnam War, through my eyes.

A %d blogueros les gusta esto: