La última batalla


Vietnam. Fotografías curiosas.
16 noviembre 2010, 22:15
Filed under: Guerra de Vietnam | Etiquetas: ,


Saigon, diciembre de 1970. Los trabajadores vietnamitas de la Base Aérea de Tan Son Nhut no parecen saber quien es ese extraño norteamericano que acaba de llegar en un vuelo desde Miami. Por desgracia para Santa, los funcionarios de aduanas no se impresionaron, y se le negó la entrada en el país porque no tenía un visado. El visitante era el mecánico de la “Pan Am” Jim Straughan, que tenía la esperanza de llevar regalos a los hospitales y orfanatos de Vietnam.


Saigon, julio de 1969. El presidente de Vietnam del Sur Nguyen Van Thieu muestra sus habilidades con una máquina de coser en la apertura de un centro de rehabilitación del destacamento de Corea del Sur construido en el centro de Saigón. El teniente general Sae Lee Ho, comandante de las tropas coreanas en Vietnam, dijo en la ceremonia de inauguración, “Nosotros los coreanos, después de haber conocido amargas experiencias durante la guerra de Corea, somos plenamente conscientes de la desesperación que se vive en la guerra, y vamos a ayudar a estas personas pobres con nuestro mejor esfuerzo”


Vietnam del Sur, julio de 1969: El presidente Nguyen Van Thieu se sienta en la batería para una sesión de música improvisada durante la ceremonia de inauguración del un centro de rehabilitación construido por las tropas del ejército de Corea del Sur. Thieu desempeño su cargo de presidente de Vietnam del Sur desde 1967 hasta 1975 cuando los norvietnamitas llegaron a Saigon.
Thieu huyó entonces del país y más tarde se estableció en los suburbios de Boston, donde vivió en la oscuridad.


Vietnam del Sur, diciembre de 1967. Dos hombres de la 9ª División de Infantería dan un pequeño descanso navideño a su mortero con motivo de la fiesta de Navidad.


Vietnam del Sur, noviembre de 1967. El Sargento Raymond Scherz de la Compañía C, 2º Batallón del 39º Regimiento de la 9ª Div de Infantería parece estar reflexionando sobre la mejor manera de convertir este visitante con plumas en la cena de acción de gracias. El pavo fue uno de los 57.000 enviados a los cerca de medio millón de norteamericanos que entonces se encontraban en Vietnam. Con motivo de esta fiesta tradicional se enviaron también 225 toneladas de carne de pavo sin hueso, 28 toneladas de salsa de arándanos, 15 toneladas de frutos secos, ocho toneladas de caramelos, 11 toneladas de aceitunas y 33 toneladas de pastel de frutas.


Vietnam del Sur, junio de 1967: Un soldado de la 1ª División de Infantería arrastra una enorme serpiente encontrada al noreste de Saigon durante la Operación de Billings.


Imagen conmovedora donde queda reflejado el terrible sufrimiento de los civiles.


Un niño con el uniforme de los Rangers Survietnamitas.


6 de febrero de 1968, Hue. Un marine usa una motocicleta abandonada como vehículo improvisado.


Vietnam del Sur, septiembre, 1966: Un APC está a punto de remolcar a un Jeep atascado en el barro durante la temporada de lluvias en la zona de Pleiku.


Vietnam del Sur, octubre de 1963. Su padre puede ser un miembro del Vietcong, pero este niño no siente odio y toma un caramelo que le ofrece el Teniente John Campbell, un asesor americano que junto con tropas de la República de Vietnam pasa por su pueblo.


Buena imagen tomada desde una avioneta de reconocimiento Cessna O-1 “Bird Dog” donde vemos al copiloto preparado para abrir fuego con su M-16


Primeros días de agosto de 1966, Da Nang, Vietnam del Sur. El General Moshe Dayan, ex Jefe del Estado Mayor del Ejército israelí junto con unos Marines de los EE.UU en una patrulla de reconocimiento. El General Dayan estaba cubriendo el conflicto de Vietnam para la prensa israelí.

La guerra es el infierno. En Vietnam este infierno estuvo presente durante los combates y emboscadas en la jungla, en las operaciones de “search and destroy” en las aldeas, y en general en todas las misiones terrestres. Pero hubo otro tipo de infierno, el infierno de la vida cotidiana, el infierno de los detalles que nos parecen mundanos, pero que son necesarios y sin ellos la vida se hace muy complicada, cosa que sucedía en las pequeñas bases artilleras y en los enclaves esparcidos a lo largo de todas las provincias y rincones de Vietnam del Sur.


El aburrimiento en esos remotos y aislados lugares era constante entre los hombres.


Como típico método de esparcimiento vemos como un norteamericano toca la flauta vietnamita ante la mirada divertida de un miembro de las Fuerzas Armadas Survietnamitas. Ambos formaban parte del contingente que custodiaba un puesto avanzado en Black Virgin Mountain.


La guitarra también era buen método de entretenimiento. Aquí vemos a un hombre de la 25ª División de Infantería rodeado por sus compañeros.


Estos pasatiempos musicales no eran propios del fin de la guerra, una guitarra se pudo ver en los hombros de los soldados de la 1ª División de Caballería a su llergada a Qui Nhon (1965).


Seguir una higiene adecuada era complicado, y las duchas en la Base de los Marines de Camp. Evans no diferían mucho a las levantadas en otras instalaciones norteamericanas.


Otro espartano ejemplo de las instalaciones del 15º Regimiento de Artillería


A veces se aprovechaba la presencia de una playa, pero con precauciones…


La peluquería era casi siempre al aire libre


Al igual que las letrinas


En las operaciones, la improvisación siempre era importante para sobrevivir, y el conseguir agua no siempre era sencillo. “Improvisa, como la Infantería” se decía a los novatos durante su entrenamiento básico.


Muchas veces había que comer entre combates y combate. Aquí vemos a un soldado de Infantería preparando sus raciones individuales durante la batalla de Grand River, al oeste de Plei Me (1965)


Incluso en la entrada de un bunker se aprovechaba para comer o escribir a los seres queridos.


El afeitarse tampoco suponía mucho mayor problema, se echaba agua de la cantimplora en el casco para limpiar la cuchilla y todo solucionado, incluso sin espejo.


Casco que también venía bien para aliviarse del calor y humedad extrema que caracteriza al clima vietnamita. Aquí vemos a un soldado cerca de Phu Bai (1972)


Cualquier lugar era bueno para echar unas manos.


Y para dormir una siesta, como este Marine tras los duros combates en Hue (1968)


Y al acabar la misión, unas cervezas a la sombra de la colada y entre sacos terreros eran un lujo.

En definitiva, toda una rutina a la que debieron adaptarse de forma rápida los “Grunts”con el fin de atender sus necesidades básicas, algo siempre complicado en las guerras, y no siempre tratado y conocido.


1 comentario so far
Deja un comentario

Budweisser, king of beers

Comentario por Militar




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Sic Semper Tyrannis

Selección de Artículos de la Guerra de Secesión Americana

Al otro lado de ese Derecho

Si todos estamos de acuerdo... algo no funciona. A estas alturas ya debemos saber que, en cuestiones jurídicas, todos llevamos un seleccionador dentro.

La última batalla

Historia, personajes y material de guerra

My Vietnam Experience

The Vietnam War, through my eyes.

A %d blogueros les gusta esto: