La última batalla


Los POW americanos en Vietnam
19 noviembre 2009, 18:12
Filed under: Guerra de Vietnam | Etiquetas: , ,

En el tiempo que duró la intervención americana en Vietnam, unos 800 norteamericanos fueron tomados como prisioneros (fueron muy pocos, recordemos que en Corea llegaron a 7000), siendo la mayoría pilotos cuyas aeronaves habían sido derribadas por la potente red antiaérea norvietnamita.

Aunque se ejecutaron múltiples operaciones de rescate, no era una labor nada sencilla, ya que además de movilizar los helicópteros de evacuación, el operativo requería en muchas ocasiones un OV-10A Bronco para mantener las comunicaciones radiofónicas, un EC-121 como vigilante radárico, naves cisterna de aprovisionamiento, y un número considerable de cazas de escolta .

La situación de los pilotos derribados era sumamente complicada, ya que tras el impacto psicológico inicial, la eyección solía acarrear lesiones físicas que en tierra hacían sumamente doloroso el mas mínimo movimiento.
En muchas ocasiones las esperanzas de rescate de estos hombres se basaban en su habilidad en permanecer ocultos en tierra el tiempo necesario para poner en marcha la operación, evitando a toda costa ser capturados por las milicias locales o por los propios aldeanos de la zona, que al ver los paracaídas acudían raudos y furiosos en su búsqueda.


Captura del piloto John McCain

Aunque hubo algunos casos de linchamientos públicos, el papel propagandístico y político de los POW era demasiado importante para la conducción de la guerra como para desaprovecharlo, y Hanoi jugó sus bazas con maestría. Era habitual ver como las cámaras comunistas grababan a los pilotos siendo “paseados” por diferentes pueblos o ciudades mientras recibían golpes, insultos y salivazos por parte de los enfurecidos vietnamitas.
Tanto la ciudadanía americana como los gabinetes de Johnson y Nixon siempre se mostraron muy sensibles con este asunto.


Típica imagen difundida por Hanoi

La reclusión de los prisioneros se llevó a cabo en diversos centros de Vietnam del Norte, siendo la antigua cárcel de la época colonial francesa de Hoa Lo, conocida popularmente como Hanoi Hilton, la que mayor publicidad tuvo.

En Hoa Lo tras someterse a un cacheo y recibir como única vestimenta un pijama de rayas y unas sandalias se encerraba a los prisioneros en régimen de aislamiento en una oscura y reducida celda, en la que la humedad, la casi nula alimentación, y la incertidumbre, hacían que la presión mental aumentase de forma rápida.
Tras esta presión psicológica y las coacciones respecto a la atención médica y alimenticia, los prisioneros eran sometidos a interrogatorios, apareciendo entonces la presión física en forma de torturas, prácticas por las cuales se consiguieron ridículas confesiones que eran rápidamente difundidas en numerosas ruedas informativas por la maquinaria propagandística comunista.
Se pretendía obtener pruebas de crímenes para enviarlas al Tribunal Bertrand Russel en Estocolmo.

Curiosamente, en uno de estos actos celebrados en la capital, un prisionero parpadeó la palabra “tortura” en Morse para advertir al Dpto de Defensa de su país de sus duras condiciones.

En estas “representaciones” los POW aparecían pálidos y delgados, en ocasiones con golpes en la cara pero sin otras evidencias de torturas. La causa era que para forzar las declaraciones se utilizaba una refinada técnica oriental denominada “las cuerdas” o “esposas máximas”, en la que tras maniatar en complicada postura al prisionero se le provocaba mediante estiramientos fuertes dolores y síntomas de asfixia sin dejar marcas visibles.

No obstante, la terrible tensión sufrida era visible en sus miradas y a nadie se le escapaba.

A finales de 1965 Vietnam del Norte se preparó para juzgar como criminales de guerra a los pilotos encarcelados, ya que según sostenían, los EEUU actuaban de manera ilegal y por tanto los prisioneros no merecían la protección de ningún organismo ni ley internacional. Afortunadamente para ellos, gracias a la presión política y diplomática de la Administración Johnson se olvidó el asunto.

En prisión se procuró vivir de manera organizada, se mantenía la cadena de mando basada en la graduación con que se contaba en momento de la captura, logrando mantener de esta forma la disciplina y la dignidad.
Otro asunto que permitió reforzar la moral fue la comunicación, lográndose establecer un método basado en una matriz de 5×5 que contenía el alfabeto y que se transmitía por medio de toses, pequeños golpes en las paredes, parpadeos…etc


Otra original forma de comunicación

Con el fin de eliminar esta organización se buscaron confesiones mediante fuertes torturas (las declaraciones del Tte Coronel Robinson Risner son escalofriantes) y se trasladó a un número de prisioneros a otros centros, lográndose el efecto contrario, fortaleciendo involuntariamente la unión y comunicación entre todo el colectivo.

A pesar de las negativas iniciales al intercambio de prisioneros, los contactos de París lograron que a lo largo de 1968 y 1969 fueron liberados nueve POW. Fue esto sin embargo una nueva hábil maniobra propagandística, ya que Hanoi no eligió ni a los enfermos ni a los heridos (tal como marca la Convención de Ginebra), aumentando el sufrimiento e incertidumbre al resto, que pensaban que los liberados habían sufrido un “lavado de cerebro” y estarían manipulados.
Las declaraciones de estos nueve hombres a su llegada a los EEUU redobló los gestos de solidaridad y esfuerzos por lograr la liberación del resto.

En un gesto de buena voluntad el Presidente Jonhson prohibió los ataques aéreos por encima del Paralelo 19, y en Octubre (de 1968) se liberó a catorce prisioneros norvietnamitas. Esto permitió que los norteamericanos pudieran recibir ese año regalos navideños y cartas de sus familiares.

En 1970 la DIA (Defense Integillence Agency) tuvo conocimiento de la existencia de la prisión de Son Tay (a unos 45Km al Oeste de Hanoi) y tras un periodo de evaluación, minucioso estudio y preparación, se ideó una audaz operación de rescate de los al menos 70 POW que se estimaba permanecían allí recluidos. La reiterada falta de garantía por parte de Hanoi de la liberación de todos los POW americanos fue clave en todo el operativo.

La noche del 30 de Noviembre de 1970 un Comando de las Fuerzas Especiales al mando del mítico Richard Meadows irrumpió en las instalaciones de Son Tay.

Tras infligir fuertes bajas al enemigo se comprobó que allí no había ningún POW, debido a unas fuertes inundaciones habían sido trasladados meses antes…

A consecuencia de este ataque se tuvo mas consideración con los POW, siendo agrupados en tres centros. Este obligado hacinamiento (celdas con 40 ó 50 hombres) propició un mayor contacto, y que los cuidados mutuos permitieran salvar muchas vidas. Muchos veteranos afirman que la operación de Son Tay les salvó.

Tras firmarse los acuerdos de París (27 de Enero de 1973) y según el cual el personal civil y militar capturado regresaría a sus respectivo países, fueron liberados 591 POW norteamericanos (tres de ellos en China).


Soldados estadounidenses dentro de su celda en el Hanoi Hilton antes de su liberación. 29 de Marzo 1973.

El 12 de Febrero tres aviones C-141A de transporte volaron a Hanoi, y un C-9A fue enviado a Saigón. Con la entrega del primer grupo de POW (se seleccionaron en primer lugar a los que mas tiempo permanecían en cautividad) se puso en marcha la “Operación Homecoming”, que se prologaría hasta el 4 de Abril.


Los POW llegaron a la Base Aérea Clark (Filipinas). Allí fueron recibidos entre otros por el Almirante Gayler, Comandante de las Fuerzas de EE.UU. Pacífico, Roger Shields, asistente del Presidente Nixon para asuntos de prisioneros de guerra, y el general Moore de la Fuerza Aérea.


Las aeronaves contaban con profesionales médicos y estaban pintadas de blanco y con una cruz roja en la cola para marcar claramente su intención pacífica.


Merece destacar la figura del Teniente JG Álvarez que permaneció ocho años y medio en cautiverio

Los prisioneros fue recibidos en EEUU entre cálidas muestras de cariño y entusiasmo. Muchos sufrirían en el futuro trastornos de estrés postraumático y tres de ellos recibieron por sus acciones mientras permanecieron en cautividad la Medalla de Honor del Congreso.

Durante la postguerra y hasta entrados en los años 90´, la mayoría de los ciudadanos estadounidenses encuestados seguían pensando que en Vietnam aún había POW americanos.

Fuentes y mas información:
“Tempestad sobre Vietnam” José Miguel Romaña
“Vietnam. Las batallas decisivas” John Pimlott
http://en.wikipedia.org/wiki/Operation_Homecoming
http://www.wartimecollectables.com/zvnoperation_homecoming.htm
http://www.museodevietnam.com/historia/glosario/pow-mia.php
“La guerra de Vietnam” C.G. Apply

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Sic Semper Tyrannis

Selección de Artículos de la Guerra de Secesión Americana

Al otro lado de ese Derecho

Si todos estamos de acuerdo... algo no funciona. A estas alturas ya debemos saber que, en cuestiones jurídicas, todos llevamos un seleccionador dentro.

La última batalla

Historia, personajes y material de guerra

My Vietnam Experience

The Vietnam War, through my eyes.

A %d blogueros les gusta esto: