La última batalla


Los últimos Cazacarros del Reich

Año 1945, los blindados soviéticos se acercan irremisiblemente a Berlín, la caída del régimen nazi es inminente y con el enemigo a tan poca distancia el alto mando nazi empieza a considerar la opción del suicidio.
Como último intento de contener el avance de las tropas rusas, Hitler ordena la formación de la División Panzerjagd (cazacarros), nombre rimbombante donde los haya pero que tras su misión de destruir a los blindados T-34 y Stalin, se encontraban muchachos de las Juventudes Hitlerianas montados en bicicleta con dos lanzagranadas Panzerfaust atados verticalmente a su manillar y rueda delantera.

Se suponía que con la aparición inminente de los blindados rusos en la capital, tendrían que bajar de su bicicleta, entrar en acción contra ellos y destruirlos. No se disponía de suficientes cañones de 88mm y con ese ínutil sacrificio de vidas se buscaba defender Berlín a cualquier precio.
El entrenamiento tal como el resto de la Volkssturm era casi nulo, con las instrucciones que se incluían en el propio proyectil ya era prácticamente considerado suficiente.

Cuando se cuestionaba al maestro de la propaganda Goebbels sobre la poca eficacia de los Panzerfaust frente al blindaje de los tanques rusos, afirmaba al borde de la ira que esa historia era un completo desastre.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Sic Semper Tyrannis

Selección de Artículos de la Guerra de Secesión Americana

Al otro lado de ese Derecho

Si todos estamos de acuerdo... algo no funciona. A estas alturas ya debemos saber que, en cuestiones jurídicas, todos llevamos un seleccionador dentro.

La última batalla

Historia, personajes y material de guerra

My Vietnam Experience

The Vietnam War, through my eyes.

A %d blogueros les gusta esto: