La última batalla


AH-Cobra
25 agosto 2009, 8:55
Filed under: Armamento | Etiquetas: , , ,

Los helicópteros tuvieron un uso muy limitado durante la Segunda Guerra Mundial, pero en Corea ya empezaron a adquirir cierto protagonismo, destacando entre todos ellos el modelo Bell 47 OH-13 Sioux, que fue utilizado para efectuar evacuaciones médicas, misiones de búsqueda-rescate y comunicaciones.


Bell 47

Pronto se pensó que en un futuro no muy lejano también podrían realizar misiones de ataque y ser utilizados para proteger a la infantería. Por todo ello el Ejército Americano acopló a algunas unidades (de forma experimental) un par de ametralladoras de 7,62mm para evaluar su comportamiento.

En los años 60´ a medida que aumentaba la implicación de los EEUU en la Guerra de Vietnam, el helicóptero se volvió un recurso fundamental, y el UH-1 Huey (también de la casa Bell),y que voló por primera vez en 1956, se convirtió en la imagen típica del conflicto. En una guerra de emboscadas en un ambiente selvático, no se podían utilizar los medios ni seguir las tácticas usados en guerras anteriores, siendo el helicóptero el medio para paliar parte de esas diferencias.

El Huey se utilizó en misiones de transporte y desembarco de tropas en territorio hostil, para suministrar munición y alimentos, en evacuación de heridos y para la búsqueda de objetivos.


La 1st Cavarly Division llegó en Hueys no armados al Valle del Drang

Pronto se comprobó que en el terreno que se movía la infantería, los aviones de ala fija y los cazas no eran adecuados para proporcionar apoyo cercano, y se pensó en la posibilidad de que los Huey también pudieran realizar misiones de ataque.

En 1962 se acopló a algunas unidades dos ametralladoras del cal.30 (7,62mm) y 16 misiles de aleta plegable de 70mm, siendo utilizados por primera vez en 1963. Eran los primeros helicópteros de ataque con los que contó el Ejército de los EEUU.

El UH-1A fue posteriormente armado con combinaciones que alternaban ametralladoras M60C de 7,62mm, un cañón de 20mm, lanzagranadas de 40mm y lanzacohetes, formando así diferentes subsistemas de armamento. Dos ejemplos son el Subsistema M23 que contaba con la ametralladora de puerta M60 y que fue equipado en 4316 aparatos, y el Subsistema M21 que fue montado en 406 unidades y que portaba dos mini-ametralladoras M134 de seis tubos y 14 cohetes de 70mm.


Subsistema M23


UH-1B Huey con una mini-ametralladora y el lanzacohetes XM157 del Subsistema M21

Los Huey armados aunque a veces realizaban las mismas tareas de transporte, su misiones mas habituales, además de patrullar ríos y canales, fue ofrecer cobertura a los Huey no armados que transportaban soldados, ya que su vuelo a baja altura era una gran ventaja respecto a otras aeronaves en el objetivo de localizar al enemigo oculto.

Cuando el transporte de tropas era grande, un grupo de Hueys armados escoltaban al resto, y cuando se acercaban a su destino, se adelantaban, y escrutaban el terreno limpiándolo de posibles elementos hostiles. En un principio guardaban a modo de seguridad una altura de 450m, y repetían las pasadas tantas veces como consideraran oportuno, para posteriormente marcar con humo un lugar seguro para el aterrizaje.
Mientras se producía esta delicada operación, vigilaban desde las alturas para disparar en cualquier momento, y posteriormente y ya finalizado el desembarco de hombres, repetían su escolta hasta la Base.


Los helicópteros paliaron las dificultades del terreno, siendo claves en el transporte de unidades

El Huey armado resultó muy efectivo en estas misiones, pero muchas unidades fueron derribadas por la artillería del Vietcong. Se necesitaba por tanto algo mas veloz y menos vulnerable.

En Agosto de 1963 Bell presentó un modelo de prueba para demostrar al Ejército el potencial de un helicóptero de ataque. Se trataba del Modelo 207 Sioux Scout que era una modificación del Bell 47-OH 13 Sioux. Este prototipo contaba con un fuselaje aerodinámico, cabina en tandem y una torreta con dos ametralladoras M-60 de 7,62mm.


Bell 207

La idea triunfó entre los estamentos militares y se convocó un concurso, publicándose los requisitos en Agosto de 1964.
Curiosamente, Bell no ganó el concurso. El vencedor fue Lockheed con su AH-56 Cheyenne, que era también un helicóptero biplaza pero con tren de aterrizaje retractil. El Ejército encargó 10 prototipos, pero al comprobar que tardaría varios años en estar plenamente operativo (hasta 1970) y que la guerra en Vietnam no podía esperar, pidió alguna otra variante rápida y que se basara en algún helicóptero ya existente, cortándose de este modo los fondos para el Cheyenne.


AH-56 Cheyenne

Bell, que había seguido trabajando, presentó un Huey bastante modificado pero que contaba con varios dispositivos y piezas del original. Tenía un rotor de 2 palas alimentado por un motor turbo T52 L-11 de 1.100 C.V., una torreta con una ametralladora Gatling M134 de 7,62mmm (de 6 tubos), y unas alas embrionarias preparadas para albergar grupos de misiles no guiados, ametralladoras u otro tipo de armamento. Los asientos, la cubierta del motor y el sistema hidraúlico eran blindados, al igual que el morro, para que el artillero (que se sentaba delante manejando la torreta) tuviera mayor protección. Era el denominado Modelo 209.

El Ejército quedó convencido con el 209 y tras un periodo de pruebas en Base Aérea de Edwards (California), en Noviembre encargó 110 unidades.
Los primeros modelos llegaron con potencia de 1.400 C.V que proporcionaba el motor turbo T-53 L-13, una torreta con una mini-ametralladora de 8.000 proyectiles, dos de 4.000, o una combinación de una mini-ametralladora y un lanzagranadas M129 con 300 proyectiles.
Era el modelo AH-1G Huey Cobra, cuyas primera unidades se entregaron en Julio de 1967 a la 1st Cavalry Division, entrando en combate de inmediato.


AH-1G, también conocido como “Snake”

Sus resultados fueron excelentes, realizaba las mismas misiones que el Huey armado, pero con mas eficacia, precisión y con un mayor promedio de supervivencia.
En ocasiones también operaban con pequeñas unidades de tierra que actuaban como “cebo”del Vietcog, cuyos hombres cuando salían de sus escondrijos para atacar, se encontraban con la avalancha de fuego de los Cobra.

El AH-1G gozaba de la gran ventaja de que al contar con piezas y electrónica en muchos casos iguales que el Huey, era muy fácil de reparar y la tarea de reponer su armamento se realizaba de forma inmediata, manteniendo la parada en tierra al mínimo.


Torreta M28 y el sencillo sistema de alimentación del lanzagranadas M129

A finales de 1968 el Ejército contaba con 337 unidades, las cuales fueron evolucionando a lo largo de la guerra, pudiendo combinar soportes de lanzacohetes de 70mm, mini-ametralladoras M134 de 7,62mm, lanzagranadas M129 de 40mm, un cañón M195 de 20mm, una ametralladora XM140 de 30mm e incluso granadas de humo.

En la fotografía superior podemos ver un AH-1G que porta las plataformas de lanzacohetes de 70mm M158 y M200, con una capacidad para 7 y 19 unidades respectivamente. La torreta M28 está compuesta en esta ocasión por una ametralladora M134 y por el lanzagranadas M129.
Aquí se ve una torreta con la misma composición pero con mas detalle:

En total se fabricaron 1.126 unidades del AH-1G, entregándose las últimas en Febrero de 1973.

Los Marines se vieron atraídos por las características del AH-1G y solicitaron en Mayo de 1968 a la casa Bell, un nuevo modelo.
Para contar con mayor potencia y por tanto mas seguridad al realizar operaciones anfibias, deseaban que la nueva versión del Cobra tuviese dos motores.
Bajo esta premisa nació el AH-1J Sea Cobra, que fue enviado a Vietnam en Febrero de 1971, entrando en combate al mes siguiente.


AH-1J Sea Cobra

El nuevo helicóptero de ataque contaba con el motor Pratt and Whitney Twinpac T400 (dos motores turbo de 900 C.V cada uno), y su potencia ofensiva se veía aumentada con una nueva torreta que contaba con un cañón de tres tubos XM197 de 20mm, basado en el cañón de seis tubos M61 Vulcan.
Se encargaron un total de 69 unidades, siendo entregada la última en Febrero de 1975.

Tras la retirada de Vietnam se siguieron produciendo nuevos modelos del Cobra:

Los Marines requerían mas potencia de fuego, y en 1976 Bell fabricó el AH-1T Sea Cobra.
El nuevo diseño era capaz de realizar misiones de ataque en cualquier condición climática, contaba con un fuselaje mas largo, motores y transmisión actualizadas.
Como novedad en su armamento,contaba con la posibilidad de contar con 8 misiles guiados por cable TOW.


AH-1T Sea Cobra

En 1979 Bell fabricó el AH-1F Cobra, que contaba con mejoras en el sistema de adquisición de blancos y en los dispositivos electrónicos y defensivos.
El AH-1F fue el último cañonero monomotor con el que contó el Ejército de los EEUU (motor Allied Signal (ASE) T53-L-703), y además de estar diseñado para el ataque contaba con una serie de rasgos defensivos para poder sobrevivir en la adversidad.
Además de que su estructura, vías y depósitos de combustible podían resistir el impacto de armas ligeras, contaba con un dispositivo que interfería en los sensores infrarrojos de los misiles enemigos, un supresor que aminoraba la señal infrarroja del motor,un dispensador de bengalas de bloqueo M130, y un aviso sonoro por parte del radar.


AH-1F Cobra

En el aspecto ofensivo, contaba con una mira telescópica que se podía supeditar a identificadores de objetivos remotos, y servía para apuntar su cañón M197 de tres tubos de 20mm que disparaba 750 proyectiles por minuto, montado en el subsistema de armamento M97A4.
Contaba con el sistema de 14 cohetes de 70mm, Hidra 70, y con 8 misiles del sistema standard A M65 TOW/Cobra, que se disparaban y guiaban a través de una pantalla que mostraba toda la información necesaria (datos de altura, indicadores de dirección, distancia y torsión del motor).


Detalle de las lanzaderas de cohetes y misiles del AH-1F Cobra

Una vez que el piloto se situaba en posición y el artillero disparaba, los datos de la pantalla ayudaban a mantener el rumbo del misil mientras el piloto procedía a la evasión. Algunos AH-1F recibieron la actualización C-NITE, que permitía al artillero adquirir los objetivos durante la noche o bajo condiciones climáticas adversas.

Se construyeron 99 AH-1F para el Ejército desde 1979 a 1986 y otros 50 para la Guardia Nacional. Muchos de los restantes AH-1G fueron transformados en este nuevo modelo.

En 1986 el Ejército de los EEUU contaba con un total de 1.100 Cobras en su flota, pero este cuerpo había empezado a recibir los largamente esperados helicópteros de ataque AH-64 Apache, unos aparatos que llevaban desarrollándose una década. El Apache era técnicamente muy avanzado, contaba con una gran potencia destructiva y cada unidad tenía un costo de 14 millones de dólares, estando destinado desde el principio a ser el helicóptero armado mas desarrollado del mundo.


AH-64 Apache

Así la cosas, el Ejército fue paulatinamente relegando al Cobra a medida que el Apache iba entrando en servicio. El último Cobra del Ejército fue retirado del combate en 1999, mientras que las unidades en servicio de Guardia Nacional también fueron disminuyendo.

Aún así, el Cobra bimotor siguió formando parte del Cuerpo de Marines.

En Noviembre de 1983 voló el primer prototipo del AH-1W Cobra, conocido como Whiskey Cobra o simplemente Supercobra, que estaba creado para cubrir las necesidades de los Marines en el desierto o en el difícil terreno montañoso de la jungla.
Las primeras unidades de serie se empezaron a recibir en 1986, procediéndose a transformar las unidades anteriores en el nuevo AH-1W.


AH-1W Cobra

El Supercobra participaba en misiones que requerían apoyo aéreo cercano, dando con ello gran seguridad a los Marines que se encontraban en tierra o que participaban en asaltos anfibios, escoltaba a helicópteros de transporte y convoyes terrestres, ofrecía reconocimientos armados y aportaba en combate una potencia ofensiva mucho mayor que sus predecesores.

Su armamento estaba formado por misiles Hellfire, capaces de destruir tanques de grueso blindaje y otros objetivos a larga distancia, y por si había elementos que podían causar problemas al dispositivo de guía de los misiles, contaba con la posibilidad de seguir usando misiles guiados por cable, siendo el primer helicóptero en ir armado con ambas clase de misiles.
Las combinaciones de armamento se elegían según la misión a realizar, pudiendo elegir también misiles aire-aire Sidewinder, misiles antiradar SideARM, y misiles tierra-tierra Maverick. Completaba su surtido con cohetes de 69,85mm, cohetes Zuni de 127mm y un cañón M197 de tres tubos de 20mm.

Para ayudar a la fijación y destrucción de blancos contaba con un localizador de blancos nocturno integrado con los misiles TOW y Hellfire, sensores infrarrojos, calculador laser de distancias, rastreador de objetivos y una cámara de vídeo.


Mas detalles de los dispositivos del morro y armamento

Necesitaba menos mantenimiento que cualquier helicóptero de ataque, y contaba con dos motores T700 GE 401 de 3.380 CV, que se encontraban muy separados y eran independientes uno del otro, mejorando así la supervivencia, y que proporcionaban la mejor relación Potencia/Peso de todos los helicópteros de ataque, ofreciendo la posibilidad de cargar hasta 900Kgr de armamento.

Era además un helicóptero ágil y maniobrable, con gran visibilidad y que ofrecía mejoras en el fuselaje que resultaban ideales para actuar desde el entorno a veces adverso de la cubierta de un portaaviones. Los aparatos electrónicos iban apartados en compartimentos herméticos, y la estructura y motores estaban construidos con materiales anticorrosión.

El Supercobra debutó en combate en 1991 durante la 1ª Guerra del Golfo, partiendo de buques desde la costa, cumpliendo mas de la mitad de las horas de vuelo de combate de todas las aeronaves durante el tiempo que duró la guerra, y todo ello a pesar de ser menos del 20% de la fuerza de helicópteros de ataque desplegada.
Su rendimiento a pesar de las durísimas condiciones ambientales fue excelente, alcanzando un rendimiento del 92% y destruyendo 97 carros de combate, 104 blindados de transporte de personal, 16 bunkers y dos emplazamientos de artillería antiaérea.


Disparando un Sidewinder

A lo largo de los años siguientes se fueron actualizando diversos componentes de la Suite de Guerra Electrónica de los Cobra, adquiriendo el sistema de posicionamiento global y de navegación inercial, la posibilidad de lanzar contramedidas electrónicas para protegerse de la amenaza de misiles tierra-aire y aire-aire, y mejoras en los sistemas de alerta-detección de misiles.

La familia de los Cobra fue evolucionando a la par que las necesidades de los Marines, adaptándose sus cambios técnicos a su misión principal, apoyar a las tropas de Infantería en las diferentes misiones que se les exigiera.
A principios de los 90´los Marines firmaron un contrato con la Bell para actualizar los 180 AH-1W Supercobra y transformados en el nuevo modelo AH-1 Zulú (Z) Cobra.

El Zulú cuenta con dos motores WT700- GE 401(los mismos que el Whiskey) pero mucho mas potentes y de control electrónico, lo que se traduce en un mantenimiento mas sencillo y en una mejor resolución e identificación de problemas. La vida de estos motores se estima en unas 10.000 horas.


AH-1Z Cobra

Alcanza una velocidad de 272Km/h, y cuenta con un nuevo rotor de cuatro palas mas silencioso dotado con un mecanismo automático de plegado para facilitar su almacenaje en un barco o hangar. Cuenta también con una mejora mejora en el sistema de localización de blancos, con un blindaje mas efectivo capaz de resistir impactos de proyectiles de 23mm, con una cabina ergonómica remodelada para la tripulación, con tanques de combustible mas amplios que se rellenan de gas inerte al vaciarse para reducir así el peligro de incendio, con un nuevo sistema de estabilización mas eficaz, con un nuevo tren de aterrizaje, con mejoras en la caja de cambios y transmisión, con una nueva unidad de potencia auxiliar del mismo tipo que la utilizada en lo S-70 Black Hawk, y con un rotor de cola de también cuatro palas.

Destaca también la incorporación de dos pantallas multifunción con un sistema inercial de navegación con un receptor GPS, unos nuevos cascos con una pantalla de información que muestra datos de vuelo y del objetivo, y nuevos y actualizados sistemas de autodefensa.

Su armamento es muy variado, puede incorporar hasta 16 misiles AGM 114 Hellfire para objetivos terrestres, misiles AIM-9 Sidewinder aire-aire, bombas incendiarias MK77, 76 cohetes de 70mm con guía laser y su siempre útil cañón de 20mm.

También puede ir dotado de tanques de combustible auxiliares y bengalas para proporcionar iluminación nocturna.

El primer prototipo del AH-1Z Cobra voló a finales del año 2000, y empezó a estar operativo en el 2003, estimándose que su evolución concluirá en 2013.
El proyecto del AH-1Z es paralelo al de su inseparable compañero, el nuevo Yankee Huey, el cual cuenta con una mecánica similar (con el objetivo de reducir costos), y sigue trabajando con el Cobra en las mismas misiones que desarrollaba en Vietnam, transportar soldados al campo de batalla proporcionándoles también suministros para el combate.


Yankee Huey

En los conflictos de Irak y Afganistan los Cobra mostraron su robustez tanto en terrenos montañosos como en el desierto y en zonas urbanas. Sin embargo su vuelo bajo y el permanecer siempre en el centro de batalla le pasó factura, ya que además de sumar los daños ocasionados por la gran proximidad al enemigo hubo que añadir el terrible calor y la gran cantidad de materiales que el potente viento producido por las hélices hacían elevarse y que desgastaban los componente móviles y mecanismos hidraúlicos.
Se estima que por cada hora de vuelo eran necesarias de 18 a 20 horas de mantenimiento para poner a punto el aparato.

Es probable que las nuevas mejoras y progresos técnicos acaben con el Cobra, siendo el Zulú el último helicóptero de ataque que cuenten los marines, siendo sustituidos en el futuro por plataformas de ataque operadas por control remoto.

Además del Cuerpo de Marines, el Ejército turco seleccionó al AH-1Z Cobra actualizado como su nuevo helicóptero de ataque, tomando el nombre de AH-1Z “SuperCobra” o simplemente “King Cobra”

En el año 2003 el Servicio Forestal de los EEUU adquirió 25 Cobras retirados por el Ejército, recibiendo la designacion de Bell 209, equipados con sensores y sistemas de monitorización que permiten seguir en tiempo real la evolución de los incendios.
El Departamento Forestal de Florida se hizo también con otras 3 unidades, denominándolas Bell 209 Firesnakes, preparados para transportar agua o compuestos retardantes del fuego.


Bell 209

A lo largo de su vida, los Cobra han servido en los Ejércitos de países como Irán (modelo AH-1J), Israel, Japón, Bahrain, Jordania, Pakistan, Corea del Sur, Taiwan, Thailandia y Turquia.

La Armada Española adquirió a principios de los 70´ ocho AH-1G (modelo Z-14, equipados con el cañón M-35 de 20mm), llegando las primeras cuatro unidades a la Base de Rota en 1973 y formando la 7ª Escuadrilla.

Cuatro de ellos se perdieron en accidentes y el resto fue retirado en 1985. Tres fueron enviados de vuelta a EEUU, quedándose uno en España.

También es conveniente señalar que además de los modelos aquí presentados, se fabricaron pequeños lotes con otras denominaciones, siendo éstos, pasos intermedios para los modelos definitivos, unidades de entrenamiento, experimentales, o simplemente adaptaciones para portar nuevo armamento o con pequeñas mejoras adicionales. Algunos ejemplos son el AH-1Q Cobra que era un AH-1G con capacidad para lanzar misiles TOW, o el AH-1R Cobra que también era un AH-1G con el nuevo motor T53-L-703 mas potente.


1 comentario so far
Deja un comentario

realmente sin palabras….

impresionante trabajo

Comentario por javi prost




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Sic Semper Tyrannis

Selección de Artículos de la Guerra de Secesión Americana

Al otro lado de ese Derecho

Si todos estamos de acuerdo... algo no funciona. A estas alturas ya debemos saber que, en cuestiones jurídicas, todos llevamos un seleccionador dentro.

La última batalla

Historia, personajes y material de guerra

My Vietnam Experience

The Vietnam War, through my eyes.

A %d blogueros les gusta esto: