La última batalla


Zippos en NAM
6 julio 2010, 15:29
Filed under: Guerra de Vietnam | Etiquetas: , , ,

La tradición de decorar los encendedores con monedas o grabados procede de la WWI y continuó durante la WWII, que fue donde apareció el Zippo, concretamente el modelo “1942-45 Black Crackle”, que debido a la escasez de materiales tuvo que ser fabricado con metales de más baja calidad y no pudiendo ser rematado ni con cromo ni níquel. El acabado era en negro, lo que además suponía la ventaja de no reflejar la luz y así no atraer la atención del enemigo.


Zippo del General McArthur. Tiene la medalla conmemorativa de la rendición incondicional de Japón y la firma del propio General. Una copia fue entregada a todos los jóvenes oficiales formados en 1949 en el USS Missouri.

Sin embargo donde este arte alcanzó mayor expansión fue en la guerra de Corea y en especial en la de Vietnam:

En 1965 el periodista Morley Safer acompañaba a los Marines durante una misión “search and destroy” en Cam Ne. Cuando los Marines llegaron al pueblo ordenaron a los civiles que salieran de sus primitivas cabañas, y entre las lágrimas de mujeres y niños, prendieron fuego a toda la aldea con sus encendedores Zippo.
El reportaje de Safer fue emitido por la CBS, transmitiendo un angustioso mensaje sobre lo que en realidad sucedía en Vietnam.


Imagen del informe de Safer

Al Presidente Johnson no le gustó y acusó a Frank Stanton el entonces director de la CBS de “haberse cagado en la bandera americana”, ya que los soldados de los EE.UU fueron presentados como asesinos en lugar del proclamado papel de libertadores.
La percepción de la inocencia de guerra y del encendedor Zippo ya nunca sería la misma.

Pero tampoco debemos pensar que el Zippo era considerado sólo un instrumento de muerte y destrucción. En noches oscuras y en más de una ocasión, el particular “click” de su tapa sustituyó al “santo y seña” en medio del silencio espectral y donde los soldados enemigos se ocultaban en los alrededores. Además, sus grabados representaban una forma de protesta social, un motivo de orgullo de formar parte de una Unidad, y en todo los casos, un talismán que acompañó a los soldados durante su año de servicio.

Los Zippo también servían como espejo de mano, para calentar la comida y hay historias que afirman que algún soldado salvó la vida gracias a las señales luminosas que pudo hacer a los helicópteros de rescate o a que una bala impactó sobre el Zippo que llevaba en el bolsillo de su guerrera.

En Vietnam la presencia de grabadores de Zippos eran habituales en los bares de chicas, donde colocaban su pequeño “stand” en una esquina del local. Allí, con una pequeña máquina similar a la de los dentistas y alimentada por una vieja batería, montaban su improvisado taller.
El “grunt” podía elegir entre un amplio catálogo de diseños y el texto más adecuado a sus sentimientos o estado de ánimo. En pocos minutos el grabador realizaba su trabajo, cuya calidad solía ser mala, y dependía tanto de su pulso como de su vista. Costaba unos 25 centavos.

Este tipo de grabados también se realizaba en talleres survietnamitas, donde las mujeres trabajaban todo el día en encendedores de acero inoxidable hechos en China.

En las cantinas de las Bases de los EE.UU se vendían Zippos auténticos, en ellos figuraba el nombre de la Unidad, pero nunca nada relativo a sexo, drogas o alcohol. Los grabados estaban hechos a mano en las poblaciones cercanas a las propias Bases.

Los Zippo también se grababan a máquina por artesanos vietnamitas que trabajaban en las cercanías de las Bases y que contaban con una máquina llamada Pantógrafo montada sobre una mesa de trabajo y que gracias a la utilización de un tornillo de banco y a una plantilla de bronce o madera, lograban mejores resultados. Los textos eran compuestos letra por letra, o podían ser elegidos entre el catálogo existente ya fijados en la plantilla, las cuales tenían unos 200 diseños y más de 100 textos diferentes.


Este era uno de los dibujos más vistos


…aparte de estos otros, jeje.

Se daba el caso que muchos grabadores tenían las mismas plantillas, que eran vendidas por los propios distribuidores. Los dos textos más populares eran los siguientes:

“As I walk through the Valley shadow of death I shall fear no evil for I,m the evilest son of a bitch in the valley”
Mientras camino por el valle de la muerte no temeré mal alguno, porque yo soy el más malvado hijo de puta del valle

“When I Die, Bury Me Face Down So The Whole World Can Kiss My Ass!”
¡Cuando muera, enterradme boca abajo para que el mundo entero me pueda besar el culo!

Pero había muchísimos más como:
“Death is our business and business has bee good”
La muerte es nuestro negocio, y el negocio ha sido bueno

o el también popular a partir de 1970:

“If I had been at Kent State there would have been one hell of a body count”
Si hubiera estado en el Estado de Kent habría sido un infierno el recuento de cadáveres

Los soldados pasaban sus días de descanso (R & R) en China Beach, pero a veces marchaban a Tailandia, Filipinas o Japón. El las cantinas de las Bases estadounidenses de Japón y Filipinas había artesanos japoneses grabando Zippos. Se trataba principalmente de unidades de plata decoradas con tigres y dragones, y a veces con poesías relativas a la guerra de Vietnam. En muchos casos se trataba de copias de muy buena calidad, y casi imposible de detectar.


Zippo con motivos japoneses

Los joyeros de Bangkok trabajaban con frecuencia en encendedores de plata, cuyas superficies se hacían a partir de una hoja de plata de ley, que se decoraba con relieves de tigres, elefantes e insignias del Ejército.


Típico Zippo grabado en Tailandia

La industria japonesa compró encendedores y gracias a un tratamiento con ácido grabó los diseños de buques de guerra de los EE.UU y Australia. Estos modelos se hacían bajo encargo especial de al menos de 100 unidades, y sólo costaban un dólar cada uno, incluyendo gastos de envío.


Ejemplo del trabajo con ácido

Entre los años 1963-1975 y coincidiendo con la presencia de tropas americanas en Alemania, también se grabaron allí Zippos.


Sobrio diseño alemán

A veces los Zippos tenían cortada parte de la chimenea. Esto se hacía para encender más facilmente las pipas de opio.


Chimenea recortada

Durante los últimos años de la guerra, muchos soldados estadounidense se aburrían por la falta de acción, y otros estaban afectados psicológicamente y desengañados por la pérdida de compañeros en espantosas condiciones, refugiándose en las drogas o el alcohol.

Según los coleccionistas, unos 200.000 modelos de Zippo fueron utilizados en Vietnam, convirtiéndose en objetos muy preciados ya que cada Zippo fue testigo mudo de la guerra y transmite a su dueño la sensación de haber estado allí.

Fuentes:

www.vietnam.zippo.fr
www.press.uchicago.edu
www.zippogallery.com
www.armchairgeneral.com
www.gersters.ch
www.pbs.org
www.lightermall.com


2 comentarios so far
Deja un comentario

Como todo lo que publicais, muy interesante y curioso.

Comentario por Mayhem

Muchas gracias, me alegro que te guste.
Por cierto, si te interesa en el hilo del foro hemos comentado algo más sobre el tema:

eGC

Un saludo.

Comentario por jesuspdlr




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Sic Semper Tyrannis

Selección de Artículos de la Guerra de Secesión Americana

Al otro lado de ese Derecho

Si todos estamos de acuerdo... algo no funciona. A estas alturas ya debemos saber que, en cuestiones jurídicas, todos llevamos un seleccionador dentro.

La última batalla

Historia, personajes y material de guerra

My Vietnam Experience

The Vietnam War, through my eyes.

A %d blogueros les gusta esto: