La última batalla


Operación Chavín de Huantar

Nos encontramos en la capital de Perú, Lima.

17-12-1996

A las 19:00 H el Embajador Japonés Morihisa Aoki y su esposa se encuentran en la puerta de su residencia dispuestos a recibir a los 700 ilustres visitantes que han sido invitados con motivo de la celebración de natalicio del Emperador Akihito.
Una hora mas tarde 14 miembros del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA) asaltan el local del Servicio Alemán de Cooperación, colindante con el jardín interior de la embajada japonesa. Una fuerte explosión derriba la pared común y los emeretistas ingresan en dicho jardín causando el pánico entre los invitados.

Son movilizadas las fuerzas policiales y se produce un fuego cruzado y lanzamiento de bombas lacrimógenas que obliga a los rehenes a tirarse al suelo.
La reacción de las autoridades se produce demasiado tarde, la Embajada ha sido tomada.

A las 21:30 H se establece comunicación con los secuestradores, al mando del grupo se encuentra el “Comandante Huertas”, identificado como Nestor Cerpa Cartolini, el cual reclama la liberación de miembros de su grupo que se encuentran en prisión.

Hasta medianoche se produce la liberación de las mujeres retenidas, entre ellas la madre y hermana del presidente Alberto Fujimori.

18-12-1996

Tras identificar a los invitados mas importantes y ubicarlos en la segunda planta del edificio, se anuncia que serán considerados prisioneros de guerra.
Se libera a 20 personas que pertenecen al personal de servicio, además de 5 embajadores extranjeros con el fin de que efectúen la labor de intermediarios.
Se permite el trabajo y asistencia de miembros de la Cruz Roja Internacional.

19-12-1996

Se produce una reunión entre el presidente Fujimori y el canciller japonés Yukihiko Ikedo para buscar una solución a la crisis.
Cuatro rehenes son liberados, ante la prensa leen un comunicado de los secuestradores. Posteriormente se dirigen al Palacio de Gobierno para hablar con el Presidente de la República.

20-12-1996

Son liberados 38 rehenes mas, entre ellos destaca el excandidato a la presidencia Alejandro Toledo, que lee un comunicado pidiendo al Gobierno diálogo.

Resto del mes de Diciembre:

Se siguen produciendo llamadas a la negociación, pero el Presidente Fujimori se mantiene firme y exhorta a los rebeldes a deponer las armas y liberar a los secuestrados.
Se producen numerosas liberaciones y son frecuentes las manifestaciones ciudadanas para rezar por los rehenes y pedir su liberación.
El día de Nochebuena se tiene conocimiento que el Gobierno Uruguayo ha liberado a dos miembros del MRTC presos en ese país.
Las reacciones internacionales se producen sin cesar, hay preocupación por los compatriotas retenidos, y entre todas destaca el ofrecimiento de un comando antiterrorista por parte del presidente ruso Boris Yesltsin.

Una fuerte explosión causada por un gato hace pensar que gran parte de la superficie del jardín se encuentra minada.

Como medida de presión el Gobierno suspende las visitas que miembros de la Cruz Roja Internacional efectuaban a diario a los terroristas encarcelados.
El día de Nochevieja un grupo de 20 periodistas burla la vigilancia policial y penetra en la Embajada, allí se produce una inesperada e insólita rueda de prensa.
Se permite la comunicación escrita entre secuestrados y familiares.

Enero de 1997

Ingresa en varias ocasiones en la Embajada el cardenál Juan Luis Cipriani y se van produciendo nuevas liberaciones.

Aún así la situación se encuentra bastante estancada y se comenta que hay países dispuestos a dar asilo a los secuestradores.
A día 17 de Enero sólo hay 74 rehenes, y Fujimori manifiesta que aplicará la fuerza si hay algún herido.
Se inicia una guerra psicológica entre miembros de las fuerzas de seguridad y secuestradores, en ocasiones se oyen disparos intimidatorios, se radia música militar con altavoces y aumentan las patrullas policiales alrededor del edificio.

Son mostrados carteles en las ventanas de la Embajada exigiendo la liberación de los presos.
Se produce un simulacro de liberación ante la prensa japonesa.

Febrero de 1997

Se conoce que el MRTA retira sus demandas y que están dispuestos a negociar, el miembro de la Cruz Roja Michel Minning y Monseñor Juan Luis Cipriani serán los interlocutores. No se produce ningún acuerdo.


Michel Minning entrando en la Embajada

Se efectúa una revisión médica a los secuestrados.
Continua la tensión, el día 10 los secuestradores lanzan una granada por presuntas provocaciones de los policías que acordonaban la zona.

Marzo de 1997

Viajes de Fujimori a la República Dominicana, Mexico y Cuba. Se rumorea que está buscando asilo para los emeretistas.
Se paralizan las negociaciones por la supuesta existencia de un túnel, el Presidente aboga por una salida pacífica de la crisis y Juan Pablo II pide la liberación de los 72 secuestrados.
Monseñor Juan Luis Cipriani pide a los secuestradores que depongan las armas y den paso a la paz, asimismo hace un llamamiento para que se llegue a un acuerdo.
El MRTU pide la participación de las Madres de Mayo para buscar una solución pacífica.

Abril de 1997

Fujimori advierte el día 5 que el uso de la fuerza debe ser el último recurso a utilizar en caso de fracasar las negociaciones. El día 17 los familiares de los secuestrados realizan una marcha de solidaridad en las proximidades de la residencia solicitando una solución pacífica.
El día 20 Nestor Cerpa restringe las visitas médicas a una vez por semana.
Dos días después empieza la operación “Chavín de Huantar”

La Operación

El gobierno peruano a la vez que mantenía una negociación con los secuestradores, entrenaba a soldados del Ejército del Perú en una réplica de la Embajada.


Réplica usada para el entrenamiento de los comandos

También fueron cavados túneles por varios mineros de la sierra peruana.
El nombre de la operación tiene su origen en dichos túneles ya que guardaban similitud a los efectuados durante la cultura preinca en el centro ceremonial de Chavín de Huantar, con una compleja red de caminos y túneles.

Durante las mañanas el ejército emitía marchas militares mediante altavoces en los alrededores de la Embajada. Los medios de comunicación especularon que era una maniobra para bajar la moral de los secuestradores ya que ese estruendo alteraba los nervios. Sin embargo, el verdadero motivo era evacuar la tierra extraída durante la noche por medio de camiones que salían de una casa ubicada en la calle posterior de la residencia.
Por tanto, el 22 de abril, cuando se habían cumplido 126 días del secuestro, la operación de rescate sorprendió al mundo por su precisión y eficacia.
Tras comprobar que los rebeldes estaban distraídos por medio de cámaras de video introducidas de forma secreta desde los túneles y micrófonos introducidos por personal militar de sanidad por medio de los cuales se comunicaban algunos rehenes de rango militar, se decide iniciar la operación. Se contaba con comandos de élite, francotiradores y equipos de demolición.

A las 15:23 H una explosión dio inicio a la operación.

Se voló el suelo del salón principal, donde un grupo de secuestradores jugaba al fútbol entonces 142 comandos irrumpieron por ese y otros accesos disparando sus fusiles de asalto.

Todos los rebeldes fueron abatidos, lo que generó entre familiares y testigos denuncias de ejecuciones extrajudiciales por parte de los comandos peruanos.
Uno de los rehenes, el magistrado Carlos Giusti, fue herido en una pierna, lo que le provocó la muerte; fue el único rehén muerto en la acción. Dos comandos también murieron, uno de ellos protegiendo a un rehén mientras escapaba por la azotea.

La operación duró 35 minutos.

Las reacciones

En una conferencia de prensa posterior, el primer ministro japonés, Ryutaro Hashimoto, aprobó la operación y mostró su agradecimiento al presidente Alberto Fujimori, y a quienes habían participado en ella.
Cuando se le preguntó sobre la forma y el momento en que se enteró la acción, reconoció que no había sido informado previamente y que se enteró a través del Ministerio de Asuntos Exteriores y una vez que el asalto ya estaba en marcha.
Este hecho causó también polémica ya que desde el punto de vista diplomático, ningún país puede realizar una acción dentro de una embajada extranjera sin previa autorización del país afectado. Hay que tener en cuenta que tanto las embajadas como las residencias de los embajadores son consideradas territorio nacional del país correspondiente.
También generó problemas y comentarios el macabro paseo que el presidente realizó por la embajada al día siguiente.


3 comentarios so far
Deja un comentario

puxa mil gracias x k ncontre mi tarea

Comentario por GRECITA

operativo realizado con los RRHH bien preparadas y sobre todo el plan estrategico,pero se desdibujo con el ajusticiamiento de los terrorista.segun comentarios expresados por los propios secuestrados en los que se encontraba el emb, de Japòn.la tecnologia utilizada y el apoyo de mineros me hace recordar a la pelicula TUNEL DE RATAS.

Comentario por roberto sanchez laos

felicito desde estas páginas a estos valerosos soldados, pero no dicen dónde va ser el simulacro, para llevar a mi hijo
Fritz Hennings

Comentario por fritz hennings




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Sic Semper Tyrannis

Selección de Artículos de la Guerra de Secesión Americana

Al otro lado de ese Derecho

Si todos estamos de acuerdo... algo no funciona. A estas alturas ya debemos saber que, en cuestiones jurídicas, todos llevamos un seleccionador dentro.

La última batalla

Historia, personajes y material de guerra

My Vietnam Experience

The Vietnam War, through my eyes.

A %d blogueros les gusta esto: