La última batalla


El Agente Naranja

Uno de los más terribles legados que dejó la guerra de Vietnam fue el agente naranja
, un producto utilizado como herbicida, y pulverizado principalmente por aparatos C-123 de la Fuerza Aérea en una operación de defoliación denominada “Ranch Hand”, que trascurrió desde 1962 hasta 1971.

Este producto químico fabricado para el Departamento de Defensa de los EE.UU contenía una sustancia llamada 2,3,7,8-tetracloridibenzeno-para-dioxina (TCDD), la más tóxica de las dibenzodioxinas y responsable de numerosos problemas de salud, desde cáncer, enfermedades de la piel, hasta discapacidad mental, y malformaciones en los recién nacidos.
Aparte de los veteranos afectados, algo muy difundido por la prensa, el gobierno de Vietnam afirma que de los cuatro millones de ciudadanos vietnamitas expuestos al agente naranja, tres millones sufren enfermedades a consecuencia de ello.

El principal objetivo de los herbicidas era acabar con la vegetación y así evitar que las fuerzas enemigas se ocultasen en ella haciendo más difíciles las emboscadas.
A menudo los herbicidas se confunden con pesticidas que fueron arrojados directamente sobre instalaciones militares norteamericanas para controlar los brotes de malaria que transmitían los mosquitos. El agente naranja sin embargo no era lanzado sobre las tropas, algo que no evitaba entrar al contacto con él cuando se andaba por la jungla o por cualquier otro terreno que hubiera sido previamente rociado o ya defoliado.

Los herbicidas lanzados sobre Vietnam tenían asignado un código de nombres correspondiente a las bandas de colores pintadas de los bidones que los contenían. Durante la fase inicial de uso, la menos intensa que se extendió desde 1962 hasta 1964, los más comunes fueron el púrpura y el rosa, pero tras este año y hasta 1971, los herbicidas naranja, blanco y azul les sustituyeron.

Un total de unos 45.000 m3 de estos productos venenosos fueron pulverizados sobre el sudeste de Asia durante las operaciones de combate de los EE.UU, contaminando una superficie de 3.100.000 hectáreas.

Las zonas más expuestas al agente naranja fueron los bosques cercanos a la DMZ (Zona Desmilitarizada que marcaba la frontera entre Vietnam del Norte y del Sur), la jungla fronteriza con Camboya, y zonas de manglares, como las de las vías navegables alrededores de Saigón. Las operaciones de destrucción de las cosechas para evitar el sustento de las fuerzas enemigas se concentraron en el norte y este de Vietnam del Sur.

Como ya se ha comentado, el principal medio para rociar el agente naranja eran los aparatos de ala fija, pero a partir de 1970 empezaron a llegar informes relativos a la toxicidad de las dioxinas y en enero de 1971 las misiones de estas aeronaves se dieron por finalizadas. Otras formas menos habituales de pulverizado, como a través de helicópteros, camiones, embarcaciones fluviales o con personal con un pequeño depósito amarrado en la espalda fueron suspendidas igualmente a finales de ese mismo año.

Mientras servían en Vietnam se dijo a los militares que no se preocupasen, siendo persuadidos de que el producto era inofensivo, pero al regresar a casa comenzaron a sospechar de los herbicidas a los que fueron expuestos a cuentas de su mala salud, por abortos involuntarios de sus mujeres o porque sus niños que nacían con malformaciones. En 1977 los veteranos comenzaron a presentar reclamaciones por incapacidad al Departamento de Asuntos de Veteranos, ya que pensaban que esos hechos estaban asociados con la exposición al agente naranja, o más específicamente a las dioxinas, pero sus demandas fueron rechazadas a menos que pudieran demostrarlo.

En 1991, el Congreso promulgó la Ley de Agente Naranja, que daba al Departamento de Asuntos de Veteranos la autoridad de declarar “presuntas” ciertas condiciones de exposición al agente naranja/dioxinas, haciendo a estos veteranos que sirvieron en Vietnam elegibles para recibir tratamiento y compensaciones. Sin embargo, en abril de 1993 estas ayudas solo habían llegado a 486 hombres, a pesar de haber recibido 39.419 reclamaciones de incapacidad.

En Vietnam el asunto es mucho más grave, se estima que unas 28 de las antiguas bases militares donde fueron almacenados y cargados los herbicidas aún pueden tener un alto nivel de dioxinas en el suelo, lo que supone una amenaza para la salud de las comunidades circundantes. Numerosas pruebas de contaminación se ha llevado a cabo en las antiguas bases aéreas de Da Nang, Phu Cat y Bien Hoa. Algunos de los suelos y sedimentos tienen niveles extremadamente altos de dioxinas que requieren limpieza, para lo cual los EE.UU mostraron su disposición en ayudar y en 2.012 comenzaron los trabajos de descontaminación. La base aérea de Da Nang por ejemplo, tiene concentración de dioxinas 350 mayores que las recomendaciones internacionales.
El suelo y los sedimentos contaminados siguen afectando a los ciudadanos de Vietnam, envenenando su cadena alimentaria y provocando enfermedades y una variedad de tipos de cáncer como de pulmón, laringe y próstata.


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Sic Semper Tyrannis

Selección de Artículos de la Guerra de Secesión Americana

Al otro lado de ese Derecho

Si todos estamos de acuerdo... algo no funciona. A estas alturas ya debemos saber que, en cuestiones jurídicas, todos llevamos un seleccionador dentro.

La última batalla

Historia, personajes y material de guerra

My Vietnam Experience

The Vietnam War, through my eyes.

A %d blogueros les gusta esto: