La última batalla


Peter Dewey, primera baja americana en Vietnam
24 enero 2012, 20:04
Filed under: Guerra de Vietnam | Etiquetas: , , , ,

Tanto el nombre de la última como de la primera baja de los EE.UU. en Vietnam está envuelto en la controversia, el misterio y la intriga política.
Sin embargo, no hay duda de que el Major Peter Dewey fue el primer militar estadounidense en ser abatido por las balas comunistas en lo que más tarde se convertiría en la guerra más larga y más controvertida guerra de los Estados Unidos hasta la reciente guerra en Afganistán. No obstante, su nombre no está presente en el Monumento dedicado a los Veteranos de Vietnam, ni tampoco aparece en ninguna lista de MIAs (desaparecidos en acción), aunque su cuerpo nunca fue recuperado.

Cuando el 4 de septiembre de 1945 Peter Dewey llegó en un C-47 al aeropuerto de Tan Son Nhut (Saigón), su objetivo consistía en organizar la evacuación y repatriación de los POW (prisioneros de guerra) americanos hasta entonces en manos japonesas.
Y es que Indochina también fue lugar de combates durante la segunda guerra mundial, ya que durante casi tres años los estadounidenses libraron una dura batalla naval y aérea contra los japoneses en el cielo y las aguas de ese pequeño país asiático.

El equipo de cinco hombres de la OSS (Oficina de Servicios Estratégicos) que dirigía el Major Dewey tenía el nombre en clave de “Embankment” y como hemos comentado, su objetivo era localizar a los 214 estadounidenses presentes en dos campos japoneses levantados en Saigón. Muchos de estos hombres habían permanecido la mayor parte de la guerra en Birmania, siendo empleados como mano de obra esclava en la construcción de una línea de ferrocarril que iba a cruzar el río Kwai, más tarde famoso por la película dirigida en 1957 por David Lean, “El puente sobre el río Kwai”.

“Camp Poet” situado en la misma Saigón albergaba cinco POWs, y en “Camp 5-E”,que se encontraba a las afueras, contaba con 209. De éstos, 120 eran hombres del 2º Batallón, 131º Regimiento de Artillería Antiaérea, perteneciente a la 36ª División de la Guardia Nacional de Texas, batallón que había aterrizado por error en Java y que había sido capturado practicamente intacto. Más tarde sería conocido como el “batallón perdido”.
De los restantes POW, 86 eran supervivientes de un crucero de clase Northamptom, el USS. Houston, hundido en la noche del 28 al 29 de febrero 1942 por cruceros y destructores japoneses en la costa de Java. Su destino era también desconocido hasta que Dewey dio con ellos y los liberó.
Los otros ocho eran aviadores derribados sobre Indochina.

Conviene señalar que tras la rendición japonesa, el General británico Douglas D. Gracey, comandante de las fuerzas de ocupación en Indochina al sur del paralelo 16 (en la Conferencia de Postdam se fijó esa línea para dividir la reocupación de Indochina entre británicos, al sur, y chinos, al norte) se opuso a la presencia estadounidense y trató de impedir su participación. Sin embargo, intervino su superior, el almirante Lord Louis Mountbatten, comandante Supremo Aliado en el Sudeste de Asia, y el 1 de septiembre se permitió al equipo de Dewey abandonar Ceilán (ahora Sri Lanka) y viajar a Saigon.

Precediendo a los hombres de Dewey, el 1 de septiembre fue lanzado en paracaídas sobre Saigón una avanzadilla formada por un equipo de evacuación de prisioneros de guerra, que debía investigar los crímenes de guerra japoneses y seguir las tendencias políticas del país, A su mando se encontraba el Teniente Emile R.Counasse.


El 2 de septiembre el ministro de exteriores japonés Mamoru Shigemitsu firmaba el Acta de Rendición de Japón a bordo del USS. Missouri. Fue entonces cuando el General Douglas McArthur dio su autorización a la llegada de tropas aliadas a Indochina.

El 4 de septiembre Dewey y su equipo fueron recibidos por miembros del alto mando japonés y por multitudes de vietnamitas entusiastas. Al día siguiente los POW salieron de Saigón en siete DC-3.
Hasta el 12 de ese mes los norteamericanos fueron la única presencia aliada en la capital del futuro Vietnam del Sur. Ese día llegaron desde Rangún (Birmania) los primeros soldados británicos (una división Ghurkha al mando del General de Brigada D.E. Taunton), y casi a la vez una compañía de paracaidistas franceses procedentes de Calcuta.

En ese intervalo de tiempo los norteamericanos bajo el mando de Dewey se pusieron en contacto con el “Comité del Sur”, y el Major se entrevistó con elementos de izquierda francesa de Saigón para así tener la posibilidad de reunirse con el jefe del Viet Minh en el sur de Vietnam y futuro historiador, Tran Van Giau.


Tran Van Giau ya había sido arrestado por los franceses en 1933, 1935 y 1939.

Creado por el Viet Minh, el “Comité del Sur” abogaba por “tácticas pacíficas” en la creencia de que podrían impedir el regreso de los franceses a través de negociaciones y con la ayuda de los aliados (Rusia, China y Estados Unidos). Frente al Comité se encontraban los nacionalistas del Phuc Quoc, el Frente Unido Nacional, compuesto por trotskistas, las sectas Cao Dai, Hoa Hao y otros grupos nacionalistas.
Este otro movimiento sostenía que la independencia no podía ser sólo apoyada por negociaciones, alimentando esta afirmación con rumores que decían que los británicos planeaban traer de vuelta el odiado dominio colonial francés. Mientras, aprovechándose de disputas y de la confusión, los gansters del grupo Binh Xuyen sembraban el caos en Saigon, mientras que algunos japoneses se dedicaban a armar a los miembros del nuevo Frente.

Dewey fue persuadido por los franceses y por el General Gracey a mantener la distancia, para que no dar la impresión de un apoyo oficial de los EE.UU al movimiento de independencia.

Nadie sabe porqué Dewey y su equipo permaneció en Saigón más allá del 12 de septiembre, fecha en la que su principal objetivo ya se había cumplido. Una clara posibilidad es que la OSS tuviera misiones secundarias de inteligencia o que con la guerra recién acabada la por entonces amontonada burocracia no sabía que hacer con ellos, algo pienso poco probable…

El 22 de septiembre 1.400 POWs franceses liberados por los británicos entraron en Saigón, y en un ataque de locura se unieron a civiles franceses en una matanza indiscriminada de civiles inocentes. Se calcula que por entonces unos 20.000 civiles franceses vivían en Saigón.

Sin embargo, los acontecimientos que sucedieron el domingo 23 de septiembre alcanzaron al Major Dewey, y le costaron la vida.

Esa mañana antes del amanecer, las fuerzas francesas bajo el mando del coronel Jean Cedile tomaron el control de todos los edificios principales de Saigón, y a las 5.30h cuando el toque de queda fue levantado, a los ciudadanos y militares franceses se les vino encima el conocido como“Domingo Negro”, un violento levantamiento en nombre de la venganza.

Dewey intentó presentar una queja al General británico Gracey, comandante de las fuerzas británicas en Saigón por dar la orden de armar a los civiles y militares franceses, no actuando para evitar las provocaciones y el derramamiento de sangre.

Al día siguiente, 24 de septiembre, ante la sospecha de haber actuado en connivencia con el Viet Minh y de haber interferido con el control británico, Gracey declaró a Dewey persona non grata y le ordenó salir del país. Tenía dos días…
Dewey, durante su estancia en Indochina se mostró alarmado por las caóticas condiciones en algunas zonas del país y por el odio que muchos vietnamitas expresaban por los franceses: “Cochinchina está al rojo vivo, los franceses y británicos no tienen nada que hacer, y nosotros (los EE.UU) deberíamos salir y mantenernos alejados del Sureste de Asia”, declaró en uno de sus informes.

Ese día (24 de septiembre) el Viet Minh organizó con éxito una huelga general, cerrando de todo el comercio, y cortando el abastecimiento de agua y electricidad. Mientras, en un suburbio de Saigón, los criminales vietnamitas del Binh Xuyen, masacraron a 150 civiles franceses y eroasiáticos.
Al día siguiente el Viet Minh atacó la zona del mercado y el aeropuerto de Tan Son Nhut, donde tras duros combates lograron ser repelidos por los Gurkhas.

A las 9.30 de la mañana del 26 de septiembre de 1945, Dewey tenía previsto partir del aeropuerto de Tan Son Nhut a Kandy (Ceilán). Le acompañaba al aeropuerto su lugarteniente, el Capitán (más tarde Major) Herbert J. Bluechel. Al llegar a la terminal les comunicaron que el vuelo se había retrasado y que no partiría hasta mediodía. Volvieron entonces al céntrico Hotel Continental, lugar donde habían estado hospedados.

Dewey se enteró entonces que la noche anterior uno de los miembros de su equipo (el Capitán Joseph R. Coolidge) había sido herido de bala en un control de carreteras del Viet Minh diez millas fuera de Saigón. Dewey y Bluechel se dirigieron al “75th Field Ambulance Hospital” británico y vieron brevemente a Coolidge, que sufría una herida grave en el cuello. El americano después de hablar en francés había sido tiroteado por los vietnamitas, al parecer, al ser confundido con uno de ellos.


Joseph R. Coolidge era primo del 30º Presidente de los EE.UU, Calvin Coolidge

A las 12.15 pm los dos agentes de la OSS llegaron de nuevo al aeropuerto y comprobaron que el vuelo de Dewey había sido de nuevo atrasado. Decidieron entonces ir a comer a su complejo de “Villa Ferier,” bloque situado al noreste del aeropuerto. Con Dewey al volante, abandonaron el aeropuerto por la entrada trasera.
Durante los días anteriores en un intento de detener el movimiento de las fuerzas aliadas, el Viet Minh había bloqueado muchas de las carreteras situadas en la zona de Saigón. Uno de estos bloqueos, consistentes en montones de ramas y maleza, estaba situado a poca distancia de la carretera que llevaba a la Villa, carretera familiar por ambos oficiales.

Dewey redujo la velocidad a unos 10 Km/h, y notando la presencia de varios vietnamitas escondidos en la cuneta al lado de la carretera agitó su puño contra ellos y gritó algo en francés que el capitán Bluechel no fue capaz de entender. En ese momento se escuchó una ráfaga de armas automáticas, alcanzando al Major en la cabeza y muriendo instantáneamente. El jeep ya sin control rodó hasta la cuneta y volcó.
El capitán Bluechel que no había sido alcanzado, se protegió del tiroteo posterior con el chasis del vehículo, se arrastró por la cuneta y corrió detrás de una fila de setos mientras disparaba su pistola del .45. Momentos después llegó a la cercana sede de la OSS y dio la voz de alarma a los soldados americanos que allí se encontraban junto con varios periodistas. El tiroteo posterior se prolongó varias horas.

Al intentar pedir ayuda se descubrió que las líneas telefónicas habían sido cortadas, y al no poder comunicarse con nadie a nivel local, Bluechel contactó por radio con el Destacamento 404 de la OSS en Kandy, (Ceilán), desde donde se envió el mensaje de auxilio a los británicos de Saigón. El rescate fue realizado alrededor de las 15:00h por dos pelotones de fusileros del “31st Ghurkha Rifles”, y a las 17:00h el personal fue evacuado al Hotel Continental.
Las versiones varían, pero es seguro que en los combates cayeron de tres a ocho vietnamitas, mientras que los estadounidenses no sufrieron bajas.

No había ninguna duda de que los vietnamitas sabían que “Villa Ferier” era un complejo americano, pero sin embargo el jeep no llevaba ninguna bandera ni símbolo identificativo, así que es posible que al oír hablar al Major fuera confundido con un militar francés.
A pesar de que Ho Chi Minh escribió una carta de disculpas al Presidente Truman y ordenó al Viet Minh devolver el cuerpo, ofreciendo una recompensa de 5.000 piastras (una suma astronómica en ese momento), por el cadáver, que nunca fue recuperado, convirtiéndose en el primer MIA estadounidense en Vietnam.

Este grave incidente provocó que durante un corto período de tiempo los corresponsales de prensa de todo el mundo conjeturaran sobre la posibilidad de que el ataque formara parte de un complot…

Los japoneses habían estado prestando apoyo a los grupos disidentes vietnamitas desde principios de 1900 y durante la guerra habían proporcionado armas para el ejército privado de la secta Cao Dai en la zona de Saigón. Al darse cuenta de esto, los británicos censuraron el comportamiento japonés y condenaron a arresto domiciliario al Mariscal de Campo Terauchi Hisaichi, comandante de las fuerzas japonesas en Saigón.


Terauchi Hisaichi (1879-1946), que luchó en la guerra Ruso-Japonesa, fue nombrado comandante de la fuerza expedicionaria japonesa en el Sureste de Asia.

A esta situación se unían las sospechas francesas respecto del manifiesto anticolonialismo estadounidense. Mientras, los vietnamitas acusaban a los franceses de crear el incidente y éstos culpaban al Viet Minh de cometer un asesinato a sangre fría. A su vez, y para completar el enredo, algunos estadounidenses señalaban con el dedo a los agentes de la SOE (Dirección de Operaciones Especiales) británico, alegando que estaban tratando de eliminar a sus competidores de la OSS en Vietnam, ya que éstos también operaban clandestinamente en Saigon…

La situación era por tanto muy compleja, muchos grupos armados campaban por la zona sur de Indochina, y todos pugnaban por el dominio del territorio, intentando expandir su influencia y control. Por si fuera poco, a esta desordenada amalgama se sumaban algunas de las potencias contendientes de la segunda guerra mundial, tanto vencedores como vencidos.


Los Japoneses fueron de nuevo rearmados por los aliados para intentar mantener la ley y el orden.

El 13 de octubre de 1945 el Capitán Frank H. White, un miembro del equipo de la OSS que trató de recuperar el cuerpo de Dewey, declaró ante juramento que ese día al anochecer se acercó a la parte vietnamita mostrando una bandera de la Cruz Roja. Allí observó a un considerable número de vietnamitas armados, y en las cercanías a su líder, un hombre de unos 30 años y que hablaba francés. Disertando contra los franceses y los británicos, afirmó que, si hubiera sabido que era americano no habría ordenado el ataque. También dijo que su grupo había atacado la sede de la OSS sólo porque creía que allí residían franceses y británicos. White también observó que los vietnamitas estaban equipados con material militar japonés incluyendo cajas de munición y cantimploras.

El último capítulo de este suceso llegó en 1981, cuando un refugiado vietnamita logró llegar a Francia y en una declaración en la Embajada de los EE.UU en París afirmó que Dewey sufrió una emboscada por parte del “Advance Guard Group” (brazo armado del Viet Minh en el Comité del Sur). El grupo que estaba dirigido por un vietnamita llamado Muoi Cuong quemó el jeep y lanzó su cuerpo en un pozo cercano. Más tarde cuando descubrieron que Dewey era americano y temiendo ser descubiertos, recuperaron el cuerpo y lo enterraron en la aldea cercana de An Phu Dong.

Cuong y su segundo, Bay Tay, antiguo desertor de las tropas coloniales francesas, fueron asesinados más tarde luchando en las filas del Viet Minh contra los franceses.

La prensa de la época recogía así la complicada situación en Indochina y la muerte del Major Dewey:

– Revueltas en Saigón –

La lucha en Oriente no finaliza con la rendición de Japón. Inspirados en la propaganda japonesa y con su deseo de autogobierno, los nativos nacionalistas del Sureste de Asia y de las Indias Orientales han aumentado las revueltas armadas en contra del retorno de Británicos, Franceses y Holandeses en el papel de administradores coloniales. En la Indochina francesa el mundo puede ver el curioso espectáculo de tropas japonesas combatiendo en un nuevo conflicto junto con los soldados aliados.
Los nacionalistas annamitas luchan contra el dominio colonial francés, confirmado por el General Gracey, comandante de las fuerzas aliadas de ocupación. Con sólo una pequeña fuerza de militares franceses y de Gurkhas, el General pidió ayuda a la gran fuerza japonesa aún presente. En esta extraña situación un oficial norteamericano, el Major Dewey murió de un disparo al ser confundido con un francés.
Los únicos que disfrutan con el problema son los japoneses, que han armado secretamente a los Annamitas. El General japonés Numata dice sonriente a los periodistas norteamericanos: “Preveemos una larga estancia en Indochina”.

Fuentes:
http://www.vietnamgear.com/Article.aspx?Art=34
“The struggle for Indochina, 1940-1955” de Ellen Hammer
“Vietnam war Almanac” de Kevin Hillstrom
http://www.japanfocus.org/-Geoffrey-Gunn/3137
http://www.historyplace.com/unitedstates/vietnam/index-1945.html
http://www.arlingtoncemetery.net/apdewey.htm


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Sic Semper Tyrannis

Selección de Artículos de la Guerra de Secesión Americana

Al otro lado de ese Derecho

Si todos estamos de acuerdo... algo no funciona. A estas alturas ya debemos saber que, en cuestiones jurídicas, todos llevamos un seleccionador dentro.

La última batalla

Historia, personajes y material de guerra

My Vietnam Experience

The Vietnam War, through my eyes.

A %d blogueros les gusta esto: