La última batalla


El Kursk (II)
14 septiembre 2009, 18:38
Filed under: Programas | Etiquetas: , ,

Respecto a las causas de la explosión y el hundimiento del Kursk, circulan varias teorías. Se dice que el submarino pudo chocar contra una mina de la WWII, que fue atacado por un submarino americano, por uno británico, que choquó con otra nave…etc.

Lo mas creíble es la teoria oficial que en su día hizo pública el Almirante Vladímir Kuroyédov, Comandante en jefe de la Armada, que no era otra que la explosión de un torpedo a bordo.

Tras reflotar el casco y “peinar” su interior durante meses llegaron a esa conclusión ya que los torpedos del Kursk eran propulsados por una mezcla de 200 kilos de queroseno y una tonelada y media de agua oxigenada (peróxido de hidrógeno), que en contacto con metales como el cobre se descompone y evapora, alcanzando hasta 5.000 veces su volumen inicial. Este líquido (el agua oxigenada de alta concentración) tenía el peligro de estar en movimiento continuo, y cuando entraba en contacto con determinados metales se podían producir consecuencias imprevisibles. Otros países habían descartado hacía tiempo este tipo de combustible por su alta volatilidad. (En 1955 el británico HMS Sidon fue destruido por la explosión de un torpedo experimental que utilizaba H202)

Lo ocurrido en el Kurks fue un infierno, el interior estaba carbonizado y muchos marineros debieron morir envenenados por el monóxido de carbono generado por el fuego que comenzó en el primer compartimiento.

Al mismo tiempo entró el agua, inundando la totalidad del submarino a excepción de la popa, en la cual resistieron una veintena de hombres, los cuales se quedaron sin oxígeno.

A raiz de las cartas encontradas en los cuerpos de éstos, se puede afirmar que al menos dos de ellos intentaron escapar por medio de la escotilla de salvamento del sector número 9, pero esta tentativa no se realizó porque este sector estaba inundado.
Muchos de sus compañeros murieron quemados o por impactos de partes del submarino que salieron volando tras la explosión. El impacto contra el lecho marino también provocó que mucho material cayera encima de ellos.

Finalmente cuando los buzos noruegos lograron abrir una escotilla de escape comprobaron que el submarino estaba totalmente inundado.

Mientras se conocian detalles iban aumentando las críticas al gobierno, el principal partido de oposición, “Yabloko”, solicitó una investigación parlamentaria sobre la tragedia ya que según ellos la demora de las autoridades acabó costando vidas.
Por otra parte, el entonces presidente del parlamento, Gennady Seleznyov, dijo que, en su opinión, los militares se habían demorado en informar al mandatario ruso, Vladimir Putin, sobre la gravedad de la situación…

Días mas tarde el propio Putin se personó a dar el pésame a los familiares (el recibimiento fue bastante hostil) dijo que se sentía culpable y responsable por la tragedia y señaló además que tanto el Ministro de Defensa, como el comandante de la Armada y de la Flota Norte le habían ofrecido su renuncia (que finalmente no fue aceptada)

El Gobierno también anunció que las familias de las víctimas iban a recibir una indemnización cercana a los US$ 7.000, suma equivalente al salario promedio de diez años en Rusia.

Un asunto del que se habló poco y que pienso que no tuvo el trato que merecía fue el difícil trabajo que tuvieron que hacer los buzos noruegos durante la operación de rescate:

En un principio se debía examinar el exterior del submarino para evaluar su estado y luego analizar que medios utilizar para intentar el rescate, y aunque a priori las esperanzas de encontrar supervivientes eran casi nulas, se debían intentar agotar todas las posibilidades.
Así que a pesar de ello y de las dudas existentes sobre una posible fuga nuclear de los reactores del Kurks pudiera afectarles, se prepararon para la difícil misión, que empezó el 18 de Octubre.


Llegaron a la zona a bordo del buque inglés MV Seaway Eagle


Y como indica el protocolo de rescate, entraron en la cámara de descompresión para probar el equipo de respiración que iban a utilizar.

En un principio y dada la dificultad del rescate, se barajó la posibilidad de elevar la nave de 30 a 50 m o simplemente levantar la popa, pero finalmente y ante el riesgo que suponía, se descartó.

Una vez todo listo, se realizó la primera inmersión en el interior de una “campana” sostenida verticalmente desde el mismo barco.
Tras situarse sobre la superficie del Kurks, y comprobar que no había fugas radiactivas provenientes de reactor, pudieron moverse ya de forma autónoma y ver que los daños causados por las explosiones eran severos. La proa estaba destrozada, y el minisubmarino británico LR-5 (nave de gran maniobrabilidad y con capacidad para evacuar hasta 16 personas en cada inmersión) que había sido trasladado para ayudar en la misión tenía muy pocas posibilidades de acoplarse a la nave, ya que la escotilla de popa, la única que podría utilizarse para entrar en el Kurks, estaba dañada por una fisura y deformada.

Los buzos buscaron otra opción para lograr indicios de vida y lograron desatornillar la válvula de la escotilla exterior con grandes tenazas hidráulicas, pero no pudieron levantar la tapa para acceder a la cámara intermedia donde estaban los manómetros.

Estos podrían haber servido de indicadores de vida en el interior de los distintos compartimentos de la nave. La deformación hizo que fuera imposible abrirla.

Realizaron entonces una exploración con ayuda de sofisticados equipos de ultrasonido y golpes de martillo en la parte de popa, la cual no mostraba daños exteriores, que les permitieron intuir la presencia de agua en todos los compartimentos y que sólo en dos (el séptimo y el octavo) se estimaba que podría haber algunas bolsas de aire.
Ante ese negro panorama, se decidió detener las inmersiones hasta encontrar la forma de levantar la escotilla del Kursk. La primera opción fue usar una grúa especial de uno de los navíos noruegos.

En tanto, los hombres se trasladaron en helicóptero a la base naval de Severomorsk para entrenar un eventual ingreso al Kursk a través de una escotilla no dañada de un submarino de similares características. Aunque la misión de los buzos nunca fue entrar a la nave, ya que por el gran tamaño de sus escafandras especiales (diseñadas para aguantar esa terrible presión) era prácticamente imposible, había voluntarios que a riesgo de su propia vida estaban preparados para hacerlo.

Finalmente, el equipo anglonoruego se las arregló para abrir la escotilla de salvamento, y como todos los indicios señalaban, comprobaron con una mini-cámara que el agua había inundado hasta el último recoveco de las nueve secciones del submarino.
También se captó un contorno humano, probablemente uno de los supervivientes cuyos martillazos contra el casco del submarino fueron registrados por los navíos de superficie en un primer momento. El equipo noruego intentó extraer este primer cadáver con ayuda de un brazo mecánico, pero fue imposible y se optó por suspender la operación.
Posteriormente se fueron extrayendo cadáveres para izarlos con ayuda de la campana tras introducirlos en sarcófagos herméticos.

Para sacar los cuerpos se requirió realizar agujeros con sopletes en el casco que permitieran el acceso a los diferentes compartimentos y bombear agua al interior para diluir los restos de gasoleo que pudiera haber en ellos. Una vez hecho esto ya se podían introducir las cámaras y observar con mas claridad el interior.
Muchos trabajos que en teoría debían haber sido realizados por robots debieron ser hechos manualmente debido a que el espacio entre el casco interno y externo estaba lleno de piezas y elementos del interior.

Anuncios

1 comentario so far
Deja un comentario

El tema es apasionante y escalofriante a la vez … parece salido de una pelicula de Ciencia Ficcion , pero a veces la realidad supera a la ficcion .

Comentario por fabiansirni




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Sic Semper Tyrannis

Selección de Artículos de la Guerra de Secesión Americana

Al otro lado de ese Derecho

Si todos estamos de acuerdo... algo no funciona. A estas alturas ya debemos saber que, en cuestiones jurídicas, todos llevamos un seleccionador dentro.

La última batalla

Historia, personajes y material de guerra

My Vietnam Experience

The Vietnam War, through my eyes.

A %d blogueros les gusta esto: