La última batalla


¿Por qué Vietnam?
22 octubre 2010, 18:35
Filed under: Guerra de Vietnam | Etiquetas: , , ,

Desde que acabó la guerra de Vietnam muchos nos hemos hecho esta pregunta. ¿Por qué Vietnam?

Hoy en día aún nos cuesta entender las razones de esta guerra, quizás sea porque ahora vivimos otra realidad y nos cuesta comprender y analizar que la actual situación política del mundo no es la que era entonces, donde la confrontación entre el capitalismo (representado por los Estados Unidos) y el comunismo (representado por la Unión Soviética) era la simple y pura realidad.

Después de la Segunda Guerra Mundial el dólar dominaba los negocios internacionales, el ejército norteamericano parecía invencible y como nunca antes en su historia los ciudadanos estadounidenses pensaban que su país tenía el cometido y el deber de ejercer una gran influencia sobre los acontecimientos internacionales. Se creía que rechazar la expansión del comunismo en un pequeño y lejano país del Sureste de Asia sería sencillo, y que entonces la victoria en la llamada Guerra Fría que enfrentaba a los dos bloques mencionados anteriormente, estaría más cerca.
Estaban sin duda equivocados.

Ya en 1946 el Presidente Truman ordenó a Abbot Low Moffat, experto en asuntos Asiáticos del Departamento de Estado evaluar al movimiento guerrillero Vietminh y a su líder Ho Chi Minh. Moffat informó que Ho era probablemente un comunista pasional, y que Vietnam, Laos, Camboya y Tailandia pronto caerían como fichas de dominó ante la expansión del comunismo. Se trataba de la famosa “Teoría del Dominó” y un anticipo de la “Doctrina Truman”, una política de claro apoyo a los regímenes anticomunista de todo el mundo, y que se extendería hasta los 90´.


Teoría del dominó

Una muestra de este convencimiento de exagerada confianza y quizás también de cierto desdén quedó de manifiesto en 1952 durante la campaña presidencial entre el Demócrata Adlai Stevenson y el Republicano Dwight Eisenhower. Por entonces, una bomba explotó en un concurrido Hotel de Saigon, lugar frecuentado de forma habitual por militares franceses, periodistas norteamericanos y por otros occidentales, haciendo de él un objetivo claro para los “luchadores por la libertad vietnamita”. Pues bien, el que sería posteriormente Secretario de Estado, John Foster, fue cuestionado a cuenta de ello por la emisora CBS News, y entre bromas su respuesta fue que no sabía donde estaba esa ciudad, que le sonaba que quizás se trataba de un suburbio de Detroit…
Estaba claro que los expertos en política exterior de los 50´sabían muy poco sobre la guerra de la independencia que se libraba en Vietnam, país que nunca había sido una prioridad para los diplomáticos norteamericanos.

Mientras, la Guerra Fría continuaba. En 1949 triunfó en China la revolución comunista, y en 1950 (con el visto bueno de Stalin) estalló la guerra de Corea. Las fuerzas comunistas de Corea del Norte cruzaron el paralelo 38 y arrasaron a las fuerzas surcoreanas que se replegaron en torno a Pusán. La administración Truman, acusada repetidamente por la opinión pública norteamericana de ser demasiado permisiva con el comunismo, reaccionó de inmediato y puso a su ejército a la cabeza de las tropas multinacionales de la ONU. Poco después, China envió también sus tropas, haciendo que la situación se tensara hasta tal extremo que incluso se llegara a hablar de un ataque atómico.
Finalmente aunque no se firmó ningún tratado de paz, se estableció un alto el fuego y una Zona Desmilitarizada en el paralelo 38 que aún hoy en día es defendida y vigilada por tropas de las dos Coreas y de los EE.UU.

En 1951 el General Jean de Lattre de Tassigny comandante de las fuerzas francesas en Indochina visitó el Congreso de los EE.UU, en su discurso aludió a la guerra contra el comunismo y al posible colapso que sufriría todo el continente si el Vietminh se hacía con el país, comparando ésta posible ofensiva con la llevada a cabo por Japón en 1941. Era, según él, algo vital y necesario que los EE.UU prestaran ayuda a los franceses, ayuda que en efecto llegó, eso sí, de forma limitada.


General Jean de Lattre de Tassigny

En 1954 el Secretario de Estado John Foster Dulles declaró tajantemente que si un líder extranjero como Ho Chi Minh no estaba al 100% detrás de la política norteamericana, estaría un 100% en contra. Según la visión de Dulles sobre la Guerra Fría, nadie podría recibir ayuda de los comunistas y a la vez considerarse amigo de los norteamericanos, y aunque el líder vietnamita formalmente nunca se había declarado aliado de los Soviéticos y Chinos, había violado esta regla de oro.
Esta política de no alineamiento (término que también nació en la época) sería una constante en los movimientos de Ho Chi Minh, también maestro del arte del “thoi co”, que viene a significar en castellano esperar el momento oportuno para realizar el movimiento adecuado, brillante estrategia política y militar que le dio buen resultado ante un siempre enemigo impaciente.

Con Ho Chi Minh se daría también una de las grandes ironías de la historia, el hombre que citó a Thomas Jefferson en la Declaración de Independencia Vietnamita de 1940, se estaba convirtiendo poco a poco en el líder que alzaría a su pueblo en armas contra la “tiranía” de los Estados Unidos.

Aparte de asuntos ideológicos y políticos, la futura intervención norteamericana en Indochina tuvo en el comercio y en las consiguientes influencias económicas un factor también importante.
El origen de éste conflicto y otros similares hay que entenderlo a partir de la negativa común por parte de países de África, Asia y Sudamérica otrora sometidos al régimen colonial, a aceptar la pobreza y una cierta paralización propiciada a cuenta del sistema capitalista. Este desacuerdo hizo que aumentaran de forma progresiva los llamados “movimientos de liberación” y con ellos, las guerras coloniales.


Tropas del Vietminh

Era normal que tras la Segunda Guerra Mundial y la gran pérdida de recursos por parte de los países contendientes, se vivieran momentos de rivalidad entre las potencias capitalistas desarrolladas y las comunistas, deseosas todas ellas de conservar su posición en varguardia en la producción industrial y el comercio mundial, asuntó que naturalmente afectó a la península de Indochina, objetivo también de las ansias de estos países y punto ideal para propagar su industria, su comercio y porqué no, también su modo de vida.

La importancia de los mercados extranjeros para mejorar la estabilidad y prosperidad de los EE.UU quedó de manifiesto de forma clara a finales del SXIX cuando una serie de graves depresiones y violentas luchas laborales sacudieron el país. La insuficiente demanda interior de productos industriales norteamericanos indujo a la conclusión de que la expansión en territorios de ultramar era necesaria para evitar otras situaciones similares.

La expansión norteamericana se había logrado hasta entonces sin la adquisición de terrenos coloniales,(desechemos si queremos Hawai, las Filipinas, Puerto Rico y algunas islas del Pacífico y del Caribe) ya que tal como queda expresado en las doctrinas “Monroe”, los EE.UU siempre habían procurado mantener su hegemonía a través de un agresivo comercio y de inversiones, haciendo que las naciones “subdesarrolladas” quedaran subordinadas a ellos mediante una dependencia económica, política y militar. Era el llamado “Imperio Invisible” creado con el fin de ejercer el control sobre las materias primas desembarazándose de los competidores extranjeros.

Un saludo.

Anuncios

1 comentario so far
Deja un comentario

Es muy bueno conocer la historia me gusta la historia gracias x mandarme informacion

Comentario por carmenlisset




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Sic Semper Tyrannis

Selección de Artículos de la Guerra de Secesión Americana

Al otro lado de ese Derecho

Si todos estamos de acuerdo... algo no funciona. A estas alturas ya debemos saber que, en cuestiones jurídicas, todos llevamos un seleccionador dentro.

La última batalla

Historia, personajes y material de guerra

My Vietnam Experience

The Vietnam War, through my eyes.

A %d blogueros les gusta esto: