La última batalla


Vietnam, la última batalla

Antecedentes y hechos:

La captura del Mayagüez, un buque portacontenedores de bandera estadounidense en aguas internacionales por parte de patrulleras del Khmer Rouge mientras efectuaba la ruta comercial Hong Kong-Sattahip (Tailandia)-Singapur, supuso la última batalla oficial de la participación de EE.UU. en la Guerra de Vietnam.

Los nombres de los estadounidenses muertos en la operación de rescate y el de los tres Marines que quedaron en la isla de Koh Tang, son los últimos que figuran en el Monumento a los Veteranos de Vietnam sito en Washington.

El 12 de Mayo de 1975 saltó la alarma cuando patrulleras camboyanas -que en realidad eran patrulleras americanas que habían sido abandonadas- y que partieron de la isla de Poulo Wai abordaron al Mayagüez en aguas internacionales pero reivindicadas por Camboya como territoriales.


Patrulleras camboyanas junto al USS Mayagüez

Anteriormente a esta situación los Khmer Rouge habían apresado en esa zona al menos ocho barcos, siete tailandeses y uno con bandera panameña, no provocando con estas acciones ninguna reacción.

Rápidamente se trasladó tanto al buque como a los 39 hombres que formaban su tripulación en dirección desconocida con el fin de ser interrogados y averiguar si transportaban armas o equipos de espionaje.

Tras informar al Presidente Ford, a primeras horas del 13 de Mayo se puso al mando del operativo al Tte General John J. Burns del US Support Activities Group de la 7ª Fuerza Aérea y se envió en misión de reconocimiento a dos F-111 y un Lockheed P-3 Orion desde su Base de Tailandia. Finalmente, y tras soportar fuego antiaéreo que dañó levemente al Orion, se localizó al Mayagüez anclado cerca de Koh Tang, isla situada a unos 43 Km de la costa sur de Camboya y cerca de la frontera compartida con Vietnam.


Situación de Koh Tang (o Kaoh Tang) y de Kompong Som

El Mayagüez se encontró desde entonces constantemente monitorizado desde el aire, ya que además del Orion, los cazabombarderos F-4E Phanton de la 347ª Ala de Combate Táctico, A-7D Corsairs, AC-130H y los versátiles OV-10 Bronco, hundieron tres barcos de guerra camboyanos y hostigaron a otros que se dirigían hacia él.
Durante sus observaciones se registraron múltiples movimientos de pequeñas embarcaciones de pesca a su alrededor, lo que hizo suponer a la 7ª Fuerza Aérea que a pesar de la vigilancia y a los deseos de que no se produjera, la tripulación podía haber sido trasladada en una de ellas a la próxima Koh Tang.

Decisiones y preparativos:

El Presidente Ford estaba decidido a terminar con la crisis de forma rápida, además de evitar comparaciones con el incidente del Golfo de Tonkin y con el del USS Pueblo (buque de inteligencia norteamericano capturado por Corea del Norte), había que tener en cuenta que Saigon había caído días antes, pudiéndose ver en todo el mundo la retirada forzosa de EEUU de Vietnam -Operación Frequent Wind-, y dañándose gravemente la reputación del país.


El Presidente Ford durante la reunión del Consejo de Seguridad Nacional del 13 de Mayo de 1975

Las negociaciones con los piratas del nuevo régimen instalado en Camboya (entonces Kampuchea Democrática) no eran viables, y tras establecer contacto diplomático con China se ordenó una respuesta militar que lograra recuperar tanto el Mayagüez como el rescate de su tripulación.
Por suerte, la retirada gradual de las fuerzas estadounidenses estacionadas en Tailandia y que había sido solicitada dos meses antes estaba muy lejos de completarse, y los EEUU aún conservaban suficiente fuerza táctica en la zona para planificar y ejecutar una operación de rescate de forma rápida.

Se dio orden al portaaviones USS Coral Sea para que con su escolta de tres destructores se desplazase a la zona, y el 14 de Mayo se trasladaron hasta la Base de la Fuerza Aérea de U Tapao (Tailandia) la fuerza de contingencia principal, que estaba formada por el 2º Batallón del 9º Regimiento de Marines y miembros del Primer y 2º Batallón del 4º Regimiento que se encontraban en sus campamentos de Okinawa (Japón) y Subic Bay (Filipinas).


Marines en U Tapao

Una vez producido el rescate era necesario contar con una tripulación para poner en marcha el Mayagüez, y el Almirante Sam H. Moore del Comando de Transporte Marítimo Militar (MSC) consiguió seis voluntarios del USNS Grennville Victoria, los cuales acompañarían a los Marines en su peligrosa misión. Los seis volaron también en un C-141 de la Fuerza Aérea hasta U Tapao.

A su llegada a la Base Tailandesa, el Comandante del 2 / 9 de Marines y su personal volaron en helicóptero para poder observar en la distancia Koh Tang. La isla estaba tan cubierta de vegetación que se determinó que las mejores zonas de aterrizaje eran las costas oriental (este) y occidental (oeste), y así realizar un movimiento de pinza para cortar el extremo norte de la isla, lugar donde se creía se podía encontrar la tripulación del Mayagüez. La distancia a cubrir entre ambas costas era de poco mas de 1Km.


Isla de Koh Tang y lugares elegidos para el aterrizaje de los helicópteros

El ataque se planificó en tres fases:

1- Abordaje del Mayagüez, reduciendo a los soldados Camboyanos que se creía podía haber en su interior, permitiendo a la tripulación del MSC dirigir el barco con seguridad.
2- Asalto en KohTang (no se esperaba apenas resistencia, apenas 30 hombres mal armados) y rescate de los hombres del Mayagüez.
3- Ataque aéreo por parte de los cazas del USS Coral Sea a objetivos militares en Kompong Som -territorio continental- para evitar que se interfiriera en el asalto.

Para todo ello se contaba con la ayuda de los HH-53 Super Jolly Green (código “Jolly” y números 11, 12, 13, 41, 42, 43 y 44 ) del 40º Escuadrón de Reconocimiento y Rescate y los CH-53 C (código “Knife” y números 21, 22, 23, 31, 32, 51 y 52 ) del 21º Escuadrón de Operaciones Especiales.
Ambos tipos de helicópteros serían repostados por aviones cisterna Lockheed HC-130

Las cosas no empezaron bien, el 13 de Mayo un CH-53 se estrelló cuando se procedía a trasladar a U Tapao a 125 miembros del 656º Escuadrón de la Policía Militar de la Fuerza Aérea -conocidos como “sky cops”- que tenían previsto actuar como fuerza de seguridad de emergencia, falleciendo 23 de sus miembros.


Fotografía de los 23 hombres de la USAF antes de despegar hacia U Tapao. Todos ellos recibieron la Estrella de Bronce a título póstumo.

Rescate del Mayagüez:

A las tres de la mañana del 15 de Mayo, 57 hombres de la Compañía Delta pertenecientes al ¼ de Marines, un traductor del Ejército, seis expertos en desactivación de explosivos de la Fuerza Aérea y los seis voluntarios del USNS Grennville Victoria subieron a bordo de tres CH-53 con destino al USS. Harold Holt, Destructor que sería la plataforma para el asalto al Mayagüez. Dado que su helipuerto era demasiado pequeño, algunos hombres debieron descender mediante escaleras de cuerda mientras que el resto bajó por la rampa de carga, ya que algún aparato consiguió apoyar en su aproximación el tren de aterrizaje trasero.


Un CH-53 se aproxima al USS Harold Holt

Momentos antes del asalto, A-7D Corsairs de la Fuerza Aérea lanzaron gas lacrimógeno sobre la cubierta del Mayagüez, y a las 8:00 h, tras la aproximación, 48 marines portando armas ligeras y máscaras antigas subieron al buque secuestrado. Por fortuna, no encontraron a nadie a bordo.


Fotografía aérea de ambos buques


Marines tomando el Mayagüez

A los pocos minutos el generador diesel de emergencia estaba en funcionamiento y a las 8:20h los Marines izaron la bandera norteamericana.

Tras revisar que no hubiera ningún dispositivo explosivo trampa, se cortó la cadena del ancla con un soplete y se lanzaron cabos desde su proa hasta el USS Harlod Holt para poder efectuar el remolque y salir rápidamente de aguas camboyanas. Mientras, los voluntarios trabajaban a conciencia para poner en marcha los motores.


El equipo de desactivación de explosivos se pone manos a la obra


Se preparan las defensas para repeler un eventual ataque


Y se procede al remolque

A las 9:30h el piloto de un Lockheed P-3 Orion comprobó que un barco de pesca ondeando bandera blanca se aproximaba al destructor USS Henry E. Wilson, el cual se encontraba apoyando el asalto anfibio a la isla de Koh Tang. La embarcación resultó ser una de las capturas de los camboyanos, y en su interior, además de su propia tripulación se encontraba la del Mayagüez, que había sido puesta en libertad. Tras ser trasladados a Kompong Som en una pequeña patrullera camboyana habían regresado a la pequeña isla de Kach para ser liberados allí.
A mediodía todos ellos se encontraban ya en su propio barco.
Los voluntarios no obstante siguieron prestando su colaboración hasta las 19:30h, momento en el que su trabajo se dio por finalizado, siendo trasladados a la oficina del MSC en Sattahip (Tailandia).

Mientras, tras abandonar la compañía del Mayagüez, el USS Harold E. Holt se desplegó en una posición de bloqueo entre las fuerzas de EE.UU. y la parte continental de Camboya con la misión de interceptar y realizar cualquier operación contra las eventuales fuerzas del Khmer que se aproximaran.

Las dos misiones principales, rescatar a la tripulación y recuperar el Mayagüez se habían completado, pero el grueso de la fuerza de ataque, se encontraba desde hace horas operando en Koh Tang, y no tenía idea de que lo sucedido…

La batalla de Koh Tang:

Tras trazar el plan de rescate de la tripulación y bajo el mando del teniente coronel Randall W. Austin, una avanzadilla formada por Marines del 2/9 partió a bordo de 5 helicópteros CH-53 camino a las playas de Koh Tang. A las 6:15h se produjo el primer contacto con miembros del Khmer Rouge.

Los CH-32 identificados como “Knife” 21, 22 y que se dirigían a la costa occidental se vieron sorprendidos tanto por la estrechez de la playa como por una tormenta de fuego de armas ligeras, cohetes y morteros.
“Knife 21” pilotado por el Tte. Coronel John H. Denham, tras dejar en tierra a sus Marines, acusó graves daños en los motores y después de arrojar sus depósitos de combustible externos, no consiguió mas que elevarse y amerizar de forma brusca a 300mts de la costa, perdiendo en el accidente a un miembro de la tripulación, siendo rescatados el resto por otro CH-53.
“Knife 22”sufrió daños severos en sus depósitos de combustible, viéndose obligado realizar un aterrizaje de emergencia en la costa tailandesa con todos sus hombres a bordo.


Espectacular imagen del artillero de uno de los helicópteros

En la costa oriental el panorama era igual de desolador. Un miembro de la tripulación de “Knife 32” depositaba correctamente a los Marines, y con un miembro de la tripulación herido regresaba a la base.
El fuego dañaba un motor y hacía añicos la torre de cola del “Knife 23” pilotado por John H. Schramm, los 20 Marines que encontraban en us interior se conseguían refugiar en la línea de arboles cercana a la costa, y desde allí el copiloto pedía fuego de apoyo aéreo desde su radio de emergencia.
“Knife 31”, pilotado por el Mayor Howard A. Corson también encontró fuerte resistencia siendo su copiloto alcanzado y cayendo derribado por el impacto de dos RPGs a unos 50m de la costa. Entre el amasijo de hierros morían 10 Marines, dos hombres de la Armada y un miembro de la tripulación.


Así acabaron “Knife 23” y “Knife 31”

Desde el USS Henry E. Wilson se pudo ver a los heridos en el agua y el destructor se movió a las proximidades de la costa para poder recoger a los supervivientes, que a nado abandonaban los restos.

La tremenda oposición encontrada por los primeros helicópteros hizo posponer la segunda oleada, ya que aunque los 54 Marines habían establecido una pequeña cabeza de playa y usaban sus morteros de 81mm, el fuego proveniente de bunkers y trincheras era mucho mayor de lo esperado. El motivo de esa numerosa presencia de tropas era que el Khmer Rouge esperaba un ataque inminente vietnamita en la isla, ya que su hegemonía era una vieja disputa entre ambos países, reavivada a consecuencia de la negativa del nuevo régimen camboyano de aceptar la línea de Brevie como frontera marítima entre ambos países.

Los refuerzos aéreos reclamados por los Marines por fin llegaban, y un AC-130 Spectre atacaba con todo su arsenal posiciones enemigas.


AC-130

La Operación continuaba, y tres HH-53Cs se encaminaron a la playa occidental. “Jolly 41” fue rechazado por el fuego enemigo, pero “Jolly 42” dejó correctamente a sus Marines mientras que “Jolly 43” se vio obligado a depositar a sus 29 hombres en la zona sur de dicha playa.


Marines en Koh Tang

A pesar del fuego de apoyo de la Fuerza Aérea la situación seguía siendo crítica. En esos momentos había en tierra tres grupos aislados, 60 Marines en la playa del occidental, 29 mas al sur de esta playa, y otros 20 junto con cinco miembros de la tripulación de la USAF en la playa oriental.

Señalar que hasta el momento no se había podido contar con los refuerzos del USS Coral Sea ya que sus A-7D Corsairs y Grumman A-6 Intruders se encontraban atacando tanto a los T-28 camboyanos que se encontraban en la pista el Aeródromo continental de Ream como los depósitos de combustible, una refinería de petroleo e instalaciones navales de la ciudad de Kompong Som.


T-28D Camboyano

Cuando en la Casa Blanca se conoció la liberación de la tripulación del Mayagüez se ordenó “cesar todas las operaciones ofensivas”. Por tanto el USS Coral Sea dio por finalizada su misión y desde la Base de la Fuerza Aérea de la isla de Guam se canceló la salida de los B-52 que se estaban preparando por si tenían que intervenir.


De izquierda a derecha: el presidente Ford, los consejero Robert T. Hartmann y John Marsh, el adjunto para Asuntos de Seguridad Nacional Brent Scowcroft, el Secretario de prensa Ron Nessen, el Jefe de Personal Donald H. Rumsfeld y el Secretario de Estado Henry A. Kissinger

Fuego y evacuación:

La situación en Koh Tang era sumamente complicada, tres grupos de Marines se encontraban aislados y bajo fuego, así que Burns decidió enviar refuerzos y cuando fuera posible, proceder a la evacuación.

El USS Coral Sea se aproximaba a toda máquina y la resistencia enemiga se veía mermada gracias al fuego naval del USS Henry E. Wilson y a la colaboración en identificación de objetivos de los OV-10 Bronco y del fuego tanto de A-7D Corsairs como de los F-4E Phanton .


A las 16:00h llegó el la primer OV-10A Bronco para actuar como FAC (forward air control)

“Knife 52” sin embargo era también rechazado y no conseguía depositar a sus hombres en la playa oriental, mientras que “Knife 51”, “Jolly 11”, “Jolly 12” y “Jolly 13” sí lo conseguían en la costa occidental.


Reparaciones de un CH-53 en el USS Coral Sea

Con estos vuelos las fuerzas en tierra casi se habían doblado, y aunque no habían logrado efectuar contacto, los 29 Marines de “Jolly 43” consiguieron unirse con el grupo situado al norte de su posición.

Como la lucha se centraba en la playa occidental se decidió proceder la evacuación de los 25 hombres que permanecían en la costa oriental. Los Marines llevaban luchando 15 horas…

Antes de que partieran “Jolly 11”, “Jolly 12” y “Knife 51”, un AC-130 Spectre dejó caer una de sus poderosas bombas BLU-82 “Daisy Cutter” de 7.000Kgr al sur del perímetro ocupado por los Marines, acto que probablemente desmoralizó al enemigo y frustró un intento de dirigirse al norte.
Finalmente los 25 lograron subir a bordo de “Jolly 11” mientras que un dañado “Jolly 12” buscaba en vano supervivientes entre los restos del “Knife 23”.


Evacuación en uno de los CH-53

Con el refuerzo del USS Coral Sea a sólo 10 Km de las costas de Koh Tang y gracias a la precisión y fuerza de los ataques aéreos, la lucha en la playa occidental se inclinaba rápidamente de lado americano.
Los Khmer Rouge optaron entonces por internarse a posiciones mas seguras y abandonar el enfrentamiento. Por fin llegaba un pequeño respiro para los Marines….


Destrozados en la playa junto con uno de sus morteros


Junto con el cuerpo sin vida de un compañero


Destruyendo proyectiles de mortero

Con el grupo de Infantes de Marina en una aparente situación más segura, la extracción comenzó al atardecer. “Jolly 43”, “Jolly 44” y “Knife 51” los tres únicos helicópteros que a esas alturas de la batalla se encontraban operativos, se encargarían de ello.
“Knife 51” fue el primero en llegar, lo hizo 20 minutos después de la puesta de sol y trasladó a 41 hombres hasta el USS Coral Sea. “Jolly 43” tomó tierra siete minutos después de “Knife 51” llevándose consigo a 54 Marines.
Debido a problemas de visión (ya era de noche) y en medio de un intercambio de granadas de mano, “Jolly 44” retrasó su misión de evacuación. Finalmente gracias a las instrucciones del Sgto Bounds Bobby y la cobertura del fuego naval, de un AC-130 y de un OV-10, un desorientado piloto logró tomar tierra en lugar seguro y sacar de allí a 30 hombres.
“Knife 51” debía regresar para finalizar con la extracción, y tras dos intentos de tomar tierra -el piloto tenía vértigos- encendió sus luces provocando un estallido de fuego, pero logrando finalmente evacuar a los últimos 29 hombres al USS Coral Sea.

Conclusiones:

La misión había finalizado y aunque se lograron los objetivos, arreciaron las críticas por la falta de inteligencia, la precipitación y la escasa preparación de los pilotos en este tipo de operaciones. El costo humano fue terrible, cuarenta y un militares norteamericanos perdieron la vida, incluyendo tres Marines que con su M60 formaban un equipo de cobertura y que quedaron en Koh Tang.
A esta cifra hay que sumar cincuenta heridos.

Estos hombres, Lance Corporal Joseph N. Hargrove, Soldado de Primera Clase Gary L. Hall y Soldado Danny G. Marshall quedaron en tierra en medio del caótico rescate, y aunque días después se planteó una operación de rescate, se desechó por ser muy arriesgada y por no tener certeza de que estuvieran vivos. Ante las posteriores demandas norteamericanas, desde Camboya se dijo que no se habían hecho prisioneros.

El Ministro de Relaciones Exteriores del Khmer Rouge Ieng Sary, afirmó que el abordaje e incautación del Mayagüez fue la decisión independiente de un comandante militar local, y que la baja calidad de las comunicaciones entre Phnom Penh y Koh Tang fue la causa del incidente.


Mao Zedong (izquierda) junto a Ieng Sary y bajo la mirada de Pol Pot

Mientras, Hargrove, Hall y Marshall fueron declarados desaparecidos en combate -MIAs- y presuntamente muertos, pero en 1999 investigadores del Dpto de Defensa encontraron nuevas evidencias y se pudo confirmar que los tres sobrevivieron varias semanas antes de ser capturados, torturados, ejecutados y enterrados en una fosa común. Recibieron por ello a título póstumo el Corazón púrpura.

En definitiva, la misión, que casi acaba en un completo desastre fue salvada gracias a la capacidad de respuesta, poderío militar y a la valentía de las unidades militares de los EEUU. En las inserciones aéreas la mayoría de los helicópteros dañados lograron mantenerse en vuelo el tiempo suficiente para evitar que el precio pagado en vidas fuera mucho mayor, y los Marines lograron aferrarse a sus posiciones el tiempo suficiente para que los equipos de rescate pudieran evacuarlos.

Debido a la valor mostrado por pilotos, tripulaciones y controladores de la Fuerza Aérea y Marines, se concedieron un total de 92 condecoraciones, Estrellas de Plata, Estrellas de Bronce, Corazones Púrpura y cuatro de las diez Cruces de la Fuerza Aérea entregadas a lo largo de toda la Guerra de Vietnam. Esta importante distinción fue otorgada a los siguientes hombres:

-Teniente. Donald R. Backlund: Piloto del “Jolly 11” consiguió rescatar a los Marines situados en la costa oriental después de que los helicópteros que les habían trasladado fueran derribados.
-Teniente Richard C. Brims: Piloto del “Knife 51” y que rescató a un total de 70 Marines de Koh Tang, incluido al último grupo, vuelo que se hizo en la oscuridad y bajo fuego.
-Sargento Jon D. Harston: Mecánico de vuelo del derribado “Knife 31”. Herido en una pierna ya en el mar tomó su M16 y salvó a varios Marines de las llamas, arrastrando a dos de ellos a aguas profundas para ser rescatados por el USS Wilson.
-Capitán Roland W. Purser: Piloto del “Jolly 43” durante 16 horas consecutivas permaneció operativo realizando repetidos vuelos a la isla y rescatando a 54 Marines.

Como no podía ser de otra manera, con este terrible sabor agridulce terminó la última batalla de la guerra de Vietnam.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Sic Semper Tyrannis

Selección de Artículos de la Guerra de Secesión Americana

Al otro lado de ese Derecho

Si todos estamos de acuerdo... algo no funciona. A estas alturas ya debemos saber que, en cuestiones jurídicas, todos llevamos un seleccionador dentro.

La última batalla

Historia, personajes y material de guerra

My Vietnam Experience

The Vietnam War, through my eyes.

A %d blogueros les gusta esto: