La última batalla


El GCMA en Indochina. Anexo
29 diciembre 2011, 19:09
Filed under: Guerra de Vietnam | Etiquetas: ,

Es difícil imaginar la vida en uno de estos grupos de comandos, sólo se pudieron conservar unos cuantos diarios, y muchas unidades desaparecieron sin que nunca jamas se volviera a saber de ellas.
El siguiente incidente se produjo a unas 60 millas al sur de Lai-Chau:

Un día un hombre tambaleante penetró en el Puesto de Mando, con poblada barba y aspecto harapiento lo único que le hacía pasar por soldado eran tres pequeños y sucios galones de “sergent-chef” y su carabina. Su rostro era cadavérico y sus ojos brillaban a través de un horrible parpadeo.

“Mon Commandant, je viens pour être passé au ‘falot’” dijo al Major Leost, (“Mi Comandante, tengo que comparecer ante un tribunal militar”). Inmediatamente perdió la calma y cayó sollozando sobre sus rodillas repitiendo una y otra vez “J´ai tué mon compain!” (“¡He matado a mi compañero!”)

La historia fue reconstruida:
El sargento era el líder de un grupo de comandos, y en anteriores “enganches” con el GCMA había contraído severos casos de malaria; sin embargo había sido considerado “indispensable” y por tanto enviado de nuevo a la jungla. Fue en este periodo, al despertarse, y durante el inicio de un nuevo ataque de malaria, cuando la fiebre le hizo creer que su compañero que se encontraba limpiando una carabina, era un Viet.
Momentos después de matar a su compañero francés, los horrorizados nativos consiguieron dominarle…

Y allí estaba ahora, presentando testimonio contra si mismo, pidiendo ser juzgado en un tribunal militar para pagar por una culpa que no era suya, sino del sistema, que le había considerado “indispensable”.
El sargento retornó a Saigon para recibir tratamiento, abandonando el GCMA.

También merecen mención los miembros del GCMA que junto con el 6e BPC (“Bataillon de Parachutistes Coloniaux”) combatieron hasta el sacrificio para cubrir la retirada de 1952 hasta Na San.


Los exhaustos paracaidistas del 6e BPC alcanzan su objetivo tras varios días de agotadoras marchas y combates.

“Debería haberlo visto. A lo largo de la ruta de retirada de los paracaidistas, los Viets habían plantado en picas de bambú las cabezas de los soldados que habían matado, a modo de hitos. Algunos de los hombres enloquecieron, otros gritaban de forma histérica cuando reconocían la cabeza de algún compañero, mientras que otros maldecían en voz baja y juraban que matarían a todos los vietnamitas que encontrasen cuando entrasen en una de sus aldeas.”
“Con toda probabilidad los Viets ni siquiera habían matado a los prisioneros para usar sus cabezas, sino que se la habían cortado a los que ya estaban muertos. Se trataba de una efectiva parte de la guerra psicológica”.

Cuando llegó el momento, incendiaron por completo la primera aldea vietnamita que encontraron.

Sin embargo, en cada situación trágica hay también incidentes divertidos que logran sacar a los hombres del estado temporal de “locura”. Este es el caso de un marroquí del GCMA, que había sufrido una herida en la pierna y que tuvo que ser llevado a cuestas por sus compañeros durante tres y días y medio hasta llegar a Lai-Chau.

A su llegada pensó que pasar las horas en una cama de Hospital era una pérdida de tiempo y así pues marchó en ropa interior, renqueante y cojeando a la busca de lugares varios de placer.

Desafortunadamente, en uno de éstos se encontró con los chicos que habían estado cargando con él por la jungla, y que ahora, al verle “andar” pensaron que todo había sido un cuento….
El resultado de todo ello puede resumirse en tres puntos:

1 El marroquí fue duramente apaleado por sus furiosos compañeros.
2 Tuvo que volver al Hospital con nuevas heridas
3 Cuando recibió el alta fue condenado a diez días de prisión por simulación y abandonar el Hospital sin uniforme.

Otra interesante experiencia ocurrió con los nativos Tai del GCMA cuando estaban viendo un reportaje durante su estancia en La-Chau.
Los filmes que proyectaba el ejército francés trataban sobre diversos aspectos y estaban destinados para una audiencia cuya comprensión del idioma fuera pobre, siendo por tanto de corta duración para mantener mejor su atención.
Muchas de las cintas procedían de las bibliotecas del Servicio de Información de los EE.UU, y entre las de esa tarde se incluía una sobre un departamento de bomberos voluntarios de una pequeña ciudad del estado de Illinois.

Los nativos habían visto aviones y jeeps, e incluso el Ford sedan que vía aérea los franceses habían llevado a su caudillo, Déo Van Long (le tomó seis meses y el duro trabajo de cientos de “coolies” el preparar una carretera de unos cientos de yardas para poder conducirlo…), pero nunca habían visto un camión de bomberos con su escalera. Tampoco habían visto un territorio tan plano y sin montañas en el horizonte, ni carreteras rectas y asfaltadas…

El reportaje donde aparecía el camión de bomberos cruzando territorio de Illinois a toda velocidad se convirtió en un gran éxito cinematográfico para los nativos Tai, e incluso los comentarios sobre el “gran camión americano en los caminos rectos” llegaron a las zonas adyacentes ocupadas por el Viet-Minh, donde el USIS (United States Information Service) y los bomberos de Illinois ganaron muchos “admiradores”.

Fuente: “Street without joy” de Bernard Fall


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Sic Semper Tyrannis

Selección de Artículos de la Guerra de Secesión Americana

Al otro lado de ese Derecho

Si todos estamos de acuerdo... algo no funciona. A estas alturas ya debemos saber que, en cuestiones jurídicas, todos llevamos un seleccionador dentro.

La última batalla

Historia, personajes y material de guerra

My Vietnam Experience

The Vietnam War, through my eyes.

A %d blogueros les gusta esto: